#VOCESAPRUEBADEBALAS

“De­fen­der los ríos y el agua es de­fen­der los de­re­chos hu­ma­nos”

Publimetro Medellin - - Portada - |COR­TE­SÍA SO­MOS DE­FEN­SO­RES Y SAN­CHO PU­BLI­CI­DAD

Con­ti­nua­mos con es­te es­pe­cial so­bre lí­de­res so­cia­les ame­na­za­dos por de­fen­der sus de­re­chos, su co­mu­ni­dad y su te­rri­to­rio. Hoy, la tre­men­da his­to­ria de Ce­ci­lia Man­ti­lla, una guar­dia­na del me­dioam­bien­te en San­tan­der. Su voz ne­ce­si­ta ser es­cu­cha­da.

Es­ta es la no­ve­na his­to­ria del es­pe­cial Vo­ces a prue­ba de ba­las. Es­ta lí­der so­cial y de­fen­so­ra del me­dioam­bien­te y de los ríos en San­tan­der, cuen­ta su lu­cha y có­mo han in­ten­ta­do ca­llar su voz. Hoy es una ac­ti­vis­ta que apren­dió a li­de­rar

Uno de los li­de­raz­gos que más ha co­bra­do fuer­za en el país, en el desa­rro­llo del tra­ba­jo so­cial y en la de­fen­sa de los de­re­chos hu­ma­nos, es el que gi­ra en torno del ac­ti­vis­mo am­bien­ta­lis­ta. En el país, una nue­va con­cien­cia se creó en torno a la pro­tec­ción de los re­cur­sos am­bien­ta­les y na­tu­ra­les.

Las con­sul­tas po­pu­la­res que se han rea­li­za­do en di­fe­ren­tes mu­ni­ci­pios pa­ra prohi­bir la mi­ne­ría, el frac­king o me­ga­pro­yec­tos de cons­truc­ción, han he­cho me­lla en la opi­nión pú­bli­ca, en cuan­to a que han lo­gra­do que em­pre­sas mul­ti­na­cio­na­les, con po­der eco­nó­mi­co y que se han he­cho al vis­to bueno de po­lí­ti­cos lo­ca­les y del Go­bierno cen­tral, han te­ni­do que fre­nar pro­yec­tos que in­ter­vie­nen en las di­ná­mi­cas so­cia­les y na­tu­ra­les de las re­gio­nes.

Sin em­bar­go, en es­ta lu­cha, mu­chos son los que han de­nun­cia­do las pre­sio­nes y ame­na­zas con­tra lí­de­res so­cia­les que de­fien­den los in­tere­ses de las co­mu­ni­da­des que sue­len ver­se afec­ta­das por el im­pac­to de pro­yec­tos mi­ne­ros o ener­gé­ti­cos.

No es di­fí­cil re­cor­dar lo su­ce­di­do con la Hi­dro­eléc­tri­ca Ituan­go, la más gran­de del país, pe­ro que se cons­tru­yó so­bre re­cla­mos de des­apa­re­ci­dos, so­bre ame­na­zas pa­ra quie­nes re­cha­za­ban el pro­yec­to y has­ta de­nun­cias de ase­si­na­tos que no han si­do es­cla­re­ci­das.

En es­te con­tex­to, se co­no­cie­ron las or­ga­ni­za­cio­nes de­fen­so­ras del me­dioam­bien­te y de los de­re­chos de los ha­bi­tan­tes de la ri­be­ra del río Cau­ca. Así se co­no­ció al Mo­vi­mien­to Ríos Vi­vos.

Sin em­bar­go, no es el pri­mer tra­ba­jo que ha­cen en el país. Des­de ha­ce años fun­cio­nan en torno a pro­yec­tos co­mo Hi­dro­so­ga­mo­so, pa­re­ci­do al de Ituan­go, con las com­ple­ji­da­des que se en­mar­ca­ron en los pro­ble­mas de los ribereños que vi­vían de la­bo­res aso­cia­das al afluen­te. En es­te am­bien­te na­ce la lí­der Ce­ci­lia Man­ti­lla To­rres, ori­gi­na­ria de Be­tu­lia, San­tan­der.

La pes­ca­do­ra ha­ce par­te del Mo­vi­mien­to Ríos Vi­vos Co­lom­bia, y ase­gu­ra que su sur­gi­mien­to co­mo lí­der so­cial ocu­rrió des­pués de co­no­cer la tra­ge­dia del aban­dono es­ta­tal en la lu­cha con­tra los gran­des pro­yec­tos eléc­tri­cos.

“Uno no na­ce pa­ra ser lí­der. A mí me con­vir­tie­ron en lí­der. Yo lle­va­ba una vi­da muy tran­qui­la, era una mu­jer que ha­cía mu­chos ofi­cios, pe­ro la im­po­si­ción de Hi­dro­so­ga­mo­so me hi­zo vol­ver­me una, pues em­pe­za­mos a su­frir las afec­ta­cio­nes y no sa­bía­mos có­mo re­cla­mar nues­tros de­re­chos. Es­tu­vi­mos mu­cho tiem­po lu­chan­do y ha­cien­do lla­ma­dos a la em­pre­sa y nun­ca nos pu­sie­ron aten­ción. Sien­do así, vi­mos que la op­ción era or­ga­ni­zar­nos co­mo aso­cia­ción pa­ra po­der re­cla­mar nues­tros de­re­chos”, cuen­ta Ce­ci­lia.

Lo pri­me­ro que se en­con­tró fue que el pes­ca­do de­jó de lle­gar al río. Las má­qui­nas lle­ga­ron y el pol­vo y las pie­dras da­ña­ron la ven­ta de pes­ca­do.

“No sa­bía­mos qué ha­cer. Le di­ji­mos a la em­pre­sa y no nos ayu­da­ron. Lue­go, man­da­ron unas mo­to­bom­bas que em­peo­ra­ron la si­tua­ción”, cuen­ta la mu­jer, que se des­cri­be co­mo de­fen­so­ra de la vi­da, del agua y del río.

El pri­mer re­to que tu­vo co­mo lí­der fue un pa­ro en con­tra de Isa­gen, el 14 de mar­zo de 2011, día que re­cuer­da bien, pues se con­me­mo­ra la fe­cha de ac­ción con­tra las re­pre­sas.

“Esa fue una la­bor que hi­ci­mos co­mo mu­je­res or­ga­ni­za­das en el Mo­vi­mien­to So­cial en De­fen­sa de los Ríos So­ga­mo­so y Chu­cu­rí”, se­ña­la la mu­jer.

Di­ce que las ame­na­zas lle­ga­ron en 2013 con­tra su hi­ja Li­lia­na que se “en­con­tra­ba en su ca­sa. Lle­ga­ron unos hom­bres des­co­no­ci­dos y le apun­ta­ron con un ar­ma en la ca­be­za. Le de­cían que si se­guían in­ter­vi­nien­do por las de­más per­so­nas, que se atu­vie­ran. Le di­je­ron que esa era la pri­me­ra ad­ver­ten­cia y que a la se­gun­da no se la per­do­na­ban. Le die­ron un ca­cha­zo en la ca­be­za”, cuen­ta la san­tan­de­rea­na, que ase­gu­ra que fue una si­tua­ción ate­mo­ri­zan­te, que las de­jó pa­ra­li­za­das.

La se­gun­da ame­na­za ya fue en su con­tra, en 2016, cuan­do le man­da­ron el men­sa­je de que si no se que­da­ba quie­ta, la ase­si­na­ban.

“Hi­ci­mos un plan­tón de seis me­ses fren­te a la Go­ber­na­ción de San­tan­der. Ha­bla­mos con el go­ber­na­dor que era Ri­chard Agui­lar (hoy se­na­dor por el par­ti­do Cam­bio Ra­di­cal) y nos ti­ró la puer­ta en la ca­ra. Lue­go de eso, me lle­gó un men­sa­je, que me iban a man­dar una ‘mo­ti­co’ si no de­ja­ba de jo­der”, cuen­ta Ce­ci­lia.

Su tra­ba­jo co­mo lí­der se ha en­fo­ca­do en for­mar­se y co­no­cer sus de­re­chos, pues ase­gu­ra que a las per­so­nas les pa­san por en­ci­ma por­que no sa­ben.

“Otra ac­ción que ha si­do in­dis­pen­sa­ble pa­ra avan­zar con la de­fen­sa de nues­tros te­rri­to­rios ha si­do la for­ma­ción de de­re­chos. Ya no nos vuel­ven a co­ger des­pre­ve­ni­das al mo­men­to en que quie­ra lle­gar una em­pre­sa, bien sea pú­bli­ca o pri­va­da, na­cio­nal o trans­na­cio­nal a apro­piar­se de los te­rri­to­rios”.

Ce­ci­lia les pi­de a los co­lom­bia­nos que ha­ya so­li­da­ri­dad con los lí­de­res so­cia­les. Su cla­mor más gran­de es que los co­lom­bia­nos ten­gan em­pa­tía con ellos.

“Es­ta­mos de­fen­dien­do sus de­re­chos. No­so­tros que­re­mos que sus hi­jos ten­gan ríos lim­pios y agua. Los lí­de­res no ha­ce­mos na­da ma­lo, so­lo que­re­mos de­fen­der nues­tros de­re­chos, en­con­trar ca­mi­nos pa­ra que no sean vul­ne­ra­das las co­mu­ni­da­des. Eso es lo más im­por­tan­te que po­de­mos ha­cer y si nos dan la mano, de co­ra­zón, po­de­mos lo­grar mu­cho”, pun­tua­li­zó.

“Si uno no co­no­ce sus de­re­chos, es­tá ex­pues­to a que se los pi­so­teen” Ce­ci­lia Man­ti­lla

|COR­TE­SÍA SO­MOS DE­FEN­SO­RES Y SAN­CHO PU­BLI­CI­DAD

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.