CA­PI­LLA MÓ­VIL: SEN­SA­CIÓN DE LA BIE­NAL DE AR­QUI­TEC­TU­RA

La ca­pi­lla del pa­dre Fe­li­pe, que se con­vir­tió en una guía es­pi­ri­tual des­de ha­ce 13 años, se lle­vó el pre­mio de me­jor ar­qui­tec­tu­ra in­te­rior y efí­me­ra en Car­ta­ge­na. Es­ta es su his­to­ria

Publimetro Medellin - - Portada - ARIAD­NE AGA­MEZ ariad­ne.aga­[email protected]­bli­me­tro.co

Se tra­ta de un pro­yec­to so­cial que cum­pli­rá 13 años en di­ciem­bre, pe­ro que gra­cias a dos jó­ve­nes ar­qui­tec­tos lo­gró vi­si­bi­li­dad lue­go de ha­cer reali­dad el sue­ño del pa­dre Fe­li­pe Es­co­bar con la crea­ción de la ‘Ca­pi­lla mó­vil’, un pro­yec­to que re­cien­te­men­te fue pre­mia­do por la Bie­nal Co­lom­bia­na de Ar­qui­tec­tu­ra y Ur­ba­nis­mo.

La his­to­ria de es­ta mi­sión so­cial se re­mon­ta al año 2005, cuan­do el pa­dre Fe­li­pe Es­co­bar Es­co­bar de­ci­dió sa­lir a las calles del cen­tro de la ciu­dad pa­ra acom­pa­ñar a los ha­bi­tan­tes de ca­lle ca­da mar­tes de 8:00 p.m. a 1:00 a.m. Des­de ese en­ton­ces es­ta­ble­ció cin­co pa­ra­das que son: Ni­qui­tao, par­te al­ta por San Lo­ren­zo y Ni­qui­tao cer­ca de la Orien­tal, la 40, la es­ta­ción Pra­do Cen­tro y la Ave­ni­da de Greiff.

“Sa­lía en las no­ches a com­par­tir con ellos el evan­ge­lio y en la ave­ni­da de Greiff te­nía un in­ter­cam­bio de cu­chi­llos, ar­mas blan­cas y dro­ga por co­mi­da y ro­pa. Mu­chos vo­lun­ta­rios me di­je­ron que era ries­go­so y por eso sur­gió la idea de crear una es­pe­cie de ca­pi­lla”, co­men­tó el pa­dre.

Con la ilu­sión de ‘ar­mar’ la ca­pi­lla, el pa­dre Fe­li­pe bus­có al obis­po au­xi­liar mon­se­ñor Hu­go Torres, quien le hi­zo pen­sar que era al­go com­ple­jo por los cos­tos, por el lu­gar en el que se iba a guar­dar y por la per­so­na que de­bía ha­cer­se res­pon­sa­ble. Así que el pa­dre Fe­li­pe se des­ani­mó un po­co, pe­ro no de­jó de bus­car op­cio­nes.

“Con­se­guí un trái­ler de ca­ba­llos, así que ahí lle­va­ba los ali­men­tos y el so­ni­do pa­ra po­ner­les mú­si­ca y po­der tra­ba­jar la par­te es­pi­ri­tual, por­que es la que me in­tere­sa más que la asis­ten­cia­lis­ta”, di­jo.

Con el pa­so del tiem­po, una de las vo­lun­ta­rias que le ayu­da­ba al pa­dre le di­jo que te­nía un so­brino que era ar­qui­tec­to y que le ha­bía gus­ta­do la idea de po­der ayu­dar­lo. “Me pre­sen­tó a To­más Ve­ga y a su so­cio Ca­mi­lo Ramírez, en esa opor­tu­ni­dad me di­je­ron que sí era po­si­ble y que es­ta­ban dis­pues­tos a desa­rro­llar el pro­yec­to”, agre­gó.

La mó­vil’ ‘Ca­pi­lla

La idea que te­nía el pa­dre Fe­li­pe en un co­mien­zo era de una ca­pi­lla tra­di­cio­nal. Sin em­bar­go, los ar­qui­tec­tos le re­co­men­da­ron ha­cer una ca­pi­lla mo­der­na, se­gu­ra y que tu­vie­ra su­fi­cien­te es­pa­cio pa­ra tras­la­dar to­das las co­sas que se ne­ce­si­tan pa­ra las jor­na­das.

“La ca­pi­lla es un lu­gar de en­cuen­tro es­pi­ri­tual, la idea es com­par­tir y apren­der de ellos. De al­gún mo­do, to­dos so­mos ha­bi­tan­tes de ca­lle y lle­va­mos un indigente aden­tro, por­que to­dos te­ne­mos mi­se­rias. Ellos son hu­ma­nos, que tie­nen dig­ni­dad, que son hi­jos ama­dos de Dios y cu­yo su su­fri­mien­to tie­ne mu­cho que en­se­ñar­nos”, co­men­tó.

El pa­dre Fe­li­pe di­ce que es­ta es una ca­pi­lla con rue­das que es­tá sa­lien­do a bus­car a la gen­te. Así co­mo lo pi­de el pa­pa Fran­cis­co. “Es un lu­gar de ora­ción, es co­mo lle­var paz a un lu­gar di­fí­cil. La ca­pi­lla se lla­ma Tien­da del en­cuen­tro, por­que se re­fie­re a Exo­do 33, don­de el pue­blo de Is­rael ha­cía tien­das de cam­pa­ña pa­ra que se en­con­tra­ra el pue­blo con Dios”, ex­pli­có.

El pro­yec­to

Ca­mi­lo Ramírez, uno de los jó­ve­nes ar­qui­tec­tos y di­rec­tor del área de Di­se­ño de A5 Ar­qui­tec­tu­ra, co­men­tó que se ani­ma­ron en ayudar al pa­dre Fe­li­pe por lo que sig­ni­fi­ca su la­bor hu­ma­ni­ta­ria.

“To­dos los que par­ti­ci­pa­ron, lo hi­cie­ron de ma­ne­ra vo­lun­ta­ria. Los re­cur­sos fue­ron do­na­dos, los ma­te­ria­les y el co­no­ci­mien­to. Nos pi­dió un es­pa­cio pa­ra dar­le el apo­yo es­pi­ri­tual a las per­so­nas y pa­ra trans­por­tar los ali­men­tos que se les ofre­cen y lo lo­gra­mos”, di­jo Ramírez.

A par­tir de ahí se di­se­ñó la ca­pi­lla par­tien­do de una sín­te­sis for­mal de una igle­sia, así que la ima­gen es com­pac­ta y li­te­ral, pa­ra que la gen­te la re­co­noz­ca co­mo una igle­sia, sien­do un trái­ler. “Tie­ne unas con­di­cio­nes er­go­nó­mi­cas y de con­fort mí­ni­mas pa­ra la la­bor del pa­dre. No es­tá di­se­ña­da pa­ra lle­var gen­te, es pa­ra que cuan­do es­tá par­quea­da pue­dan uti­li­zar­la”, in­di­có.

El pa­sa­do oc­tu­bre, la ‘Ca­pi­lla mó­vil’ re­ci­bió en Car­ta­ge­na el pre­mio de la Bie­nal Co­lom­bia­na de Ar­qui­tec­tu­ra en la ca­te­go­ría ar­qui­tec­tu­ra in­te­rior y efí­me­ra. “Es un pro­yec­to muy atí­pi­co, que lo hi­ci­mos pa­ra ayudar y nos tra­jo sa­tis­fac­cio­nes per­so­na­les y pro­fe­sio­na­les que nun­ca nos ima­gi­na­mos”, re­ve­ló el ar­qui­tec­to.

Los vo­lun­ta­rios

Ca­da año se vin­cu­lan más per­so­nas a la mi­sión. Vo­lun­ta­rios que apor­tan los in­su­mos ne­ce­sa­rios pa­ra lle­var el ali­men­to, que se pre­pa­ran pa­ra es­cu­char, abra­zar y ani­mar a tan­tas per­so­nas vul­ne­ra­bles que vi­ven en si­tua­cio­nes di­fí­ci­les en la ciu­dad.

“Te­ne­mos va­rias per­so­nas que me re­ga­lan los in­su­mos. Unas mon­jas me ha­cen los pa­nes, una se­ño­ra me ha­ce el chocolate y to­do va lle­gan­do”, di­jo el pa­dre Fe­li­pe.

Enil­ce Vásquez Ruíz es vo­lun­ta­ria des­de ha­ce sie­te años, cuan­do uno de sus hi­jos es­ta­ba es­tu­dian­do en el se­mi­na­rio y un pro­fe­sor los in­vi­tó a la ac­ti­vi­dad que or­ga­ni­za­ba el pa­dre.

“Des­de ni­ña siem­pre he vis­to que la la­bor de ayudar a la gen­te de la ca­lle es muy bo­ni­ta, por eso sen­tí que era el lla­ma­do en ese mo­men­to. Lo que ha­ce­mos es ir a va­rios si­tios don­de en­con­tra­mos per­so­nas vul­ne­ra­bles; si hay ni­ños ju­ga­mos con ellos, los abra­za­mos, les po­ne­mos mú­si­ca; don­de hay adul­tos los es­cu­cha­mos y les da­mos pa­la­bras de alien­to”, di­jo Vásquez.

“La ca­pi­lla es un lu­gar de en­cuen­tro es­pi­ri­tual, la idea es com­par­tir y apren­der de ellos. De al­gún mo­do to­dos so­mos ha­bi­tan­tes de ca­lle y lle­va­mos un indigente aden­tro, por­que to­dos te­ne­mos mi­se­rias”

Fe­li­pe Es­co­bar, pa­dre y fun­da­dor de la ‘Ca­pi­lla mó­vil’

La mi­sión

Du­ran­te los ca­si 13 años que lle­va el pa­dre tra­ba­jan­do por la po­bla­ción vul­ne­ra­ble, di­ce que la en­se­ñan­za y el apren­di­za­je han si­do pa­ra él. “Ellos son los que me ayu­dan a mí y acon­se­jan a los jó­ve­nes. Ellos son per­so­nas bue­nas. Me gus­ta bus­car la bon­dad de las per­so­nas, no mi­rar­los co­mo desecha­bles o en­fer­mos, sino mi­rar­los co­mo her­ma­nos. En ellos des­cu­bro la car­ne de Cris­to y que es­tá Cris­to vi­vo”, co­men­tó el pa­dre Fe­li­pe.

El pa­dre afir­ma que el pan y el chocolate son los an­zue­los que uti­li­zan pa­ra atraer­los, por­que su fin no es dar­les co­sas ma­te­ria­les.

“Pa­ra mí es un pro­ble­ma las co­sas ma­te­ria­les, por­que ya no me bus­can co­mo un ami­go o co­mo un con­se­je­ro es­pi­ri­tual, sino co­mo un pro­vee­dor que les da co­sas. Yo no re­par­to na­da, pon­go la ca­pi­lla, re­zo, los es­cu­cho y los abra­zo”, ex­pli­có.

Se­gún el pa­dre, lo­gran im­pac­tar a los ven­de­do­res am­bu­lan­tes, in­dí­ge­nas, tra­ba­ja­do­ras se­xua­les y a las per­so­nas en si­tua­ción de ca­lle.

“Cuan­do lle­ga­mos po­ne­mos mú­si­ca es­pi­ri­tual, nos sa­lu­da­mos, leo el evan­ge­lio del do­min­go, ha­go una pe­que­ña re­fle­xión y les doy la ben­di­ción con el San­tí­si­mo. Mien­tras se ha­ce el re­par­to yo ha­blo con ellos, los abra­zo y los es­cu­cho”, agre­gó.

|COR­TE­SÍA A5 AR­QUI­TEC­TU­RA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.