SAN­DRA BULLOCK Y EL FIN DEL MUN­DO

Una pe­lí­cu­la que mues­tra otra fa­ce­ta de la ga­na­do­ra del Ós­car, y que re­ve­la sus mie­dos co­mo ma­má

Publimetro Medellin - - Portada - LIZETH CA­DE­NA lizeth.ca­de­[email protected]­bli­me­tro.co

Des­de hoy, los usua­rios de Net­flix se en­con­tra­rán con San­dra Bullock en Bird Box. La ac­triz, lue­go de va­rios años de ca­rre­ra y per­so­na­jes en su his­to­rial, aho­ra le da­rá vi­da a Ma­lo­rie, una ma­dre quien en me­dio de un mun­do apo­ca­líp­ti­co, tie­ne cla­ro que su úni­co ob­je­ti­vo es man­te­ner a sus hi­jos con vi­da.

La cin­ta, que es di­ri­gi­da por la da­ne­sa Su­san­ne Bier, co­mien­za con Ma­lo­rie a pun­to de ser ma­dre. Sin em­bar­go, su vi­da cam­bia ra­di­cal­men­te cuan­do, des­pués de sa­lir de un con­trol mé­di­co, se en­cuen­tra con una ciu­dad en caos de­bi­do a una mis­te­rio­sa fuer­za que in­ci­ta a las per­so­nas al sui­ci­dio. La sal­va­ción se­rá ca­mi­nar por el mun­do con los ojos ven­da­dos.

“Sien­to que es­te personaje me sa­ca del con­tex­to nor­mal, y de pa­so, tam­bién ha­rá lo mis­mo con los es­pec­ta­do­res. Y es que, to­dos es­ta­mos acos­tum­bra­dos a ver a las tí­pi­cas ma­dres que son amas de ca­sa, pe­ro acá ve­mos a una ma­má que es una gue­rre­ra, y sin

“Bird Box es una cin­ta que más allá de te­ner una tra­ma lle­na de sus­pen­so, nos mues­tra lo que sig­ni­fi­ca ser una ver­da­de­ra ma­dre”

2 Ho­ras du­ra Bird Box, que ade­más de San­dra Bullock, tie­ne en su elen­co a otros ac­to­res co­mo Tre­van­te Rho­des, Sa­rah Paul­son y John Mal­ko­vich

du­da, es un gran re­fle­jo de lo que so­mos las ma­dres, así no es­te­mos en la po­si­ción de pe­li­gro en la que se en­cuen­tra Ma­lo­rie”, ase­gu­ró la ac­triz.

San­dra es ma­dre de dos pe­que­ños y, jus­ta­men­te, sus vi­ven­cias jun­to a ellos y el pen­sa­mien­to de per­der­los en al­gún mo­men­to, le sir­vie­ron de ins­pi­ra­ción pa­ra dar­le vi­da a Ma­lo­rie. “Cuan­do amas a al­guien, tu ma­yor mie­do es per­der­lo por x o y cir­cuns­tan­cia. Así que te­nien­do fi­ja esa idea, la so­bre­di­men­sio­né, ya que, de­bi­do a la si­tua­ción, es­ta mu­jer sa­be que sus hi­jos siem­pre es­tán en ries­go”.

Sin em­bar­go, Ma­lo­rie no siem­pre ha si­do la mu­jer más en­tre­ga­da a la idea de ser ma­dre, pues el ver­da­de­ro sen­ti­do de la ma­ter­ni­dad co­bra vi­da pa­ra ella a lo lar­go de la cin­ta.

“Y es que al ini­cio ve­rán a una mu­jer muy ais­la­da, que es­tá em­ba­ra­za­da, pe­ro que no quie­re ser ma­dre. Sin em­bar­go, se­rá su her­ma­na quien co­mien­ce a con­ven­cer­la de que se­rá bue­na ha­cién­do­lo, y fi­nal­men­te lo lo­gra­rá el ca­ta­clis­mo”.

Gran par­te de la cin­ta su­ce­de en una ca­sa don­de aque­llos que han lo­gra­do so­bre­vi­vir a es­ta fuer­za del mal tra­tan de man­te­ner­se con vi­da. Pa­ra San­dra, es­ta vi­ven­cia de la cin­ta ter­mi­nó con­vir­tién­do­se en al­go real, pues los ac­to­res, ni si­quie­ra en sus ra­tos de des­can­so, aban­do­na­ron la vi­vien­da du­ran­te to­do el ro­da­je.

“La verdad es que ter­mi­nó sien­do una de­ci­sión muy in­te­li­gen­te de nues­tro di­rec­tor y de to­do el equi­po de tra­ba­jo. Ade­más, no fue un te­rri­ble sa­cri­fi­cio, pues to­dos eran muy hu­mil­des y con un buen sen­ti­do del hu­mor”.

De acuer­do con San­dra, la de­ci­sión de la di­rec­to­ra fue crear un ver­da­de­ro am­bien­te de ais­la­mien­to, y ade­más, tam­bién hizo que San­dra y el res­to del elen­co es­tu­vie­ran ven­da­dos ha­cien­do las di­fe­ren­tes es­ce­nas, to­do con el fin de que el pú­bli­co lo sin­tie­ra real. “No pue­des pre­ten­der no ver por­que la ac­ción no se sien­te, así que des­de siem­pre es­tu­ve de acuer­do con la de­ci­sión de Bier”.

La ac­triz ase­gu­ró que en va­rias oca­sio­nes cho­có con di­fe­ren­tes ob­je­tos y que las es­ce­nas más com­pli­ca­das res­pec­to a es­tar ven­da­da fue­ron jun­to a los pe­que­ños, pues ade­más de ella tam­bién de­bía guiar a dos per­so­nas más. Por ejem­plo, va­rios de los mo­men­tos más im­por­tan­tes de es­ta cin­ta ocu­rren en un río, pues Ma­lo­rie y sus pe­que­ños es­tán ha­cien­do un via­je con el ob­je­ti­vo de bus­car un nue­vo lu­gar pa­ra re­fu­giar­se. “Con el tiem­po me di cuenta de que, en­tre más pa­sa­ban los días con la ven­da, más enoja­da e in­quie­ta me sen­tía. Y, sin du­da, esas con­se­cuen­cias me ayu­da­ron a dar­le otros ma­ti­ces a Ma­lo­rie”.

De acuer­do con Bullock, va­rias son las re­fle­xio­nes que pue­de de­jar es­ta pe­lí­cu­la, ade­más de mos­trar lo que re­pre­sen­tan las ma­dres en la exis­ten­cia de sus hi­jos. Pa­ra la nor­te­ame­ri­ca­na, de cier­to mo­do tam­bién re­pre­sen­ta el mie­do con el que mu­chos vi­ven, re­la­cio­na­do con un fi­nal del mun­do que no es­tá tan ale­ja­do.

Bird Box es­tá ba­sa­da en la no­ve­la del mis­mo nom­bre, es­cri­ta por Josh Ma­ler­man, quien ade­más de li­te­ra­to, tam­bién es cantante y com­po­si­tor. El li­bro fue pu­bli­ca­do en 2014.

|COR­TE­SÍA

|COR­TE­SÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.