Vís­te­te de pe­rreo Así es co­mo la es­té­ti­ca del re­gue­tón do­mi­na al mun­do

De mar­gi­na­les a in­fluen­cers: así do­mi­nan hoy es­tos gé­ne­ros a las mar­cas de mo­da

Publimetro Medellin - - Moda Y Estilo - LUZ LANCHEROS [email protected]­bli­me­tro.co

El re­gue­tón es uno de los hi­jos la­ti­nos del hip-hop, pe­ro su gran éxi­to en una dé­ca­da, des­de su sur­gi­mien­to en Puer­to Ri­co, tam­bién ha si­do acom­pa­ña­do de pre­jui­cios cul­tu­ra­les y es­té­ti­cos. No so­lo por el ma­chis­mo de sus le­tras (que ha si­do cri­ti­ca­do por va­rios ar­tis­tas y cam­pa­ñas) sino tam­bién por lo que re­pre­sen­ta­ba su es­té­ti­ca: el bling bling más pu­ro, he­ren­cia del hip-hop, con mu­je­res que en­con­tra­ron en esa es­té­ti­ca de lo im­pos­ta­do y lo plás­ti­co –he­re­da­do de Kim Kar­das­hian y com­pa­ñía– una for­ma in­me­dia­ta de iden­ti­fi­ca­ción. Pe­ro es­to en po­cos años ha cam­bia­do: no so­lo las gran­des mar­cas de lu­jo han adap­ta­do es­ta es­té­ti­ca, sino que se han apro­pia­do de ella y así han ves­ti­do a las nue­vas es­tre­llas, que han vis­to en su gé­ne­ro una nue­va for­ma de cam­biar los es­te­reo­ti­pos. De es­ta ma­ne­ra, mos­tra­re­mos có­mo ha si­do el ca­mino del re­gue­tón pa­ra con­ver­tir­se de un gé­ne­ro mar­gi­nal a te­ner enor­me po­der de in­fluen­cia.

El as­cen­so del re­gue­tón co­mo fe­nó­meno mun­dial

Es una li­ge­re­za de­cir que hoy el re­gue­tón es “co­sa de la­ti­nos”, cuan­do en Spo­tify es el gé­ne­ro do­mi­nan­te. De he­cho, cre­ció un 119 por cien­to des­de el 2014 has­ta el año pa­sa­do, y es es­cu­cha­do has­ta en Sin­ga­pur. Lue­go, Des­pa­ci­to, de Luis Fon­si y Daddy Yan­kee se co­ro­nó co­mo el vi­deo más vis­to, con 5,6 bi­llo­nes de vis­tas. Mi

gen­te, de J Bal­vin, tie­ne más de dos bi­llo­nes de vi­sua­li­za­cio­nes, apro­xi­ma­da­men­te, y se nu­tre de re­fe­ren­cias cul­tu­ra­les y pop de la épo­ca, así co­mo de so­ni­dos y es­té­ti­cas dis­tin­tas a las del ca­rro des­ca­po­ta­do y la ca­de­ni­ta de oro. Sus ex­po­nen­tes, co­mo Ma­lu­ma y Bad Bunny, en­tre otros, han he­cho co­la­bo­ra­cio­nes con ar­tis­tas más mains­tream. El úl­ti­mo de ellos, que ha he­cho uso de la mul­ti­cul­tu­ra­li­dad pa­ra mos­trar su vi­gen­cia y tam­bién su co­no­ci­mien­to de los tiem­pos es Daddy Yan­kee, jun­to a Janet Jack­son.

El re­gue­tón lu­cha por de­jar de ser pa­ria cul­tu­ral

Si bien han exis­ti­do va­rias cam­pa­ñas cri­ti­can­do el ma­chis­mo del re­gue­tón (Ma­lu­ma sue­le ser un blan­co fá­cil), ya se co­mien­za a ha­blar del gé­ne­ro y el fe­mi­nis­mo, so­bre to­do en La­ti­noa­mé­ri­ca, des­de una ma­ne­ra em­po­de­ra­do­ra. Asi­mis­mo, hay mu­je­res co­mo Car­di B y Ca­mi­la Ca­be­llo que ya han in­cur­sio­na­do en el gé­ne­ro a tra­vés de co­la­bo­ra­cio­nes con J Bal­vin, quien es uno de los re­gue­to­ne­ros que ha tra­ta­do de ir más allá del rit­mo ca­rac­te­rís­ti­co del re­gue­tón y mez­clar­lo con otros ele­men­tos mu­si­ca­les. Por otro la­do, ar­tis­tas co­mo Cho­co­la­te Re­mix, de Ar­gen­ti­na; Ivy Queen; Ga­ra y Loi­da; en­tre otras, tra­tan de mos­trar una vi­sión fe­me­ni­na y rup­tu­ris­ta del gé­ne­ro. El úl­ti­mo hit: que Net­flix ha­ya pro­du­ci­do una se­rie ba­sa­da en la vi­da del re­gue­to­ne­ro Nicky Jam.

J Bal­vin quie­re ver lo latino de otra for­ma

Eso fue lo que el re­gue­to­ne­ro (con 25,1 mi­llo­nes de se­gui­do­res en Ins­ta­gram) afir­mó pa­ra los me­dios cuan­do pre­sen­tó en Co­lom­bia­mo­da su pri­me­ra co­lec­ción co­la­bo­ra­ti­va con la mar­ca de su país, GEF, es­te año. Pe­ro Bal­vin no en­car­na a la ce­le­bri­dad que so­lo quie­re lan­zar ro­pa por ha­cer­lo: la mo­da es muy im­por­tan­te pa­ra él, al mos­trar­la co­mo un me­dio de ex­pre­sión fun­da­men­tal en la cul­tu­ra. De he­cho, en­car­na otros pa­rá­me­tros de mas­cu­li­ni­dad al arries­gar­se con mar­cas, pie­zas y pei­na­dos. Cuan­do Dior lan­zó su fa­mo­so abri­go de co­ra­zón ha­ce tres años, el re­gue­to­ne­ro fue el pri­me­ro en lu­cir­lo, por ejem­plo. De es­ta ma­ne­ra, co­men­zó a mos­trar las mar­cas más allá de la va­na os­ten­ta­ción bling bling que ha­bía do­mi­na­do en su gé­ne­ro y a con­fi­gu­rar­se en un es­pec­tro más ur­bano, uni­ver­sal y mos­trar que lo latino es­tá he­cho de ma­ti­ces. Es­to le ha va­li­do re­co­no­ci­mien­tos en el mun­do de la mo­da, al sen­tar­se al la­do de Karl La­ger­feld en un front row o ser em­ba­ja­dor del New York Men’s Fas­hion Week y el CFDA. Aho­ra es ima­gen de GUESS y es uno de los in­fluen­cers más im­por­tan­tes del mun­do.

Ma­lu­ma, el ‘chi­co de oro’

Ma­lu­ma es otro re­gue­to­ne­ro de la nue­va ge­ne­ra­ción (y com­pa­trio­ta de J Bal­vin) que ha ido más allá de los pa­rá­me­tros de mas­cu­li­ni­dad que tan­to han ven­di­do –y des­agra­da­do al mis­mo tiem­po– en el re­gue­tón. Sus cam­bios de look y sus ries­gos con la mo­da lo han he­cho blan­co de crí­ti­cas por par­te de lo tra­di­cio­nal, pe­ro tam­bién ha si­do ce­le­bra­do, al mos­trar el es­pí­ri­tu de es­te si­glo. El can­tan­te ha es­ta­do en pa­sa­re­las co­mo la de Dolce & Gabbana y es un ejem­plo de có­mo pue­de ir más allá la mo­da mas­cu­li­na. Ami­gos de la al­ta mo­da / re­tai­lers Hu­blot, ha­ce po­co, pu­so co­mo em­ba­ja­dor de mar­ca al re­gue­to­ne­ro Nicky Jam. Las cuen­tas de Ins­ta­gram de Re­si­den­te, J Bal­vin, Ma­lu­ma y Bad Bunny, en­tre otros, son la me­jor ma­ne­ra de mos­trar to­do el ath­lei­su­re

de lu­jo, que ha da­do a las fir­mas una vi­sión ac­tua­li­za­da (a su ma­ne­ra) de la mo­da. Se pue­de ver a va­rios re­gue­to­ne­ros, por ejem­plo, con los trai­ners de Ba­len­cia­ga, o con lo nue­vo de Fen­di, o Louis Vuit­ton. Aho­ra ellos, a tra­vés de sus vi­deos en Youtu­be y sus cuen­tas en re­des, ge­ne­ran más for­mas de ver có­mo el gé­ne­ro y su for­ma de ver­se han evo­lu­cio­na­do. Car­di B, por ejem­plo, ha im­pul­sa­do a la mar­ca Fas­hion No­va en el te­rreno fe­me­nino (que tie­ne to­da la es­té­ti­ca Ca­la­ba­sas/kar­das­hian on top)

y es una de sus ma­yo­res in­fluen­cers, al mis­mo tiem­po que Ky­lie Jen­ner.

|GETTY

Nicky Jam y J Bal­vin.

1 4 2 3

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.