Va­le la pe­na so­ñar, el men­sa­je de Ma­lu­ma y su fun­da­ción

La fun­da­ción, crea­da por el co­lom­biano y su fa­mi­lia, lle­va más de dos años tra­ba­jan­do por los sue­ños de jó­ve­nes vul­ne­ra­bles en el Va­lle de Abu­rrá

Publimetro Medellin - - Medellín - ARIADNE AGAMEZ ariadne.agamez@publimetro.co Lea es­ta no­ta com­ple­ta en www.publimetro.co/me­de­llin/

“La fun­da­ción me cam­bió mu­cho, yo es­ta­ba en un mun­do en el que no ha­bía fu­tu­ro y lo­gró ale­jar­me de to­do lo que es­ta­ba vi­vien­do. Li­te­ral­men­te, el ar­te lle­gó y res­ca­tó mi vi­da”

Ma­ría Ca­mi­la Lon­do­ño, so­ña­do­ra de la fun­da­ción El Ar­te de los Sue­ños

2 Años lle­va la Fun­da­ción El Ar­te de los Sue­ños tra­ba­jan­do en be­ne­fi­cio de los jó­ve­nes vul­ne­ra­bles de Me­de­llín.

130 Ado­les­cen­tes ha­cen par­te de la Fun­da­ción El Ar­te de los Sue­ños

Ado­les­cen­tes vul­ne­ra­bles hay en ca­da rin­cón de An­tio­quia y Me­de­llín. Jó­ve­nes que por azar de­ci­den cam­biar el rum­bo de sus vi­das a la os­cu­ri­dad y que po­cas ve­ces lo­gran en­con­trar la luz que ne­ce­si­tan pa­ra sal­var­se.

A ese gru­po per­te­ne­ció Ma­ría Ca­mi­la Lon­do­ño, una jo­ven de 15 años que vi­ve en el mu­ni­ci­pio de La Es­tre­lla, al sur de la ca­pi­tal an­tio­que­ña. Fue una ni­ña que na­ció con el don de can­tar. Sin em­bar­go, cuan­do te­nía so­lo 12 años, su mun­do se os­cu­re­ció y fue pre­sa de las dro­gas.

Sus días pa­sa­ban en­tre ir al co­le­gio, lle­gar a la ca­sa, dis­cu­tir con sus pa­dres, dor­mir y sa­lir a la ca­lle a com­par­tir con ‘ami­gos’, los mis­mos que un día la lle­va­ron por el os­cu­ro mun­do del con­su­mo de es­tu­pe­fa­cien­tes. “Yo no me de­di­ca­ba a na­da, me gus­ta­ba la mú­si­ca, pe­ro ja­más me ha­bía es­for­za­do por ha­cer al­go di­fe­ren­te”, ase­gu­ra.

Ma­ría Ca­mi­la re­cuer­da que to­do cam­bió cuan­do un día lle­gó la con­vo­ca­to­ria al co­le­gio. “No nos di­je­ron de cuál fun­da­ción se tra­ta­ba, so­lo que ha­rían unas au­di­cio­nes. Va­rias ami­gas de mi sa­lón se ani­ma­ron y yo di­je que sí, pe­ro no fui. Cuan­do vi que va­rias ha­bían ido, me ani­mé. Fui el úl­ti­mo día. Au­di­cio­né pa­ra can­to y bai­le y que­dé en can­to”, co­men­tó.

A los po­cos días ini­ció el pro­ce­so, Ma­ría Ca­mi­la te­nía una vi­sión dis­tin­ta de lo que po­dría pa­sar, has­ta que se dio cuen­ta de que el ob­je­ti­vo de la fun­da­ción no era so­lo ayu­dar­le con su ta­len­to, sino tam­bién apo­yar­la pa­ra que fue­se una me­jor per­so­na.

“La fun­da­ción me cam­bió mu­cho, yo es­ta­ba en un mun­do en el que no ha­bía fu­tu­ro y lo­gró ale­jar­me de to­do lo que es­ta­ba vi­vien­do. Li­te­ral­men­te, el ar­te lle­gó y res­ca­tó mi vi­da, por­que yo es­ta­ba con­su­mien­do y des­de el pri­mer día lo di­je”, re­ve­ló la jo­ven.

Des­de que in­gre­só, Ma­ría Ca­mi­la re­ci­bió la ayu­da psi­co­so­cial que ne­ce­si­ta­ba y a tra­vés del pro­ce­so se li­be­ró de las dro­gas, se en­fo­có en desa­rro­llar su ta­len­to y hoy es un ejem­plo de su­pera­ción den­tro de la fun­da­ción. La re­la­ción con sus pa­dres cam­bió y la con­fian­za vol­vió a for­ta­le­cer a su fa­mi­lia.

La fun­da­ción

Des­de ha­ce dos años y me­dio en una reunión fa­mi­liar, cuan­do el éxi­to de Ma­lu­ma ha­bía to­ca­do a su puer­ta y el ar­te lo es­ta­ba pro­yec­tan­do co­mo uno de los ar­tis­tas más jó­ve­nes e im­por­tan­tes del país, na­ció la idea de crear una fun­da­ción.

“Con el éxi­to que es­ta­ba al­can­zan­do nues­tro hi­jo, vi­mos la ne­ce­si­dad de lle­var ese mis­mo ar­te a aque­llos que no lo tie­nen y que, con di­fi­cul­ta­des, es­tán bus­can­do sa­lir ade­lan­te. De­ci­di­mos que ese era el mo­men­to más opor­tuno de crear una fun­da­ción. Ma­nue­la y Juan Luis se sen­ta­ron y en­tre los dos eli­gie­ron el nom­bre, así

na­ció”, re­la­tó Luis Alfonso Lon­do­ño Za­pa­ta, pre­si­den­te de la Jun­ta Di­rec­ti­va de la Fun­da­ción El Ar­te de los Sue­ños, y pa­dre de Ma­lu­ma y Ma­nue­la.

Po­co a po­co los cua­tro, co­mo fa­mi­lia, em­pe­za­ron a tra­ba­jar en dar­le for­ma a la fun­da­ción, a es­ta­ble­cer los ob­je­ti­vos y a de­fi­nir la vi­sión a lar­go pla­zo de lo que se que­ría lo­grar. “De esa ma­ne­ra, co­men­za­mos un ca­mino que no tie­ne fin y que no tie­ne te­cho”, agre­gó.

La ope­ra­ción ac­tual

En la ac­tua­li­dad, la fun­da­ción cuen­ta con cua­tro se­des en ope­ra­ción: La Es­tre­lla, Rio­ne­gro, Be­llo y San­ta Bár­ba­ra, don­de lo­gran im­pac­tar las vi­das de 130 jó­ve­nes, a quie­nes lla­man so­ña­do­res.

|COR­TE­SÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.