¿EJE TE­MÁ­TI­CO AD HOC?

Publimetro Medellin - - Nación - GUI­LLER­MO RO­DRÍ­GUEZ M. ABO­GA­DO @GUILLORODRIG *Las opi­nio­nes ex­pre­sa­das por el co­lum­nis­ta no re­pre­sen­tan ne­ce­sa­ria­men­te las de PU­BLI­ME­TRO Co­lom­bia S.A.S.

“Así es co­mo lle­ga a tan com­ple­ja po­si­ción Leo­nar­do Es­pi­no­sa, jui­cio­so ju­ris­ta quien se ro­dea­rá de lo más ob­je­ti­vo y crí­ti­co del sec­tor aca­dé­mi­co, abo­ga­dos en ejer­ci­cio y ex­miem­bros de la ra­ma ju­di­cial”

Lue­go de la más fuer­te po­lé­mi­ca que ha su­fri­do la Fis­ca­lía Ge­ne­ral de la Na­ción, por las cer­te­ras de­cla­ra­cio­nes pre­vias a la muer­te y los con­fu­sos he­chos que ro­dea­ron el fa­lle­ci­mien­to ex­tra­ño de quien se­ría un tes­ti­go cla­ve en la in­ves­ti­ga­ción de Ode­brecht, tes­ti­go que, en­tre otras, siem­pre fue se­ña­la­do in­jus­ta­men­te por he­chos que no co­me­tió den­tro de un pro­ce­so en don­de fun­gía co­mo tes­ti­go, pe­ro una vez muer­to se de­cía que se­ría impu­tado. En de­re­cho co­mo en ma­te­má­ti­cas, al­go no pue­de ser y no ser a la vez, así fue co­mo pre­sen­ta­ron a Jor­ge En­ri­que Pi­zano co­mo vic­ti­ma­rio con­tra la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca y an­te la opi­nión pu­bli­ca, cuan­do en reali­dad era tes­ti­go de un des­ca­la­bro mi­llo­na­rio y tes­ti­go den­tro del pro­ce­so en el que lo ven­dían co­mo vi­llano.

En ra­zón de esa tra­ge­dia de la fa­mi­lia Pi­zano, em­pe­zó a ha­cer ca­rre­ra una ma­la cam­pa­ña en con­tra del en­te acu­sa­dor, de­jan­do en en­tre­di­cho mu­chas ac­tua­cio­nes y des­plie­gues ju­di­cia­les que mu­chas ve­ces no son ne­ce­sa­rios, y en­vián­do­le un men­sa­je muy ne­ga­ti­vo a la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal, co­mo si aquí no hu­bie­ra una jus­ti­cia ob­je­ti­va e im­par­cial; he­chos que hi­cie­ron ca­rre­ra en los prin­ci­pa­les dia­rios del mun­do, de­jan­do pa­ra­do a Co­lom­bia co­mo to­do un pla­ta­nal a la al­tu­ra de Zim­ba­bue o Sie­rra Leo­na. No bas­ta­ba te­ner aquí al prin­ci­pal car­tel de dro­gas del mun­do en to­tal im­pu­ni­dad y go­zan­do de los be­ne­fi­cios del Es­ta­do, sino aho­ra gra­ves du­das al en­te de acu­sa­ción y a un nú­me­ro in­fi­ni­to de per­so­na­li­da­des; es­to tam­bién lla­mó la aten­ción del De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia de los Es­ta­dos Uni­dos.

En me­dio de ires y ve­ni­res, en una co­fra­día con frial­dad y de­jan­do a un la­do al­gu­nos per­ver­sos desa­cier­tos, la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia em­pie­za a ca­pi­tu­lar lo que se­ría la ad­mi­nis­tra­ción de la ac­tual Fis­ca­lía Ge­ne­ral de la Na­ción, en ra­zón de una ur­gen­te ne­ce­si­dad de ‘lim­piar’ la ima­gen del en­te y guar­dar dis­tan­cia de al­go que, en mu­cho, pue­de opa­car a la mis­ma Cor­te. Por esa ra­zón hi­zo ca­rre­ra la im­pe­rio­sa ne­ce­si­dad de ha­cer a un la­do al je­fe del en­te acu­sa­dor y bus­car den­tro de un aba­ni­co de pro­fe­sio­na­les idó­neos quién pu­die­se lle­var la ba­tu­ta del ma­yor es­cán­da­lo de so­bor­nos trans­na­cio­na­les en Amé­ri­ca La­ti­na, pues a de­cir ver­dad, el úni­co país don­de no ha pa­sa­do na­da con Ode­brecht es Co­lom­bia.

Así es co­mo lle­ga a tan com­ple­ja po­si­ción el de­cano de la Ser­gio Ar­bo­le­da, Leo­nar­do Es­pi­no­sa, jui­cio­so ju­ris­ta, quien se ro­dea­rá de lo más ob­je­ti­vo y crí­ti­co del sec­tor aca­dé­mi­co, abo­ga­dos en ejer­ci­cio y ex­miem­bros de la Ra­ma Ju­di­cial. La pers­pec­ti­va del doc­tor Es­pi­no­sa no pa­ra en los tres ca­sos, co­mo nos lo quie­re ha­cer creer la Cor­te, pues los im­pe­di­men­tos y re­pa­ros de la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción no so­lo se cir­cuns­cri­ben a tres ca­sos. El ra­dio de ac­ción de la fis­ca­lía ad hoc, en ca­be­za de Es­pi­no­sa, abar­ca o atrae to­do el eje te­má­ti­co de Ode­brecht, pro­ce­sos en los que obre o ac­túe co­mo so­cia la bra­si­le­ña de al­gu­nos pro­yec­tos, in­clu­si­ve en don­de aún no han si­do ju­di­cia­li­za­dos di­rec­ti­vos de la com­pa­ñía.

Ese eje te­má­ti­co, des­de lue­go, se­rá un gran de­rro­te­ro pa­ra el fis­cal Es­pi­no­sa, a quien des­de hoy le desea­mos los me­jo­res éxi­tos, pe­ro tam­bién ha­ce­mos un lla­ma­do pa­ra que se ro­deen to­das las de­ci­sio­nes que ten­ga que to­mar des­de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad, la aca­de­mia, la ra­ma ju­di­cial y los de­más po­de­res pú­bli­cos. Es im­pres­cin­di­ble el apo­yo que re­quie­re es­ta nue­va fi­gu­ra sin an­te­ce­den­tes, pa­ra lle­var a fe­liz tér­mino sus de­ci­sio­nes, de un equi­po de téc­ni­cos, pro­fe­sio­na­les y ex­per­tos en de­re­cho pe­nal, de­li­tos con­tra la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca, de­re­cho ad­mi­nis­tra­ti­vo, de­re­cho con­trac­tual y, des­de lue­go, una cons­tan­te de­be mar­car a to­do su equi­po de apo­yo: la ab­so­lu­ta in­de­pen­den­cia y dis­tan­cia de la Fis­ca­lía Ge­ne­ral de la Na­ción y su ac­tual ad­mi­nis­tra­ción, pa­ra pro­ce­der con to­tal ri­gor y ob­je­ti­vi­dad en ab­so­lu­ta­men­te to­dos los ca­sos de ese gran eje te­má­ti­co. ¡Gran acier­to de la Cor­te Su­pre­ma con es­ta elec­ción!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.