La vi­da en la Co­mu­na 13: en­tre la vio­len­cia y la lu­cha por re­na­cer

Ja­mes es uno de los lí­de­res so­cia­les que se ha de­di­ca­do a de­fen­der los de­re­chos hu­ma­nos en la co­mu­na. Es­ta es su his­to­ria en uno de los te­rri­to­rios que nie­ga a ren­dir­se

Publimetro Medellin - - Medellín - ARIADNE AGAMEZ [email protected]­bli­me­tro.co

se han re­por­ta­do en la Co­mu­na 13 en­tre el 1 de enero has­ta el 5 de di­ciem­bre de es­te año

“No­so­tros va­lo­ra­mos y re­co­no­ce­mos el li­de­raz­go de Ja­mes Zu­lua­ga” Carlos Ar­ci­la, sub­se­cre­ta­rio de De­re­chos Hu­ma­nos de la Al­cal­día de Me­de­llín

Ja­mes Zu­lua­ga, de 31 años, des­de que era ado­les­cen­te, y por su afi­ción al bai­le, ter­mi­nó con­ver­ti­do en un re­fe­ren­te y lu­cha­dor por su co­mu­ni­dad. To­do co­men­zó un día cuan­do aún es­ta­ba en el co­le­gio y lle­gó una ofer­ta ins­ti­tu­cio­nal para ser par­te de un gru­po de dan­za. En ese mo­men­to, un pro­fe­sor, para mo­ti­var la par­ti­ci­pa­ción, di­jo que quie­nes hi­cie­ran par­te del gru­po ten­drían no­tas en otras ma­te­rias.

“Con el fin de ga­nar­me las no­tas en las otras ma­te­rias, me ins­cri­bí”, re­cor­dó Ja­mes, sin sa­ber que se­ría la puer­ta de en­tra­da a un es­pa­cio en el que lo for­ma­ría co­mo lí­der y lo con­ver­ti­ría en uno de los más des­ta­ca­dos de la Co­mu­na 13. “Em­pe­za­mos a sa­lir a va­rios mu­ni­ci­pios y me fui me­tien­do en di­fe­ren­tes gru­pos, en po­rris­mo, en di­fe­ren­tes gru­pos mu­si­ca­les, has­ta que ter­mi­né co­mo lí­der so­cial”, di­jo.

Con el tiem­po, jun­to a un gru­po de ami­gos y exa­lum­nos del co­le­gio de­ci­die­ron for­mar una cor­po­ra­ción que se lla­mó Te­jien­do Ta­len­tos, en la que se en­fo­ca­ron en la par­te ar­tís­ti­ca. Sin em­bar­go, al ser tes­ti­gos de la gran can­ti­dad de ca­sos y de si­tua­cio­nes en las que se vio­la­ban los de­re­chos hu­ma­nos en la Co­mu­na 13, de­ci­die­ron de­di­car­se a rea­li­zar in­ves­ti­ga­cio­nes y al de­re­cho.

“Lle­gó un mo­men­to de­ter­mi­na­do en el que por es­tas si­tua­cio­nes que veía­mos y vi­vía­mos, de­ci­di­mos cam­biar­le el nom­bre a la cor­po­ra­ción a Pa­zi­fis­tas, la cual li­de­ro des­de el 2011”, di­jo Ja­mes.

Lu­cha con la ins­ti­tu­cio­na­li­dad

El lí­der so­cial di­ce que el tra­ba­jo que ha­cen en la co­mu­ni­dad le per­mi­te te­ner el co­no­ci­mien­to de la ma­yo­ría de he­chos que se pre­sen­tan en su te­rri­to­rio. “Con el te­ma de los de­re­chos hu­ma­nos, lo que ha­ce­mos es de­cir­le a la ins­ti­tu­cio­na­li­dad lo que pa­sa. Real­men­te no que­re­mos es­con­der las ci­fras y lo he­mos de­mos­tra­do a me­di­da que va pa­san­do el tiem­po”, afir­mó Ja­mes.

Sin em­bar­go, jus­ta­men­te ese co­no­ci­mien­to al de­ta­lle de lo que real­men­te su­ce­de y el có­mo se vi­ve en la co­mu­na, se ha con­ver­ti­do en su ma­yor preo­cu­pa­ción, por­que di­ce que la ins­ti­tu­cio­na­li­dad ca­da que cap­tu­ra a un miem­bro de una es­truc­tu­ra cri­mi­nal lo ven­de co­mo el má­xi­mo ca­be­ci­lla, cuan­do los ha­bi­tan­tes y ellos co­mo lí­de­res sa­ben que no es así.

“Es que cuan­do el al­cal­de nos di­ce que cap­tu­ra­ron a alias Juan­ci­to, el má­xi­mo ca­be­ci­lla de la Co­mu­na 13, para no­so­tros no era un se­cre­to que ‘Juan­ci­to’ es­ta­ba en un pro­ce­so de gru­pos ar­ma­dos y que es­ta­ba de­lin­quien­do, pe­ro no era el má­xi­mo ca­be­ci­lla. Eso lo que hi­zo fue for­ta­le­cer el otro gru­po y así se la pa­san has­ta el mo­men­to. (...) Aquí to­dos sa­be­mos que los má­xi­mos lí­de­res no han si­do cap­tu­ra­dos”, re­ve­ló Ja­mes.

Para el lí­der so­cial es di­fí­cil de en­ten­der es­ta si­tua­ción y que sea ges­ta­da des­de la mis­ma ins­ti­tu­cio­na­li­dad, lo que le crea des­con­fian­za y preo­cu­pa­ción por­que “los re­sul­ta­dos son mí­ni­mos y eso nos lle­va a pen­sar que es­ta­rían en­cu­brien­do a los ver­da­de­ros res­pon­sa­bles de los de­li­tos en la Co­mu­na 13 y en Me­de­llín”.

Las re­pre­sa­lias

Ja­mes con­si­de­ra que de­cir­le la ver­dad a la Ad­mi­nis­tra­ción, en ca­be­za de Federico Gu­tié­rrez, le ha cos­ta­do un pre­cio muy al­to. “Co­mo no­so­tros de­ci­mos es­tas co­sas, pues al al­cal­de le in­co­mo­dan, no le gus­ta y nos han per­se­gui­do. Tan­to que nos hi­cie­ron un blo­queo eco­nó­mi­co por­que en nin­gu­na se­cre­ta­ría nos atien­den, ni nos man­dan in­vi­ta­ción para nin­gún pro­gra­ma ni nin­gún pro­yec­to”, de­cla­ró el lí­der.

La di­fe­ren­cia por las ci­fras

De acuer­do con el Sis­te­ma de In­for­ma­ción para la Se­gu­ri­dad y la Con­vi­ven­cia, en la Co­mu­na 13 se pa­só de re­gis­trar 48 ho­mi­ci­dios des­de el 1 de enero al 5 de di­ciem­bre de 2017 a 82 en el mis­mo pe­rio­do du­ran­te el 2018.

An­te las ci­fras, Ja­mes di­ce que hay mu­chos ho­mi­ci­dios que son el re­sul­ta­do del con­flic­to que se vi­ve en la Co­mu­na 13: “Son ho­mi­ci­dios que pro­ba­ble­men­te su­ce­die­ron en la ace­ra de la otra co­mu­na, pe­ro es que es­ta­mos ha­blan­do de una ace­ra, nos se­pa­ra me­dia ca­lle, y en ese or­den de ideas, el to­tal real se­ría de apro­xi­ma­da­men­te 130 ho­mi­ci­dios en lo que va del año”.

Ja­mes di­ce que en la ciudad no se de­be­ría en­fo­car en qué co­mu­na ocu­rrió, “por­que es­to no es de de­cir lo ma­ta­ron en la 12 o en la 13, el pro­ble­ma es que hay un te­ma de ho­mi­ci­dios bas­tan­te fuer­te y que los gru­pos que los es­tán ge­ne­ran­do son de la Co­mu­na 13 y que tie­nen in­ci­den­cia en la 12, por­que allá tam­bién co­bran ex­tor­sio­nes, pe­ro la gue­rra que se es­tá pre­sen­tan­do es en la 13 y se de­be tra­ba­jar el te­ma con se­rie­dad y no es­tar bus­can­do cap­tu­ras para sa­car no­ti­cias”.

¿Qué di­ce la Ad­mi­nis­tra­ción?

Carlos

Ar­ci­la,

sub­se­cre­ta­rio de De­re­chos Hu­ma­nos de la Al­cal­día de Me­de­llín, di­jo que “no­so­tros va­lo­ra­mos y re­co­no­ce­mos el li­de­raz­go de Ja­mes Zu­lua­ga, es un lí­der im­por­tan­te en la zo­na, que vi­si­bi­li­za la si­tua­ción de de­re­chos hu­ma­nos. Con­si­de­ra­mos que de­be va­lo­rar y res­pe­tar el pro­ce­so ad­mi­nis­tra­ti­vo de la Al­cal­día”.

An­te las de­nun­cias de per­se­cu­ción, Ar­ci­la fue en­fá­ti­co al de­cir que “la Al­cal­día no lo ha per­se­gui­do, no lo ha se­ña­la­do, no lo ha es­tig­ma­ti­za­do. Cuan­do pre­sen­ta una de­nun­cia se re­cu­rre a los ór­ga­nos com­pe­ten­tes para acom­pa­ñar, mi­rar las evi­den­cias y lo­grar las in­ves­ti­ga­cio­nes per­ti­nen­tes. A ve­ces sa­ca si­tua­cio­nes exa­ge­ra­das sin un res­pal­do real, lo cual ge­ne­ra pá­ni­co y eso es lo que se le ha cri­ti­ca­do de ma­ne­ra cons­truc­ti­va”.

Ar­ci­la se re­fi­rió a las de­nun­cias que en va­rias opor­tu­ni­da­des ha rea­li­za­do Ja­mes so­bre al­gu­nos miem­bros de la Policía: “Le he­mos pe­di­do que tra­te de in­di­vi­dua­li­zar y de se­guir el pro­ce­so. He­mos ha­bla­do con el Ge­ne­ral Óscar Gó­mez y él mis­mo ha so­li­ci­ta­do las in­ves­ti­ga­cio­nes y ha de­mos­tra­do abier­ta dis­po­si­ción con Ja­mes”.

El sub­se­cre­ta­rio in­di­có que se es­tá ha­cien­do una in­ter­ven­ción fuer­te en la Co­mu­na 13

y que se va­lo­ran a to­dos los lí­de­res y de­fen­so­res de los de­re­chos hu­ma­nos.

La gue­rra en la 13

La muer­te cons­tan­te de jó­ve­nes en la co­mu­na se de­be a los en­fren­ta­mien­tos cons­tan­tes que hay en­tre los com­bos que per­te­ne­cen a es­truc­tu­ras muy gran­des en el país co­mo son la La Ofi­ci­na, Los Pa­chelly y Los Pe­se­bre­ros.

“Es­to no es el com­bo del ba­rrio, es­tán ahí ubi­ca­dos, pe­ro la gue­rra es en­tre esos tres. Lo que se ha de­nun­cia­do es que al­gu­nos po­li­cías es­tán ju­gan­do un pa­pel fun­da­men­tal y han ge­ne­ra­do mu­chos ho­mi­ci­dios. Por eso la gen­te sien­te mie­do y no con­fía en la ins­ti­tu­cio­na­li­dad”, pun­tua­li­zó Ja­mes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.