“Los pe­rio­dis­tas tie­nen que ser más in­te­li­gen­tes que la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial” BO­RIS MUÑOZ

El cro­nis­ta, co­lum­nis­ta y edi­tor de Opi­nión de The New York Times en es­pa­ñol ha­bló con PU­BLI­ME­TRO so­bre pe­rio­dis­mo, sus mo­men­tos me­mo­ra­bles y los re­tos a los que se en­fren­ta el pe­rio­dis­mo

Publimetro Medellin - - Medellín - ARIAD­NE AGAMEZ ariad­ne.agamez@pu­bli­me­tro.co

Bo­ris Muñoz es ve­ne­zo­lano y fue uno de los pe­rio­dis­tas in­vi­ta­dos al Premio y Festival Ga­briel Gar­cía Már­quez de Pe­rio­dis­mo, que se en­tre­gó en Me­de­llín la se­ma­na pa­sa­da.

Muñoz ha tra­ba­ja­do co­mo pe­rio­dis­ta de investigación, cro­nis­ta y co­lum­nis­ta; ade­más, ha es­ta­do vin­cu­la­do con la aca­de­mia, en par­ti­cu­lar con la Uni­ver­si­dad de Har­vard. Ac­tual­men­te se desem­pe­ña co­mo el edi­tor de Opi­nión de The New York Times en es­pa­ñol.

¿Có­mo se de­fi­ne Bo­ris Muñoz?

Bo­ris Muñoz es un cro­nis­ta, hu­ma­nis­ta, edi­tor, es­cép­ti­co del po­der y de­mó­cra­ta. Ade­más, ami­go de sus ami­gos, con to­do lo que eso sig­ni­fi­ca, más allá de las eti­que­tas. Me gus­ta la amis­tad y soy una per­so­na fa­mi­liar.

¿Cuan­do era ni­ño se vi­sua­li­za­ba co­mo pe­rio­dis­ta? ¿Ha­bía al­gu­na ca­rac­te­rís­ti­ca que lo per­fi­la­ra a ser el pro­fe­sio­nal que es hoy?

Creo que nin­gu­na. Mu­chas co­sas en la vi­da no las de­ci­de uno cons­cien­te­men­te, son in­cli­na­cio­nes que se van pre­sen­tan­do por si­tua­cio­nes de la vi­da. Cuan­do es­ta­ba en cuar­to de ba­chi­lle­ra­to te­nía el di­le­ma de si es­tu­diar Me­di­ci­na o Le­tras. Me gus­ta­ba la li­te­ra­tu­ra, so­bre to­do, por­que en mi ca­sa se leía mu­cho y mi pa­pá era poe­ta, te­nía esa in­fluen­cia. Pe­ro tam­bién me in­tere­sa­ba la me­di­ci­na, por­que mi ma­dre era bió­lo­ga y pro­fe­so­ra de me­di­ci­na, en­ton­ces es­ta­ba en­tre esa po­la­ri­za­ción.

Así que ter­mi­né de­can­tán­do­me por el pe­rio­dis­mo, que era un ca­mino más prác­ti­co que so­lo es­tu­diar li­te­ra­tu­ra.

Cuan­do de­ci­dió que era el pe­rio­dis­mo a lo que se que­ría de­di­car, ¿cuál fue el pe­rio­dis­ta o el me­dio que te­nía co­mo re­fe­ren­te?

Yo leía los su­ple­men­tos do­mi­ni­ca­les del dia­rio El Na­cio­nal de Ve­ne­zue­la, que era el que lle­ga­ba a mi ca­sa, por­que nun­ca lle­gó El Uni­ver­sal, que era el dia­rio con­ser­va­dor. El suplemento se lla­ma­ba Sép­ti­mo día, que era el que te­nía las lec­tu­ras más pro­vo­ca­ti­vas, es­ta­ban es­cri­tas con una pro­sa muy irre­ve­ren­te y so­fis­ti­ca­da. Los pe­rio­dis­tas que par­ti­ci­pa­ban de es­te fue­ron mis pri­me­ras re­fe­ren­cias, co­mo Ewald Schar­fen­berg, que des­pués fue mi maes­tro; Ser­gio Dah­bar y Nel­son Hip­poly­te Or­te­ga. Des­pués des­cu­brí a To­más Eloy Mar­tí­nez, quien ejer­ció una gran in­fluen­cia, no so­lo por la ad­mi­ra­ción por su tra­ba­jo pe­rio­dís­ti­co, por la ca­pa­ci­dad de mi­rar y na­rrar que tie­ne, sino por­que des­pués fue mi pro­fe­sor en Es­ta­dos Uni­dos.

Ha­ble­mos so­bre la cró­ni­ca, ¿cuá­les se­rían esos in­gre­dien­tes que ha­cen es­te gé­ne­ro atrac­ti­vo?

Hay mu­chí­si­mos ti­pos de cró­ni­cas. Lo que tie­ne la cró­ni­ca es que es la esen­cia de la li­te­ra­tu­ra la­ti­noa­me­ri­ca­na, los pri­me­ros re­la­tos que se pro­du­je­ron en es­pa­ñol en Amé­ri­ca son cró­ni­cas. La cró­ni­ca es una for­ma muy am­plia de dar cuen­ta de una reali­dad que no se li­mi­ta a lo in­for­ma­ti­vo, sino que tie­ne unos ele­men­tos de sub­je­ti­vi­dad que la ha­cen más in­tere­san­te, pro­fun­da, am­plia y más abar­ca­do­ra. Una bue­na cró­ni­ca tie­ne esos dos ni­ve­les, un ni­vel de in­for­ma­ción y na­rra­ción de he­chos, de investigación; y tie­ne un ni­vel de sub­je­ti­vi­dad, que es la mi­ra­da muy par­ti­cu­lar que tie­ne y que es per­so­nal. Es la re­crea­ción de una ex­pe­rien­cia, in­clu­so cuan­do no se ha vi­vi­do, co­mo lo hi­zo Ga­briel Gar­cía Már­quez en No­ti­cia de un Se­cues­tro.

Y de los te­mas más com­ple­jos de los que ha te­ni­do que es­cri­bir…

He es­cri­to mu­chas cró­ni­cas, en­sa­yos y en­sa­yos po­lí­ti­cos. Pe­ro pa­ra re­fle­jar lo que su­ce­dió en Ve­ne­zue­la en los años de Chávez era muy di­fí­cil que te cre­ye­ran. Era con­se­guir cre­di­bi­li­dad en un am­bien­te muy po­la­ri­za­do y don­de ha­bía una gue­rra me­diá­ti­ca y de ver­sio­nes, te­nien­do un pun­to de vis­ta, por­que nun­ca he si­do fa­vo­ra­ble al Go­bierno cha­vis­ta. Me pa­re­cía des­de ha­cía mu­cho que iba a de­ri­var en una dic­ta­du­ra y eso lo di­je. Pe­ro a pe­sar de te­ner ese pun­to de vis­ta tan fuer­te so­bre la reali­dad ve­ne­zo­la­na, pu­de crear cre­di­bi­li­dad ba­sa­da en los he­chos y en la for­ma de contarlo. Fue un desafío muy in­tere­san­te. Siem­pre fui crí­ti­co del Go­bierno, pe­ro in­clu­so, los del Go­bierno ha­bla­ban con­mi­go por­que sa­bían que nos los iba a ter­gi­ver­sar de ma­la ma­ne­ra.

¿Có­mo fue su lle­ga­da al The New York Times en es­pa­ñol?

Ha­cía mu­cho me olía lo que su­ce­de­ría en Ve­ne­zue­la. Veía la dic­ta­du­ra muy cla­ra e in­ten­té que­dar­me en Es­ta­dos Uni­dos. Ca­si por se­ren­di­pia o por un afor­tu­na­do ac­ci­den­te ter­mi­né en The New York Times. Fue muy ac­ci­den­tal por­que yo te­nía mu­cho tiem­po bus­can­do tra­ba­jo aca­dé­mi­co, pe­ro era muy di­fí­cil. En cues­tión de 48 ho­ras me lle­gó por dis­tin­tas vías la des­crip­ción del tra­ba­jo que es­ta­ba bus­can­do el dia­rio. Me la man­da­ron cua­tro per­so­nas al mis­mo tiem­po, va­rias de ellas no tie­nen na­da que ver en­tre sí. To­dos me de­cían lo mis­mo: ‘Tie­nes que apli­car a es­te tra­ba­jo por­que es pa­ra ti’. El pro­ce­so du­ró cer­ca de cin­co me­ses, has­ta que que­dé allí.

“En las pró­xi­mas dé­ca­das es muy po­si­ble que la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial lle­gue al pe­rio­dis­mo, por eso es muy im­por­tan­te que los pe­rio­dis­tas sean más in­te­li­gen­tes que los al­go­rit­mos”

Con­si­de­ra a las re­des so­cia­les co­mo ge­ne­ra­do­ras de opi­nión…

Las re­des so­cia­les son alia­das del ruido, pe­ro tam­bién son un gran fer­men­to de opi­nión pa­ra lec­to­res exi­gen­tes, pa­ra gen­te que quie­re usar eso co­mo un pi­lar de su en­ten­di­mien­to del mun­do, pe­ro que exi­ge un pen­sa­mien­to crí­ti­co. No se de­be aceptar to­do co­mo ver­da­de­ro por­que sí; de­trás de la in­for­ma­ción que se di­fun­de hay al­go­rit­mos, que no de­ci­den éti­ca­men­te lo que es bueno o ma­lo… to­da­vía.

¿Cuál cree que es el gran desafío del pe­rio­dis­mo?

El gran desafío del pe­rio­dis­mo en los años que vie­nen es ser más in­te­li­gen­te que la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y po­der man­te­ner la di­fe­ren­cia de lo que pue­de ha­cer una má­qui­na y lo que pue­de ha­cer un ser hu­mano. Creo que los pe­rio­dis­tas tie­nen que apren­der mu­cho de sí mis­mos pa­ra en­ri­que­cer el re­por­te so­bre la ver­dad.

|FE­LI­PE ALAR­CÓN - PU­BLI­ME­TRO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.