Re­cons­tru­yen­do te­ji­do so­cien Ca­zu­cá a tra­vés de la ar­qui­tec­tu­ra emer­gen­te

No es co­mún es­cu­char de pro­yec­tos de ar­qui­tec­tu­ra que sir­van pa­ra em­po­de­rar co­mu­ni­da­des, pe­ro en el ba­rrio Al­tos del Pino hay un ejem­plo pal­pa­ble de que sí pue­de ser reali­dad

Publimetro Medellin - - 7 Años Mil Historias - MA­RIA PAU­LA SUÁ­REZ NA­VAS ma­ria.sua­[email protected]

Mi­guel Sam­brano Ga­vi­ria y Noho­ra Gue­rre­ro Or­te­ga sa­lie­ron ha­ce 25 años de Pi­ta­li­to, Hui­la, hu­yen­do de la vio­len­cia y en bus­ca de me­jo­res opor­tu­ni­da­des de vi­da. Lle­ga­ron a Bo­go­tá a vi­vir en al­qui­ler y a re­bus­car­se el sus­ten­to ven­dien­do co­sas en la ca­lle, y en el ca­so de Mi­guel, ha­cien­do tra­ba­jos de pin­tu­ra y al­ba­ñi­le­ría.

Co­mo to­da pa­re­ja jo­ven te­nían el sue­ño de te­ner una ca­sa pro­pia. Per­si­guien­do eso fue­ron a pa­rar a Al­tos del Pino, en Al­tos de Ca­zu­cá, que es la co­mu­na cua­tro de Soa­cha y es el te­rri­to­rio que más des­pla­za­dos ha re­ci­bi­do en Amé­ri­ca La­ti­na. Se hi­cie­ron a un lo­te que ad­qui­rie­ron abo­nan­do una pe­que­ña cuo­ta y se pu­sie­ron ma­nos a la obra pa­ra rea­li­zar su pro­yec­to de vi­da.

Co­mo han po­di­do han ido cons­tru­yen­do su ca­sa a lo lar­go de 20 años (co­mo ocu­rre con to­das las per­so­nas que han lle­ga­do a ocu­par es­te sec­tor) y en me­dio de eso han cria­do a tres hi­jos, que hoy son lí­de­res den­tro de la co­mu­ni­dad.

Sin pen­sar­lo, Mi­guel y Noho­ra se con­vir­tie­ron en im­por­tan­tes ac­to­res que ve­lan por el me­jo­ra­mien­to de las con­di­cio­nes de vi­da de su co­mu­ni­dad y han lo­gra­do que or­ga­ni­za­cio­nes co­mo la Uni­ver­si­dad Pi­lo­to de Co­lom­bia o la Uni­ver­si­dad de La Sa­lle, que tie­nen pro­yec­tos de ar­qui­tec­tu­ra y ur­ba­nis­mo co­lec­ti­vo, vuel­quen sus ojos a ellos y los ayu­den a cons­truir su sue­ño: un cen­tro ju­ve­nil pa­ra que ni­ños y jó­ve­nes pue­dan edu­car­se y desa­rro­llar to­do ti­po de ac­ti­vi­da­des.

“Veía­mos en es­te lu­gar una opor­tu­ni­dad pa­ra tra­ba­jar por la co­mu­ni­dad, por­que nues­tros hi­jos cre­cie­ron acá. Que­ría­mos evi­tar que ellos se in­vo­lu­cra­ran en ma­las ac­ti­vi­da­des. Sur­gió la idea de em­pe­zar a ha­cer un re­fuer­zo es­co­lar en ta­reas, y tra­tar de que los ni­ños de los ve­ci­nos no es­tu­vie­ran en la ca­lle. Veía­mos que así co­mo los de­más ni­ños te­nían esa ne­ce­si­dad, los nues­tros tam­bién. Allí sur­gió ese en­fo­que de tra­ba­jar por la co­mu­ni­dad”, cuen­ta Mi­guel Sam­brano.

Es­ta ini­cia­ti­va ter­mi­nó con­so­li­dán­do­se co­mo Pro­yec­to Es­ca­pe, una fun­da­ción me­dian­te la que han ges­tio­na­do to­do ti­po de re­cur­sos pa­ra que la co­mu­ni­dad sal­ga ade­lan­te. Uno de sus ma­yo­res alia­dos en es­te mo­men­to es la Uni­ver­si­dad Pi­lo­to de Co­lom­bia, en alian­za con la Uni­ver­si­dad de La Sa­lle y otras ins­ti­tu­cio­nes co­mo Urbz Co­lom­bia y Ar­qui­tec­tu­ra del Oxí­mo­ron.

“Exis­ten una se­rie de he­rra­mien­tas pa­ra ha­cer es­ta cons­truc­ción, co­mo lo son los di­se­ños par­ti­ci­pa­ti­vos. La co­mu­ni­dad es la que to­ma las de­ci­sio­nes y guía el pro­yec­to, no­so­tros so­lo ha­ce­mos un acom­pa­ña­mien­to téc­ni­co”, di­ce An­drés Sán­chez Arias, pro­fe­sor de la Fa­cul­tad de Ar­qui­tec­tu­ra de la Uni­ver­si­dad Pi­lo­to y coor­di­na­dor del Pro­yec­to de Ar­qui­tec­tu­ra y Ur­ba­nis­mo Co­lec­ti­vo.

Y es que a tra­vés de lo que él lla­ma “pe­que­ñas ac­ti­vi­da­des”, que en reali­dad son ta­lle­res prác­ti­cos que se rea­li­zan en­tre pro­fe­so­res, es­tu­dian­tes de la uni­ver­si­dad y per­so­nas de la co­mu­ni­dad, lo que han he­cho es ge­ne­rar cohe­sión so­cial, al mis­mo tiem­po que ela­bo­ra­ron el di­se­ño del edi­fi­cio del cen­tro ju­ve­nil, una es­truc­tu­ra de bam­bú y gua­dua he­cha de ma­ne­ra sos­te­ni­ble, en la que tam­bién fun­cio­na­rá la jun­ta de ac­ción co­mu­nal.

“No­so­tros no bus­ca­mos asis­ten­cia­lis­mo. No que­re­mos re­ga­lar­le a la gen­te na­da por­que eso es co­mo

“Es­toy con­ven­ci­do de que cuan­do el tra­ba­jo se ha­ce con el co­ra­zón da sus fru­tos. Acá to­do lo he­mos he­cho por in­ter­cam­bio de sa­be­res y no por di­ne­ro, es un tra­ba­jo he­cho so­lo con amor” Mi­guel Sam­brano

ne­gar­les las ca­pa­ci­da­des que tie­nen. Ellos ges­tio­nan los re­cur­sos y no­so­tros des­de la aca­de­mia apor­ta­mos pa­ra bus­car el me­jo­ra­mien­to de la co­mu­ni­dad. (…) No­so­tros lle­va­mos dos años y me­dio tra­ba­jan­do en el sec­tor. En es­te mo­men­to no hay gran­des pro­yec­tos de in­fraes­truc­tu­ra, pe­ro he­mos he­cho ac­ti­vi­da­des que han ge­ne­ra­do cohe­sión so­cial; en esos tér­mi­nos, la co­mu­ni­dad nos re­co­no­ce, nues­tro fin no es ge­ne­rar en sí la cons­truc­ción, sino ge­ne­rar te­ji­do so­cial”, di­ce el pro­fe­sor Sán­chez.

“He­mos si­do un po­qui­to crí­ti­cos en el sen­ti­do de que acá (en Co­lom­bia) no se ha­ce ar­qui­tec­tu­ra so­cial. Cuan­do tú tie­nes un pro­yec­to y lo in­ser­tas en la co­mu­ni­dad no es lo mis­mo que tra­ba­jar de la mano con ella”, agre­ga Sán­chez.

La cé­lu­la res­tau­ra­ti­va

En el lu­gar don­de se cons­trui­rá el cen­tro ju­ve­nil, la co­mu­ni­dad ha le­van­ta­do una es­truc­tu­ra mo­du­lar en bam­bú que han de­no­mi­na­do la ‘cé­lu­la res­tau­ra­ti­va’. Es­ta se ha vuel­to un ícono pa­ra la co­mu­ni­dad, es don­de se desa­rro­llan los works­hops, un lu­gar de jue­go pre­di­lec­to por los ni­ños.

La apro­pia­ción del es­pa­cio ha si­do tal que la co­mu­ni­dad di­se­ñó una huer­ta ur­ba­na al­re­de­dor de es­ta, de don­de mu­chas ve­ces sa­can su sus­ten­to. Tam­bién han idea­do un sis­te­ma pa­ra con­ver­tir los desechos or­gá­ni­cos de sus co­ci­nas en abono pa­ra las plan­tas.

Así que­da­rá el edi­fi­cio del cen­tro ju­ve­nil. |CORTESÍA

Mi­guel Sam­brano ayu­dan­do a cons­truir la cé­lu­la res­tau­ra­ti­va. |CORTESÍA

Equi­po de Pro­yec­to Es­ca­pe y sus alia­dos. |MA­RIA PAU­LA SUÁ­REZ N - PUBLIMETRO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.