Re­sis­ten­cia: el fút­bol fe­me­nino quie­re la­brar su pro­pio ca­mino

A pe­sar de las di­fi­cul­ta­des que se han pre­sen­ta­do y en me­dio de la in­cer­ti­dum­bre, la li­ga fe­me­ni­na no se rin­de

Publimetro Medellin - - 7 Años Mil Historias - SE­BAS­TIÁN GÓ­MEZ se­bas­tian.go­[email protected]

Lo que ha­ce al­gún tiem­po era una uto­pía, hoy es una reali­dad. En me­dio de es­tig­mas, se­ña­la­mien­tos e in­clu­so mi­cro­ma­chis­mos, la Li­ga Pro­fe­sio­nal Fe­me­ni­na de Fút­bol de Co­lom­bia hi­zo fren­te a es­tos fac­to­res y ga­nó la ba­ta­lla.

Una ge­ne­ra­ción do­ra­da que de­jó en al­to el nom­bre del país to­mó las rien­das pa­ra ga­nar­se el co­ra­zón de los ca­si 50 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes. En me­dio de sus lu­chas por sa­lir ade­lan­te y to­can­do puer­tas en otros paí­ses, co­man­da­ron la ini­cia­ti­va pa­ra que es­te pro­yec­to se ma­te­ria­li­za­ra.

Prue­ba de ello es es­cu­char una voz au­to­ri­za­da co­mo la del di­rec­tor téc­ni­co de la se­lec­ción Co­lom­bia Sub-20, Car­los Quin­te­ro, quien afir­mó: “Las Yo­re­lis, las San­dras y las Oriá­ni­cas fue­ron la se­mi­lla pa­ra que aho­ri­ta en Co­lom­bia ha­ya más par­ti­ci­pa­ción de las mu­je­res en el fút­bol”.

Es­te acon­te­ci­mien­to no es un da­to me­nor. De he­cho, es con­si­de­ra­do co­mo uno de los he­chos his­tó­ri­cos de nues­tro de­por­te, ga­nán­do­se un lu­gar en las pá­gi­nas do­ra­das. Por eso, en es­tos sie­te años de PUBLIMETRO, que­re­mos ce­le­brar ese gran Car­los Quin­te­ro, di­rec­tor téc­ni­co de la se­lec­ción Co­lom­bia Fe­me­ni­na Sub-20 pa­so que se dio y del cual, en me­dio de los pro­ble­mas que se pre­sen­tan, to­dos los aman­tes de es­te de­por­te nos sen­ti­mos or­gu­llo­sos.

Bas­ta con re­tro­ce­der un po­co en el tiem­po, exac­ta­men­te al 17 de fe­bre­ro de 2017. Allí, De­por­ti­vo Pas­to y Cor­tu­luá dispu­taron el pri­mer par­ti­do de la li­ga fe­me­ni­na. Mu­chos ojos es­tu­vie­ron pues­tos en él y no era pa­ra me­nos. Más allá de lo de­por­ti­vo, se es­ta­ba dan­do un gol­pe de au­to­ri­dad, en es­pe­cial en los ám­bi­tos so­cial y cul­tu­ral.

Sin em­bar­go, en ese tiem­po se pen­só que el fu­ror du­ra­ría po­co y so­lo se­ría por el au­ge del mo­men­to, pe­ro no fue así. En la fi­nal en­tre In­de­pen­dien­te San­ta Fe y Atlé­ti­co Hui­la, don­de las car­de­na­les se co­ro­na­ron cam­peo­nas, el es­ta­dio El Cam­pín re­ci­bió a 33.327 hin­chas. Di­cha can­ti­dad se re­gis­tró co­mo la ma­yor asis­ten­cia en el mun­do pa­ra un par­ti­do fe­me­nino a ni­vel de clu­bes. Ade­más, que­da­ron a tan so­lo 7873 per­so­nas de igua­lar el nú­me­ro de la fi­nal del Mun­dial de 2015.

El éxi­to de es­ta pri­me­ra edi­ción fue in­mi­nen­te, ra­zón por la que la se­gun­da par­te de es­ta his­to­ria no se hi­zo es­pe­rar. En 2018, si bien se tu­vo co­mo ob­je­ti­vo que to­dos los clu­bes par­ti­ci­pa­ran, tan so­lo in­gre­sa­ron unos cuan­tos, en­tre ellos Atlé­ti­co Na­cio­nal. El con­jun­to ver­do­la­ga de­bu­tó y lle­gó a su pri­me­ra fi­nal, don­de ca­yó a ma­nos del Atlé­ti­co Hui­la, quien re­pi­tió ins­tan­cias de­ci­si­vas y se ad­ju­di­có el tí­tu­lo.

Lo cier­to es que, más allá de los re­sul­ta­dos fác­ti­cos, lo va­lio­so son los apor­tes que de­jó. Así lo evi­den­ció el pro­fe Quin­te­ro, co­mo le di­cen sus ju­ga­do­ras: “La si­tua­ción ac­tual es po­si­ti­va de ca­ra a lo que vie­ne y con ba­se en lo que ya se ha vi­vi­do. La li­ga ha brin­da­do un es­pa­cio am­plio y su­fi­cien­te pa­ra fut­bo­lis­tas que an­tes no te­nían la po­si­bi­li­dad de ver en el fút­bol ese ca­mino de me­jo­rar su es­ti­lo de vi­da. Ade­más, pien­so que con to­do y lo que ha pa­sa­do de que so­lo se jue­guen cua­tro me­ses, es im­por­tan­te el pa­so que se ha da­do”.

Es así co­mo, ba­sa­do en las an­te­rio­res de­cla­ra­cio­nes, que­dan al des­cu­bier­to va­rios lu­na­res que in­clu­so son con­fir­ma­dos por el pro­pio Car­los Quin­te­ro: “Es me­nes­ter de la Di­ma­yor y la Fe­de­ra­ción bus­car la ma­ne­ra de que lo que ya se hi­zo se me­jo­re. La in­clu­sión de to­dos los clu­bes de­be ser una obli­ga­ción, ya que ha­ría que 250 ju­ga­do­res de­bu­ten en el fút­bol pro­fe­sio­nal. Tam­bién se ne­ce­si­ta que lle­guen nue­vos pa­tro­ci­na­do­res pa­ra que la li­ga crez­ca. Por úl­ti­mo, que la li­ga ten­ga una du­ra­ción no so­lo de cua­tro o cin­co me­ses, sino que sea una tem­po­ra­da de un año, por­que eso es im­por­tan­te pa­ra no­so­tros los se­lec­cio­na­do­res na­cio­na­les”.

No obs­tan­te, le­jos de aho­gar­se en es­te pro­ble­ma, que no pue­de pa­sar­se por al­to, es im­por­tan­te re­sal­tar lo que se ave­ci­na. Por eso, se di­se­ñó un plan que lle­va por nom­bre De­sa­rro­llo del Fút­bol Fe­me­nino. Ese pro­yec­to, que irá has­ta 2027, tie­ne co­mo ob­je­ti­vo brin­dar­les ga­ran­tías a las fut­bo­lis­tas y así mis­mo dar­les la opor­tu­ni­dad de par­ti­ci­par en la li­ga.

Sha­ron Ra­mí­rez, ju­ga­do­ra ca­fe­te­ra que vi­si­tó la ca­mi­se­ta de la sub-17, así co­mo tam­bién lo hi­zo en la sub-20 en los Bo­li­va­ria­nos y en el Sud­ame­ri­cano de Ecua­dor, no du­dó un se­gun­do en ex­pre­sar to­do su agra­de­ci­mien­to por la crea­ción de la Li­ga Pro­fe­sio­nal Fe­me­ni­na de Fút­bol: “An­tes de la li­ga, ca­da ju­ga­do­ra se pre­pa­ra­ba en su club. Por eso, es­pe­rá­ba­mos que na­cie­ra la li­ga. Eso fue muy im­por­tan­te pa­ra no­so­tras. Mu­chas te­nían un gran ta­len­to y esa era la opor­tu­ni­dad de de­mos­trar­lo. Fue un avan­ce y sir­vió pa­ra pro­fe­sio­na­li­zar­se”.

Eso sí, ella tie­ne cla­ro que si bien es­ta es una ma­ra­vi­llo­sa opor­tu­ni­dad, tam­bién exis­te un com­pro­mi­so. “De­be­mos de­mos­trar­le a la gen­te que el fút­bol fe­me­nino es bueno pa­ra ver y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción de­be­rían

“Es me­nes­ter por par­te de la Di­ma­yor y la Fe­de­ra­ción Co­lom­bia­na de Fút­bol bus­car la ma­ne­ra de que lo que ya se hi­zo se con­ti­núe me­jo­ran­do”

|JUAN PA­BLO PINO - PUBLIMETRO

|JUAN PA­BLO PINO - PUBLIMETRO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.