A PE­SAR DE LOS AÑOS, SI­GUEN SIEN­DO LOS PRI­SIO­NE­ROS

“Las can­cio­nes en­fren­tan a los me­dios”

Publimetro Medellin - - Portada - LAU­RA LÓ­PEZ lau­ra.lo­[email protected]­bli­me­tro.co

Los ‘sud­ame­ri­can roc­kers’ Clau­dio Na­rea y Mi­guel Ta­pia ha­bla­ron con PU­BLI­ME­TRO so­bre su con­cier­to en Bo­go­tá el pa­sa­do 16 de no­viem­bre, su his­to­ria y lo que sig­ni­fi­ca con­ti­nuar vi­gen­tes lue­go de tan­tos años ¿Có­mo fue es­te show en Bo­go­tá?

To­ca­mos una se­lec­ción de las can­cio­nes más po­pu­la­res de Los Pri­sio­ne­ros, en­ten­dien­do que no­so­tros no sa­bía­mos bien cuá­les eran las po­pu­la­res. De he­cho, to­ca­mos en Bu­ca­ra­man­ga y no to­ca­mos Pa pa pa, no sa­bía­mos que era tan po­pu­lar (ri­sas), en­ton­ces se aca­bó el con­cier­to y la gen­te la pe­día, pe­ro no te­nía­mos más tiem­po. En Chi­le es fa­mo­sa, pe­ro no la to­ca­mos. No­so­tros es­ta­mos en­ten­dien­do aho­ra cuá­les son las can­cio­nes más po­pu­la­res de Los Pri­sio­ne­ros por­que le tu­vi­mos que ha­cer unos pe­que­ños ajus­tes al show.

¿Có­mo es la re­la­ción de Los Pri­sio­ne­ros con

Co­lom­bia?

Jun­to a Pe­rú, son los paí­ses don­de más ve­ces he­mos es­ta­do. Si bien es cier­to que no co­no­ce­mos tan­to por­que no he­mos po­di­do pa­sear co­mo tu­ris­tas, Co­lom­bia es un país muy que­ri­do.

Us­te­des hi­cie­ron par­te de un mo­vi­mien­to muy gran­de de rock en La­ti­noa­mé­ri­ca, y si­guen to­can­do a pe­sar de las pau­sas que han he­cho en su ca­rre­ra. ¿Por qué creen que las can­cio­nes de Los Pri­sio­ne­ros se man­tie­nen tan vi­gen­tes y se con­vir­tie­ron en clá­si­cos?

No­so­tros éra­mos un gru­po de ami­gos del co­le­gio y nos gus­ta­ba tan­to la mú­si­ca que em­pe­za­mos a apren­der a to­car. Du­ran­te un tiem­po ca­si sin ins­tru­men­tos, por­que era di­fí­cil con­se­guir­los. En un co­mien­zo las can­cio­nes eran de amor, un po­co tí­pi­cas y muy po­co in­tere­san­tes. Lue­go co­no­ci­mos a The Clash en el 82, más o me­nos, y Jor­ge em­pe­zó a com­po­ner can­cio­nes con con­te­ni­do so­cial. Al es­cu­char esas can­cio­nes nos di­mos cuen­ta de que te­nían bue­na mú­si­ca, pe­ro que la le­tra era to­da­vía me­jor. Eso ha­ce que las can­cio­nes sean no­ta­bles por­que son dis­tin­tas, eso fue lo que pa­só. Jor­ge en su mo­men­to de­cía que las le­tras eran un re­lleno, uno bueno. A no­so­tros nos cues­ta creer que ha­ya si­do así, las le­tras son lo que le dan más pe­so a la can­ción. Era una mez­cla, por un la­do es­tá la mú­si­ca pe­ga­jo­sa, co­mo to­da la que es­cu­chas en ra­dio. Pe­ro son can­cio­nes que tam­bién es­tán di­ri­gi­das a las per­so­nas, en­ton­ces hay un ba­lan­ce.

Ese es­ti­lo con­tes­ta­ta­rio es, de cier­ta for­ma, el se­llo de Los Pri­sio­ne­ros...

Cla­ro, es co­mo que es­tán di­ri­gi­das de tal for­ma que la gen­te se pre­gun­ta: “¿Me es­tás can­tan­do a mí?”. Eso es lo que yo creo que pa­só. En Chi­le no­so­tros to­ca­mos pa­ra pú­bli­co de nues­tra edad, pe­ro aho­ra to­ca­mos pa­ra los hi­jos de ellos. Aho­ra to­ca­mos en fes­ti­va­les don­de to­do el mun­do es jo­ven, y don­de in­clu­so hay ni­ños que nos pi­den au­tó­gra­fos. Es lo­co.

¿En qué mo­men­to se die­ron cuen­ta de que se ha­bían con­ver­ti­do en al­go gran­de?

Ya en el 85, 86, por­que en el 84 to­cá­ba­mos to­das las se­ma­nas, y a fi­na­les de ese año sa­ca­mos un dis­co. En el 86, con Pa­tean­do pie­dras, ya era una co­sa, un fe­nó­meno. Los dos dis­cos (jun­to a La voz de los ‘80) eran los más ven­di­dos, pe­ro al mis­mo tiem­po em­pe­za­ron a apa­re­cer gru­pos ar­gen­ti­nos que lle­ga­ban a Chi­le, co­mo Soda Ste­reo o Charly Gar­cía. To­cá­ba­mos de igual a igual con ellos, pe­ro ellos te­nían mu­chos más re­cur­sos por­que no­so­tros es­tá­ba­mos en dic­ta­du­ra, mien­tras que ellos sí po­dían lle­gar a la te­le­vi­sión y las por­ta­das de re­vis­tas. No apa­re­cía­mos en pro­gra­mas gran­des. To­da­vía no éra­mos los fa­vo­ri­tos de los me­dios.

¿Có­mo fue ese mo­men­to his­tó­ri­co pa­ra una ban­da con men­sa­jes co­mo los su­yos?

Eran las can­cio­nes las que se en­fren­ta­ban fi­nal­men­te con los me­dios. No­so­tros to­cá­ba­mos, nos en­fo­cá­ba­mos en ha­cer fun­cio­nar la ban­da, pe­ro ha­bía una lu­cha por­que no nos de­ja­ban apa­re­cer co­mo una ban­da que te­nía éxi­to. Nues­tra pre­sen­cia era ig­no­ra­da. Las can­cio­nes fue­ron las que se abrie­ron ca­mino ellas so­las en ra­dio. Así fi­nal­men­te se abrió el es­pa­cio y pu­di­mos ha­cer­nos más co­no­ci­dos.

Fue­ron ig­no­ra­dos por los mis­mos me­dios que des­pués los bus­ca­ron, de­bió ser una iro­nía muy gran­de…

Fue una tran­si­ción rá­pi­da, de he­cho. Pe­ro igual, al prin­ci­pio no nos to­ca­ban y des­pués se vie­ron obli­ga­dos a to­car­nos. Siem­pre hu­bo emi­so­ras que nos apo­ya­ron, aun­que no eran las gran­des. Cuan­do des­pe­gó el fe­nó­meno del rock en es­pa­ñol nos em­pe­za­ron a to­car. De al­gu­na for­ma, siem­pre he­mos en­con­tra­do dis­tin­tos es­pa­cios, pe­ro fi­nal­men­te es­pa­cios. Y pa­só al­go bien im­por­tan­te. En Chi­le en esa épo­ca so­lo ha­bía cas­set­tes, no se ven­dían los vi­ni­los. To­do el mun­do te­nía el cas­set­te co­pia­do de al­gún la­do, en­ton­ces por ahí las can­cio­nes en­con­tra­ron su es­pa­cio.

Ha­ble­mos de Los Pri­sio­ne­ros hoy en día, aho­ra tie­nen ca­si una mar­ca nue­va por­que son Los Pri­sio­ne­ros Na­rea + Ta­pia, ¿có­mo les ha fun­cio­na­do?

Lle­va­mos co­mo nue­ve o diez años to­can­do. Cuan­do nos jun­ta­mos de nue­vo fue la no­ti­cia del día, y la se­ma­na si­guien­te se se­guía ha­blan­do de eso. Nos em­pe­za­ron a pe­dir y a lla­mar de otros la­dos, y di­ji­mos, ¿por qué no? Vea­mos có­mo lo ar­ma­mos y qué ha­ce­mos. Nos re­par­ti­mos las can­cio­nes y ha si­do muy bueno, aun­que ha to­ma­do tiem­po. He­mos apren­di­do mu­cho de có­mo to­car con la ban­da que te­ne­mos. El so­ni­do nue­vo re­cuer­da al que te­nían Los Pri­sio­ne­ros en los 80, me­jor in­ter­pre­ta­do, pe­ro con­ser­van­do el so­ni­do sal­va­je. No­so­tros de al­gu­na for­ma man­te­ne­mos as­pec­tos de ese so­ni­do, pe­ro hay co­sas que han que­da­do en el tin­te­ro. A lo me­jor en al­gún mo­men­to in­cor­po­re­mos un te­cla­do, pe­ro no lo he­mos he­cho.

En esa re­in­ter­pre­ta­ción de can­cio­nes he­chas ha­ce va­rios años, ¿han de­ci­di­do me­jo­rar­las?

Es que en vi­vo es dis­tin­to, más cru­do. Si no­so­tros qui­sié­ra­mos me­ter­las en un nue­vo dis­co tal vez lo pen­sa­ría­mos, pe­ro en reali­dad se­ría me­jor ha­cer al­go de ce­ros, al­go dis­tin­to. Si una can­ción fun­cio­nó bien du­ran­te 15 años o 30, re­edi­tar no nos vie­ne a la ca­be­za. Las can­cio­nes hay que de­jar­las co­mo que­da­ron. Uno siem­pre pien­sa que al­gu­nos dis­cos pu­die­ron que­dar me­jor gra­ba­dos y tal vez me­jor in­ter­pre­ta­dos que ha­ce va­rios años atrás. Aho­ra, en vi­vo sí hay una re­in­ter­pre­ta­ción cons­tan­te de las can­cio­nes, es­pe­cial­men­te las que tie­nen se­cuen­cias, co­mo Mue­van las in­dus­trias.

“El so­ni­do nue­vo re­cuer­da al que te­nían Los pri­sio­ne­ros en los 80, me­jor in­ter­pre­ta­do, pe­ro con­ser­van­do el so­ni­do sal­va­je”

Clau­dio Na­rea

¿Qué si­gue pa­ra Los Pri­sio­ne­ros?

No sa­be­mos. Ha si­do una im­pro­vi­sa­ción cons­tan­te. No va­mos a per­der nues­tro tiem­po pa­ra agra­dar con can­cio­nes nue­vas, las po­de­mos ha­cer, pe­ro ya ve­re­mos el con­tex­to.

|COR­TE­SÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.