LA RE­VO­LU­CIÓN FE­ME­NI­NA EN LA IN­DUS­TRIA DE LI­CO­RES

La in­dus­tria de las be­bi­das es­tá vi­vien­do una trans­for­ma­ción de­fi­ni­ti­va con se­llo fe­me­nino

Publimetro Medellin - - Portada - ALE­JAN­DRO PINO CALAD

Ca­da vez que se to­me un buen tra­go brin­de por Ja­bir ibn Hay­yan. Él, quí­mi­co de la ma­ra­vi­llo­sa Cór­do­ba del si­glo VIII, des­ti­ló vino y des­cu­brió que el lí­qui­do que re­sul­ta­ba del pro­ce­so era to­tal­men­te di­fe­ren­te al dul­ce ju­go ini­cial. Miguel Sa­lerno, un al­qui­mis­ta ita­liano del si­glo XII uti­li­zó el pro­ce­so del ára­be y se dio cuen­ta de que ese vino des­ti­la­do po­día in­fla­mar­se, por lo que em­pe­zó a ser lla­ma­do aqua ar­dens.

Sí, el da­to coctelero es que el aguar­dien­te na­ció en me­dio de una ex­pe­ri­men­ta­ción cien­tí­fi­ca, pe­ro el ca­mino de los li­co­res y de las be­bi­das es­pi­ri­tuo­sas iba a to­mar un sen­de­ro to­tal­men­te di­fe­ren­te pa­ra in­clu­so de­fi­nir el es­ti­lo de vi­da ac­tual. Por­que una co­sa es to­mar­se un aqua ar­dens y otra dis­fru­tar de un gin to­nic: ca­da tra­go di­ce to­do de quien lo con­su­me, de su con­tex­to y de lo que quie­re o pre­ten­de en la vi­da. Bien lo di­ce Emily Whel­don, di­rec­to­ra glo­bal de World Class, la di­vi­sión pré­mium de la mul­ti­na­cio­nal li­co­re­ra Dia­geo: “Si vas a be­ber, haz­lo de cla­se mun­dial”.

“Tra­ba­ja­mos en lo que los me­dios de­fi­ni­rían co­mo ‘es­ti­lo de vi­da’, y el es­ti­lo de vi­da no tie­ne gé­ne­ro”, di­ce Terry Fra­ser, la ca­be­za de Tan­que­ray, la gi­ne­bra más fa­mo­sa del mun­do, y la fra­se abre la puer­ta pa­ra ha­blar de la irrup­ción fe­me­ni­na en lo que has­ta ha­ce me­nos de dos dé­ca­das pa­re­cía

un im­pe­rio mas­cu­lino

Kaitlyn Ste­wart, bar­ten­der

ca­na­dien­se y cam­peo­na mun­dial de World Class en 2017, lo re­su­me con­tun­den­te­men­te con un Black La­bel en la mano: “La gen­te cree que el scotch es co­sa de hom­bres y acá es­toy yo, una mu­jer y la me­jor bar­ten­der del mun­do en 2017, aman­te del whisky y di­cién­do­te que no hay tra­gos pa­ra hom­bres o pa­ra mu­je­res; el sa­bor y el aro­ma mar­can la di­fe­ren­cia, de­fi­nen un buen tra­go y son los que te ha­cen de­ci­dir­te por uno u otro”.

Kaitlyn su­ce­dió en el trono de me­jor bar­ten­der mun­dial a otra mu­jer, la fran­ce­sa Jen­ni­fer Le Ne­chet, cam­peo­na de World Class en 2016 y ac­tual­men­te pro­pie­ta­ria de Mino, el bar del que to­dos ha­blan en Pa­rís, a pe­sar de que ape­nas abri­rá sus puer­tas es­te mes.

“Es­to no se tra­ta de gé­ne­ro, de hom­bres y mu­je­res; es una in­dus­tria de ju­gar con los sen­ti­dos, y to­dos los te­ne­mos”, di­ce Jen­ni­fer con un te­qui­la en la mano, pe­ro lo cier­to es que con ella y con Kaitlyn se cam­bió la his­to­ria, pues nun­ca una mu­jer ha­bía ga­na­do un mun­dial de bar­ten­ders. So­lo en el World Class rea­li­za­do en Ber­lín ha­ce unos días, un hom­bre vol­vió a im­po­ner­se co­mo el me­jor bar­ten­der del mun­do con el triun­fo del aus­tra­liano Or­lan­do Mar­zo, quien pre­ci­sa­men­te de­rro­tó a la es­ta­dou­ni­den­se Lau­ra New­man en la fi­nal, ra­ti­fi­can­do que la in­dus­tria de li­co­res ca­da vez tie­ne una ma­yor y más im­por­tan­te pre­sen­cia fe­me­ni­na.

“En nin­gu­na par­te del mun­do se di­ce ya ‘bar­man’,

lo­gra­mos que la pa­la­bra pa­ra ha­blar de los mi­xó­lo­gos no ten­ga gé­ne­ro y sea sim­ple­men­te

‘bar­ten­der’: ¡y es­te es el mo­men­to de los bar­ten­ders!”, di­ce emo­cio­na­da Whel­don, quien des­ta­ca que la pre­sen­cia de “mu­je­res po­de­ro­sas e icó­ni­cas nos es­tán mos­tran­do la evo­lu­ción de es­ta in­dus­tria: po­de­mos ha­cer lo que que­ra­mos y ser las me­jo­res en lo que ha­ga­mos”.

Por una na­riz

Cuan­do se le pre­gun­ta a Lo­re­na Váz­quez por el se­cre­to del Ron Za­ca­pa, del cual es su maes­tra des­ti­le­ra des­de ha­ce 34 años, se to­ca la na­riz y son­ríe.

Tie­ne ló­gi­ca: su ca­pa­ci­dad pa­ra de­fi­nir qué ron fun­cio­na me­jor en las mez­clas del sis­te­ma so­le­ra, con el que se ha­ce el Za­ca­pa, par­te de su ex­pe­rien­cia co­mo in­ge­nie­ra

quí­mi­ca y del en­tre­na­mien­to y per­fec­ción de su ol­fa­to y pa­pi­las gus­ta­ti­vas.

Al ha­blar de ‘maes­tro des­ti­le­ro’ se ha­bla de una au­to­ri­dad res­pon­sa­ble del pro­ce­so por el que se ob­tie­ne una be­bi­da es­pi­ri­tuo­sa, un des­ti­la­do, y en es­ta in­dus­tria el nom­bre de Lo­re­na es le­yen­da. Su ol­fa­to es un te­so­ro na­cio­nal en Gua­te­ma­la y una de las jo­yas de la co­ro­na de Dia­geo, en cu­yo por­ta­fo­lio la mar­ca de Za­ca­pa ocu­pa un lu­gar de pri­vi­le­gio en la ca­te­go­ría World Class jun­to con el vod­ka ho­lan­dés Ke­tel One, la gi­ne­bra bri­tá­ni­ca Tan­que­ray, el whisky John­nie Wal­ker en sus lí­neas de lu­jo, el te­qui­la Don Ju­lio, los sin­gle malts Ta­lis­ker y Sin­gle­ton, y el bour­bon

Bu­lleit.

“Las mu­je­res es­tán me­jor pre­pa­ra­das pa­ra es­ta in­dus­tria”, di­ce sin pes­ta­ñear Tom Bu­lleit, el hom­bre que tie­ne su ape­lli­do en una de las bo­te­llas más fa­mo­sas del mun­do y que ex­pli­ca: “Ellas pue­den de­tec­tar mu­chos más olo­res y sa­bo­res, su ol­fa­to y pa­la­dar es más sen­si­ble y por eso en nues­tro equi­po de ca­ta­do­res ex­per­tos es­ta­mos pre­pa­ran­do ca­da vez más mu­je­res pa­ra ob­te­ner un me­jor pro­duc­to, al­go con un gra­do ma­yor de ex­ce­len­cia”.

Y el me­jor ejemplo es Lo­re­na, la res­pon­sa­ble de que Za­ca­pa sea con­si­de­ra­do el me­jor ron del pla­ne­ta tras ga­nar cua­tro ve­ces se­gui­das el Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Ron y pa­sar a ser con­si­de­ra­do “fue­ra de con­cur­so”, por lo que en­tró al “hall de la fa­ma” de los li­co­res.

“A di­fe­ren­cia de mu­chas otras in­dus­trias, es­ta ca­da vez es más in­clu­si­va y eso es ma­ra­vi­llo­so: ha­ce unos años el negocio de los li­co­res pa­re­cía un feu­do mas­cu­lino, pe­ro nos he­mos ga­na­do un lu­gar gra­cias a nues­tro ta­len­to, a nues­tro com­pro­mi­so con el tra­ba­jo”, des­ta­ca Clai­re Smith-war­ner, ca­be­za du­ran­te 15 años de la des­ti­la­ción de Belvedere Vod­ka y des­de el año pa­sa­do la res­pon­sa­ble de Seed­lip, la pri­me­ra be­bi­da sin al­cohol de Dia­geo y una re­vo­lu­ción sen­so­rial en In­gla­te­rra.

Por­que des­de que ibn Hay­yan des­ti­ló vino por pri­me­ra vez ha­ce 1.200 años ha si­do eso, los sen­ti­dos, el gus­to per­so­nal, lo que ha de­fi­ni­do qué se to­ma. Y pa­re­ce que ya es­ta­mos en el mo­men­to de la his­to­ria en que no ne­ce­sa­ria­men­te tie­ne que te­ner al­cohol.

Lo­re­na Váz­quez es una de las po­cas maes­tras des­ti­le­ras en la in­dus­tria de las be­bi­das al­cohó­li­cas y la res­pon­sa­ble del pri­mer ron ‘fue­ra de com­pe­ten­cia’ de la his­to­ria. |COR­TE­SÍA

Clai­re Smith-war­ner tie­ne la apues­ta más te­me­ra­ria en las be­bi­das de hoy. |COR­TE­SÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.