Ser un ar­tis­ta emer­gen­te en Co­lom­bia no es una ta­rea fá­cil

¿Qué se ne­ce­si­ta pa­ra triun­far en la in­dus­tria mu­si­cal cuan­do se tra­ba­ja en un país co­mo el nues­tro?

Publimetro Medellin - - 7 Años Mil Historias - LIZETH CA­DE­NA lizeth.ca­de­[email protected]

Es­te año en PUBLIMETRO es­tre­na­mos una sec­ción de la que sin du­da es­ta­mos muy or­gu­llo­sos: Emer­gen­tes. Y es que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción tam­bién de­be­mos apren­der a sa­lir­nos de nues­tra zo­na de con­fort, y de­jar de la­do, en oca­sio­nes, a esos mú­si­cos que man­dan la pa­ra­da. Ser un ar­tis­ta emer­gen­te en Co­lom­bia no es una ta­rea fá­cil y por eso nos pu­si­mos la la­bor, más allá de con­tar sus his­to­rias, de ana­li­zar cuá­les son sus pro­ble­má­ti­cas y re­tos, en una in­dus­tria mu­si­cal que mu­chas ve­ces les cie­rra las puer­tas e in­ten­ta cor­tar­les las alas.

“Yo creo que en los úl­ti­mos años, el ni­vel de pro­duc­ción ha ido en au­men­to, los artistas es­tán en­ten­dien­do que en un mar de can­cio­nes que es­tán sa­lien­do to­dos los días y con una com­pe­ten­cia que es­tá tan du­ra por la can­ti­dad de artistas que es­tán na­cien­do, tie­nen que mar­car un di­fe­ren­cial con su pro­pues­ta mu­si­cal, y creo que ca­da vez es­tán ha­cien­do co­sas mu­cho más ché­ve­res y me­jo­res a ni­vel de pro­duc­ción, mú­si­ca y so­ni­do”, le con­tó a PUBLIMETRO Jo­se Ba­que­ro, crí­ti­co y ex­per­to en mú­si­ca de nues­tra tie­rra.

En ese sen­ti­do, Jo­se ase­gu­ra que cual­quier ar­tis­ta emer­gen­te de­be em­pe­zar por lo más bá­si­co, que son las can­cio­nes. “Si uno tie­ne un buen te­ma ne­ce­si­ta po­co mer­ca­deo, en cam­bio, si uno tie­ne un mal te­ma, ne­ce­si­ta mu­cho mer­ca­deo, así es co­mo lo veo yo. Creo que to­do de­be par­tir des­de ahí: una gran can­ción con una bue­na his­to­ria o una bue­na his­to­ria con­ta­da muy sim­ple, pe­ro de­be­mos par­tir de la can­ción, de la im­por­tan­cia de es­ta. De reivin­di­car su po­der”, ase­gu­ró.

En eso es­tá de acuer­do Moü­gli, dúo emer­gen­te que ase­gu­ra que esas can­cio­nes de­ben ser ho­nes­tas, con­ven­cer al pro­pio ar­tis­ta y no responder a lo que es­tá de mo­da.

“Lo pri­mor­dial que ne­ce­si­ta un ar­tis­ta emer­gen­te pa­ra cre­cer en la in­dus­tria es ha­cer mú­si­ca ho­nes­ta y en­con­trar su pro­pio so­ni­do. Si el men­sa­je que se es­tá plas­man­do no lo con­ven­ce, no va a con­ven­cer a los de­más. Ade­más, lo que sea que se ha­ga por gus­to se ha­ce con ga­nas y, por en­de, se ha­rá bien”.

Jo­se agre­ga que ade­más de una gran can­ción, el éxi­to tam­bién im­pli­ca es­tar ro­dea­do de un buen re­pre­sen­tan­te

“Pa­ra cre­cer se ne­ce­si­ta pa­cien­cia. Es­ta es una ca­rre­ra muy lar­ga y hay mu­chos artistas que des­fa­lle­cen por­que no aguan­tan la pre­sión”

Jo­se Ba­que­ro, crí­ti­co y ex­per­to en mú­si­ca co­lom­bia­na y equi­po de tra­ba­jo.

“En­ton­ces si tú y yo nos me­te­mos en un pro­yec­to mu­si­cal, lo pri­me­ro que te­ne­mos que ha­cer es tra­ba­jar en com­po­si­ción y en tra­tar de es­co­ger las me­jo­res can­cio­nes pa­ra pre­sen­tar. ¿Eso qué re­quie­re? Que los artistas de hoy en día no so­la­men­te bus­quen má­na­gers que les se­pan ad­mi­nis­trar un ne­go­cio, por­que es­to no es una pa­na­de­ría, sino re­pre­sen­tan­tes que ten­gan ese oí­do, que pue­dan per­fi­lar una can­ción y se­pan cuál pue­de fun­cio­nar y cuál no”.

Eso mis­mo pien­sa Pi­lar Ca­bre­ra, otra ar­tis­ta co­lom­bia­na que es­tá tra­tan­do de cre­cer en la in­dus­tria mu­si­cal: “Creo que es im­por­tan­te ar­mar­se de un equi­po de tra­ba­jo ché­ve­re, con el que te sien­tas feliz. Per­so­nas que en­tien­dan lo que quie­res ha­cer y com­par­tan tu vi­sión del pro­yec­to”.

La im­por­tan­cia de lo di­gi­tal en la mú­si­ca

Jo­se ase­gu­ra que uno de los gran­des erro­res de los artistas en cre­ci­mien­to es no es­tu­diar, ni com­pren­der el ver­da­de­ro alcance que tie­ne lo di­gi­tal.

“Creo que los artistas emer­gen­tes es­tán muy cru­dos en en­ten­der el te­ma de lo di­gi­tal, có­mo usar las re­des so­cia­les efec­ti­va­men­te, có­mo en­con­trar sus ni­chos pa­ra lle­gar de for­ma co­rrec­ta y en­ten­der que los ser­vi­cios de strea­ming co­mo Spo­tify, Ap­ple Mu­sic, Dee­zer, etc., tie­nen mu­chí­si­mas he­rra­mien­tas que pue­den usar, más allá de en­tre­gar­les to­do el con­trol por es­tar sim­ple­men­te en una play­list”.

Pa­ra Pi­lar Ca­bre­ra, al ser in­de­pen­dien­tes no hay in­ver­sio­nes gi­gan­tes pa­ra lle­gar a mu­chas per­so­nas, así que lo di­gi­tal se con­vier­te en la me­jor he­rra­mien­ta de di­fu­sión “Es el con­tac­to con las per­so­nas que nos es­cu­chan, que van a los con­cier­tos. Hay que ser crea­ti­vos pa­ra com­par­tir la mú­si­ca y las re­des so­cia­les son un me­dio im­por­tan­te en ese pro­ce­so”.

Co­lom­bia es muy ho­mo­gé­neo en su so­ni­do, sin em­bar­go, el re­gue­tón si­gue sien­do el gé­ne­ro rey en nues­tro país. Por eso, in­ten­tar cre­cer en otros gé­ne­ros se con­vier­te en una ta­rea aún más com­pli­ca­da. “Es ahí cuan­do di­go que si el ar­tis­ta emer­gen­te y al­ter­na­ti­vo quie­re te­ner más es­pa­cio, de­be mi­grar ha­cia las pla­ta­for­mas di­gi­ta­les”, di­ce Ba­que­ro.

Hay que ale­jar­se de las crí­ti­cas des­truc­ti­vas y fo­men­tar el pa­go de la mú­si­ca

Otros de los pro­ble­mas a los que se de­ben en­fren­tar los artistas emer­gen­tes de nues­tro país son las crí­ti­cas des­truc­ti­vas y tam­bién la ‘fa­lli­ta’ de que al co­lom­biano to­do le gus­ta gra­tis.

Res­pec­to a lo pri­me­ro, Jo­se di­ce que: “No­so­tros so­mos au­to­sa­bo­tea­do­res de nues­tras pro­pias ban­das y no so­por­ta­mos el éxi­to de los de­más. Y eso no es so­lo ha­blan­do de lo emer­gen­te, tie­ne que ver con to­do ti­po de artistas. Nos cues­ta ver a un ar­tis­ta de nues­tra pro­pia tie­rra ser gran­de y eso es muy gra­ve”.

Ase­gu­ra que un ejem­plo de es­to es Dia­man­te Eléc­tri­co: “Es una ban­da que lle­va cua­tro dis­cos, tres Grammy La­ti­nos, han to­ca­do en los fes­ti­va­les más im­por­tan­tes del mun­do, y lo úni­co que ha he­cho Juan Ga­leano y su par­che es tra­ba­jar. Pe­ro, a pe­sar de to­do lo que es­toy di­cien­do, la gen­te si­gue pen­san­do que son ‘ros­que­ros’, que es pu­ro mar­ke­ting, má­na­ger y más. Y yo me pre­gun­to: ¿To­dos no qui­sie­ran te­ner un má­na­ger igual, que los pon­ga a abrir a los Foo Figh­ters y a los Ro­lling Sto­nes? ¡Por su­pues­to! En­ton­ces, ¿por qué el do­ble ra­se­ro de cri­ti­car lo que ha­cen, si más de uno sue­ña con lo mis­mo?”.

En cuan­to a lo se­gun­do, ase­gu­ra que se de­be fo­men­tar des­de di­fe­ren­tes par­tes el pa­gar por la mú­si­ca, pues es di­ne­ro que fi­nal­men­te ayu­da­rá a los artistas en cre­ci­mien­to. “La mú­si­ca no se ha­ce gra­tis y no­so­tros te­ne­mos que fo­men­tar, des­de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y des­de las pla­ta­for­mas de strea­ming, que

|CORTESÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.