Ras­had, un hom­bre en me­dio de una ‘dan­za de mu­je­res’

Uno de los maes­tros más im­por­tan­tes de dan­za orien­tal en Co­lom­bia ha bai­la­do en me­dio de los obs­tácu­los pa­ra ins­pi­rar a mi­les con su ar­te

Publimetro Medellin - - 7 Años Mil Historias - LUZ LANCHEROS MWN

Dan­za ára­be y belly­dan­ce son tér­mi­nos que pa­ra mu­chos evo­can ve­los, mu­je­res sen­sua­les y exó­ti­cas. El cli­ché de la oda­lis­ca que bai­la pa­ra com­pla­cer el ojo mas­cu­lino, don­de él tie­ne el po­der y ella es so­lo una sim­ple fi­gu­ra que, co­mo en el cuen­to de

Alí Ba­bá y los 40 la­dro­nes, so­lo sir­ve pa­ra dis­traer al la­drón. Lo que no se cuen­ta es que ella, bai­lan­do con la es­pa­da, ter­mi­na to­man­do el con­trol de la his­to­ria.

Tam­po­co se di­ce que es una dan­za mi­le­na­ria, con his­to­ria y le­yen­das, que tam­bién es par­te de la cul­tu­ra tra­di­cio­nal de los pue­blos de Orien­te Me­dio. Un ar­te al que se le de­di­ca amor, vir­tuo­sis­mo y tiem­po. Un ar­te que es uni­ver­sal, que tie­ne mi­llo­nes de adep­tos y fans y que reúne en ju­lio, en Egip­to, en el fes­ti­val Ah­lan Wa Sah­lan, a mi­les de mu­je­res y hom­bres que ven en sus mo­vi­mien­tos fe­li­ci­dad ple­na. Y es­to lo vio Ras­had des­de ha­ce 12 años, cuan­do so­lo se lla­ma­ba Je­sús Mar­tín Ló­pez, pues no­tó en los acor­des ma­jes­tuo­sos de la or­ques­ta orien­tal y en las des­ga­rra­do­ras pe­ro su­bli­mes y su­ti­les le­tras de las can­cio­nes ára­bes, el cen­tro de su uni­ver­so.

A pri­me­ra vis­ta, Ras­had pa­re­ce sa­li­do de 300, la no­ve­la grá­fi­ca de Frank Mi­ller, con sus ojos ma­qui­lla­dos, sa­bles, cró­ta­los y tur­ban­te. Im­po­nen­te, cau­ti­va a sus es­pec­ta­do­res con sus di­so­cia­cio­nes, ca­da par­te de su cuer­po se mue­ve so­la con maes­tría y ele­gan­cia. Pe­ro de­trás de es­ta ima­gen hay un maes­tro au­to­di­dac­ta, amo­ro­so y con­sa­gra­do que tu­vo que co­men­zar a apren­der so­lo en 2006, pues muy po­cos dic­ta­ban dan­za orien­tal. “Pen­sa­ba que la dan­za no es­ta­ba he­cha pa­ra mí, por­que no te­nía ma­yor plas­ti­ci­dad ni for­ma­ción. No creí que las dan­zas ára­bes eran tam­bién prac­ti­ca­das por hom­bres”, na­rra a PUBLIMETRO. Aun así, ins­pi­ra­do en el bai­la­rín aus­tra­liano Ja­mil y en la de­li­ca­de­za y plas­ti­ci­dad de Ra­chel Bri­ce, bai­la­ri­na de dan­za tri­bal, se ani­mó. “Cuan­do em­pe­cé, éra­mos seis o sie­te mu­cha­chos en el país. Hoy, ese nú­me­ro ha ido cre­cien­do, ya que las es­cue­las de dan­za del vien­tre son más abier­tas a re­ci­bir hom­bres. Con di­fi­cul­tad y lue­go de múl­ti­ples ex­pe­rien­cias fa­lli­das en las dan­zas con­ven­cio­na­les, de­ci­dí acer­car­me a una es­cue­la de dan­za ára­be, en la que no fui re­ci­bi­do con be­ne­plá­ci­to por ser hom­bre. Es­ta ne­ga­ti­va me alen­tó a de­ci­dir ex­plo­rar so­lo y apren­der así los mo­vi­mien­tos ca­rac­te­rís­ti­cos de la dan­za orien­tal”, ex­pre­sa. Au­na­do a es­to, la cons­truc­ción de su ima­gen en un me­dio tan di­fí­cil y en un país aún más ce­rra­do a nue­vas es­té­ti­cas, don­de bai­lar una dan­za que es con­si­de­ra­da de mu­je­res va en con­tra­ven­ción con las man­da­tos de la ce­rra­da vi­ri­li­dad tra­di­cio­nal.

“Ser bai­la­rín de dan­za ára­be en un país co­mo Co­lom­bia es to­da una epo­pe­ya. Sig­ni­fi­ca de­jar de la­do tus pro­pios pre­jui­cios y en­fren­tar ca­da día la crí­ti­ca, la pre­gun­ta: ‘¿y sí se pue­de vi­vir de eso?’. Es­to ha sig­ni­fi­ca­do des­cu­brir una nue­va for­ma de dia­lo­gar con mi mas­cu­li­ni­dad, lo an­dró­gino que con­si­de­ro es mi cuer­po y lo fe­me­nino que tam­bién es­tá pre­sen­te co­mo eje trans­ver­sal en es­ta dan­za. Ha sig­ni­fi­ca­do pre­gun­tar­me por mi res­pon­sa­bi­li­dad so­bre el he­cho de que sien­to que los es­te­reo­ti­pos im­pues­tos cul­tu­ral­men­te so­bre los cuer­pos de­ben di­luir­se”, en­fa­ti­za.

Ras­had ha en­fren­ta­do ne­ga­ti­vas, obs­tácu­los y ma­las ex­pe­rien­cias al afir­mar­se co­mo bai­la­rín, pe­ro es­to so­lo lo ha for­ta­le­ci­do. Ha­ce al­gu­nos años, fue in­vi­ta­do a par­ti­ci­par en un even­to de dan­zas ára­bes or­ga­ni­za­do por el Club Li­ba­nés, con el em­ba­ja­dor de Pa­les­ti­na co­mo in­vi­ta­do es­pe­cial. Y du­ran­te su bai­le, le cor­ta­ron la mú­si­ca. Él pen­só que fue una fa­lla téc­ni­ca. “Cuan­do pre­gun­té, me di­je­ron que el em­ba­ja­dor no que­ría que si­guie­ra bai­lan­do. Me fui muy tris­te y pen­sé en ja­más vol­ver a prac­ti­car esa dan­za, pues qui­zá no era apro­pia­do que yo bai­la­ra sien­do hom­bre. Ocho me­ses des­pués, me en­con­tré con el téc­ni­co que ha­bía pues­to la mú­si­ca aque­lla no­che y me di­jo que la ra­zón por la que el em­ba­ja­dor pa­les­tino no que­ría que bai­la­ra era por­que su es­po­sa me mi­ra­ba de ma­ne­ra muy fes­ti­va, en úl­ti­mas, por ce­los. Al es­cu­char es­to, me ani­mé mu­cho a con­ti­nuar es­tu­dian­do y apren­dien­do dan­zas ára­bes”, ex­pli­ca.

Hoy esos días han que­da­do atrás, pe­ro ha si­do lar­go el ca­mino. Gra­dua­do en Tra­ba­jo So­cial en la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal, sus pa­dres, que lo apo­ya­ron des­de el co­mien­zo, tu­vie­ron que asi­mi­lar que él, co­mo mu­chos artistas, que­ría ser un bai­la­rín a tiem­po com­ple­to y eso no fue fá­cil. Tam­po­co fue fá­cil lo­grar vi­vir del ar­te, ya que en Co­lom­bia eso im­pli­ca in­ver­tir tiem­po, di­ne­ro y lu­char con las uñas. De he­cho, se pa­gó su maes­tría de Tea­tro y Ar­tes Vi­vas bai­lan­do en el res­tau­ran­te Kath­man­dú, don­de aún de­lei­ta a los co­men­sa­les. Y so­bre to­do, co­mo maes­tro, po­si­ción en la que no ha que­ri­do re­pe­tir –ni por aso­mo– la dis­cri­mi­na­ción que su­frió por su gé­ne­ro. De he­cho, des­de 2012 has­ta 2017 tu­vo su pro­pio es­tu­dio, don­de re­ci­bió a hom­bres y a mu­je­res, y don­de ha que­ri­do rom­per con los es­tán­da­res (iró­ni­ca­men­te he­te­ro­nor­ma­ti­vos) de la dan­za orien­tal en Oc­ci­den­te, don­de las mu­je­res jó­ve­nes, del­ga­das y es­ti­li­za­das pa­re­cen ser las úni­cas que cuen­tan: “Du­ran­te va­rios años me he desem­pe­ña­do co­mo tu­tor de dan­za orien­tal y quie­nes más me mo­ti­va­ron a de­di­car­me de lleno a ella fue­ron mis es­tu­dian­tes de mis gru­pos de adul­tas ma­yo­res, quie­nes me com­par­tían có­mo lue­go de mu­chos años de ha­ber tra­ba­ja­do po­dían al fin de­di­car­se a su gran pa­sión, la dan­za. Es­cu­char­las fue un mo­tor in­con­men­su­ra­ble, pues mi fa­mi­lia no es­ta­ba muy con­ven­ci­da con mi de­ci­sión de no ejer­cer el tra­ba­jo so­cial”, na­rra. Or­gu­llo­sa­men­te, es el ma­yor mo­ti­va­dor de que otras for­mas cor­po­ra­les pue­dan ser vi­si­bi­li­za­das en su ar­te, que ha si­do re­co­no­ci­do in­clu­so en pro­gra­mas co­mo

Co­lom­bia tie­ne ta­len­to, don­de fue se­mi­fi­na­lis­ta y en don­de re­ci­bió bue­nas crí­ti­cas.

Ras­had y Je­sús son la mis­ma per­so­na. Cos­te­ño de co­ra­zón y de ori­gen, tam­bién en­se­ña cham­pe­ta y ha en­con­tra­do en maes­tros co­mo el ar­gen­tino Ós­car Flo­res, en la pai­sa Ma­ría Isa­bel Án­gel y en la maes­tra Ha­nan Al­mu­ta­wa sus ma­yo­res ins­pi­ra­cio­nes. Pe­ro al ha­blar de la dan­za ha­bla de su exis­ten­cia: “Des­cu­brí en ella que el si­len­cio que me ha­bía acom­pa­ña­do en el mun­do aca­dé­mi­co te­nía una ra­zón de ser, des­cu­brí un cuer­po que po­dría ex­pre­sar­se sin pa­la­bras, a tra­vés de la mú­si­ca y sus re­ver­be­ran­cias. Des­cu­brí que ha­bía to­do un len­gua­je com­ple­to del que qui­se y con­ti­núo apren­dien­do. Tu­ve la opor­tu­ni­dad de co­no­cer y com­par­tir con esa fa­ce­ta mía que has­ta en­ton­ces era des­co­no­ci­da e in­cier­ta”. Ras­had, al fin y al ca­bo, es tan poé­ti­co co­mo sus mo­vi­mien­tos.

Ras­had es ac­tual­men­te maes­tro de la aca­de­mia Sal­ta­na. Pue­de se­guir­lo en su cuen­ta de Ins­ta­gram: @ras­had­dan­cer.

“Ser bai­la­rín de dan­zas ára­bes en un país co­mo Co­lom­bia es to­da una epo­pe­ya. Sig­ni­fi­ca de­jar de la­do tus pro­pios pre­jui­cios y en­fren­tar ca­da día la crí­ti­ca” Ras­had, bai­la­rín de dan­za ára­be

|CORTESÍA MA­RÍA CONCHITA COR­TÉS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.