SUE­ÑO DE MO­DE­LAR TER­MI­NÓ EN EXCLAVITUD SE­XUAL

Q'Hubo Manizales - - Judiciales - qhu­bo­ma­ni­za­[email protected]

El sue­ño de 10 mu­je­res, de ser mo­de­los re­co­no­ci­das y des­fi­lar en mu­chas pa­sa­re­las, ter­mi­nó en en­ga­ño. En Ma­ni­za­les em­pe­zó la gran odi­sea que lue­go se con­vir­tió en una pe­sa­di­lla en Chile.

Ter­mi­na­ron cap­ta­das, no por gran­des em­pre­sa­rios de la mo­da, sino por una red de ex­plo­ta­ción se­xual, que las man­tu­vo en­ce­rra­das por me­ses.

Ilu­sio­nes

La me­ta fa­lli­da co­men­zó en Ma­ni­za­les, cuan­do las con­vo­ca­ron pa­ra un cas­ting. Lle­ga­ron mu­je­res del Eje Ca­fe­te­ro, pe­ro las que ca­ye­ron son, en su ma­yo­ría de la ca­pi­tal cal­den­se.

Se­gún in­for­ma­ron dia­rios chi­le­nos, las au­to­ri­da­des de ese país des­man­te­la­ron la que se con­si­de­ra la mayor red de tra­ta de per­so­nas del país aus­tral. Las obli­ga­ban a ejer­cer la pros­ti­tu­ción bajo ame­na­zas.

De acuer­do con el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, cap­ta­ban a mu­je­res en­tre 18 y 29 años.

“Les ofre­cían un fu­tu­ro mejor co­mo mo­de­los o ase­so­ras de casa par­ti­cu­lar en nues­tro país. So­lo a al­gu­nas les de­cían que ejer­ce­rían el co­mer­cio se­xual, pe­ro en con­di­cio­nes muy le­ja­nas a la reali­dad que ten­drían que aguan­tar”, ex­pli­ca­ron las au­to­ri­da­des.

Se­gún in­for­ma­ción en­tre­ga­da por la Fis­ca­lía al dia­rio La Cuar­ta de Chile, los cri­mi­na­les acom­pa­ña­ban a las víc­ti­mas en todo el pro­ce­so. Les sa­ca­ban el pa­sa­por­te y les cos­tea­ban el pa­sa­je aé­reo con to­dos los gas­tos que ello im­pli­ca­ba. So­lo ha­bía una con­di­ción: te­nían que de­vol­ver­les con su tra­ba­jo el di­ne­ro ($4 mi­llo­nes 480 mil) que les en­tre­ga­rían pa­ra in­gre­sar co­mo tu­ris­tas a esa na­ción.

Y aña­dió que una vez en San­tia­go, las co­lom­bia­nas eran re­ci­bi­das en el ae­ro­puer­to y tras­la­da­das al ter­mi­nal de bu­ses ca­pi­ta­lino, desde don­de las en­via­ban a las ciu­da­des asig­na­das por los lí­de­res de la or­ga­ni­za­ción: Te­mu­co, Osorno o Puer­to Montt.

En­ce­rra­das

El fis­cal de Te­mu­co, Al­ber­to Chif­fe­lle, le in­di­có a ese mis­mo dia­rio que ya en esas ciu­da­des la or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal ope­ra­ba sin mi­se­ri­cor­dia. “Las pri­va­ban del di­ne­ro pres­ta­do y en al­gu­nas oca­sio­nes les qui­ta­ban sus do­cu­men­tos de iden­ti­fi­ca­ción. Fue­ron traí­das a Chile pa­ra un fin es­pe­cí­fi­co, la ex­plo­ta­ción se­xual. Vi­vían en es­cla­vi­tud, pe­ro no la de ba­rro­tes o pri­va­ción de la li­ber­tad, sino co­mo víc­ti­mas de coac­ción y ame­na­zas”.

Les re­te­nían los ce­lu­la­res y las obli­ga­ban a vi­vir en ha­bi­ta­cio­nes mo­ni­to­rea­das per­ma­nen­te­men­te por cá­ma­ras de se­gu­ri­dad. Las man­te­nían in­co­mu­ni­ca­das con sus pa­rien­tes en Co­lom­bia y de sus po­si­bles re­des en Chile, y las ame­na­za­ban con la pu­bli­ca­ción de fo­to­gra­fías o de­nun­ciar­las pa­ra ser de­por­ta­das.

“Se cons­ta­ta­ron fal­sos ope­ra­ti­vos, don­de se les de­cía a las mu­je­res que los do­mi­ci­lios iban a ser alla­na­dos

FO­TO COR­TE­SÍA PO­LI­CÍA DE IN­VES­TI­GA­CIO­NES DE CHILE/Q’HU­BO

El ope­ra­ti­vo. La red ope­ra desde prin­ci­pio de es­te año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.