SE PER­DIÓ CON NI­ÑA DE TRES AÑOS

Q'Hubo Manizales - - Judiciales - Qhu­bo­ma­ni­za­[email protected]

Ju­gan­do en el pa­tio, mien­tra su su­pues­ta cap­to­ra es­tre­ga­ba ro­pa en un la­va­de­ro, en­con­tra­ron al me­dio­día de ayer a Sa­lo­mé Os­pi­na Lar­go, de tres años, des­apa­re­ci­da desde las 4:00 de la tar­de del jue­ves.

20 horas es­tu­vo la ni­ña fue­ra de su ho­gar, ubi­ca­do en la ve­re­da La Pa­va, de Su­pía. Su madre, por re­des so­cia­les, de­nun­ció que una ve­ci­na, co­no­ci­da, le pi­dió per­mi­so pa­ra lle­var a la ni­ña a la tien­da. Sin em­bar­go, pa­sa­ron las horas y nin­gu­na apa­re­cía.

El men­sa­je del po­si­ble se­cues­tro se hi­zo vi­ral rá­pi­da­men­te. “Des­col­gó ro­pa de la ni­ña del ten­de­ro del pa­tio y se la lle­vó”, ex­pre­só ayer en la ma­ña­na una tía de Sa­lo­mé. “Lle­va­ba sa­co blanco, short na­ran­ja y bo­ti­cas ro­sa­das”, se in­di­có.

En el Fa­ce­book de la Al­cal­día de Su­pía pu­bli­ca­ron la fo­to de la su­pues­ta se­cues­tra­do­ra. Co­men­za­ron las co­mu­ni­ca­cio­nes: que la vie­ron en tal ba­rrio, que pa­só por tal ca­rre­te­ra y la ni­ña llo­ra­ba, que las pi­lla­ron en Ma­ni­za­les.

La an­gus­tia se ex­ten­día y los men­sa­jes en con­tra de la se­ña­la­da se­cues­tra­do­ra au­men­ta­ban en re­des so­cia­les. To­dos la que­rían lin­char. La Po­li­cía de Su­pía se aper­so­nó del ca­so y ayer pu­do dar con el pa­ra­de­ro de la me­nor, en una fin­ca de la ve­re­da Hon­du­ras, de Rio­su­cio, don­de tam­bién se man­tie­ne la se­ña­la­da.

“El do­min­go la de­vuel­vo”, era el men­sa­je que la mu­jer que to­dos bus­ca­ban di­jo en su casa, cuan­do arri­bó con la in­fan­te. Ella con­si­de­ró, que co­mo era alle­ga­da a la vi­vien­da de la ni­ña, y le per­mi­tie­ron sa­lir con ella, po­dría de­vol­ver­la des­pués.

A su re­torno a la zo­na ru­ral, por un ca­mino em­pan­ta­na­do, Sa­lo­mé re­ci­bía sa­lu­dos de los ve­ci­nos, subida en los hom­bros de un po­li­cía, ta­pa­da con un cos­tal. De­trás de ella, la su­pues­ta cap­to­ra, tran­qui­la. Des­pués, otros uniformado­s.

La me­nor lle­gó un po­co des­hi­dra­ta­da y un po­li­cía le re­ga­ló un yo­gurt. Lue­go lo vo­mi­tó, al pa­re­cer, por el za­ran­deo que tu­vo en los hom­bros del uni­for­ma­do. Es­ta­ba bien de sa­lud, so­lo con un po­qui­to de dolor de es­tó­ma­go.

De nue­vo en re­des no ce­sa­ron los ata­ques. Aho­ra le desea­ban la cár­cel a la mu­jer y otros se la­men­ta­ban por­que se en­te­ra­ron de que no la en­ce­rra­rían.

La se­ña­la­da de plagio que­dó li­bre, vin­cu­la­da a un pro­ce­so por se­cues­tro sim­ple, pues no se ha com­pro­ba­do que se la ha­ya lle­va­do a las ma­las, tam­po­co la mal­tra­tó, ni la tu­vo ama­rra­da. Sa­lo­mé que­dó en ma­nos de la co­mi­sa­ría de fa­mi­lia pa­ra el res­ta­ble­ci­mien­to de sus de­re­chos.

Sa­lo­mé Os­pi­na Lar­go. El re­torno de Sa­lo­mé. Se pu­bli­can las fo­tos con au­to­ri­za­ción de la fa­mi­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.