LINA ABU­SÓ Y ENVICIÓ A NI­ÑO DE 13 AÑOS

Q'Hubo Manizales - - Judiciales - Qhu­bo­ma­ni­za­[email protected]

El es­fuer­zo del de­fen­sor de Lina Mar­ce­la Ta­bor­da Díaz, con­de­na­da por ac­tos se­xua­les con me­nor de 14 años en pri­me­ra ins­tan­cia, no fun­cio­nó. El abo­ga­do ape­ló la de­ci­sión del Juz­ga­do Pe­nal de Rio­su­cio, que con­de­nó a la mu­jer a una pena de 11 años de pri­sión, en abril de es­te año.

El ca­so que­dó en ma­nos del Tri­bu­nal Su­pe­rior de Ma­ni­za­les que en au­dien­cia ce­le­bra­da el mar­tes de es­ta se­ma­na, con­fir­mó la con­de­na con­tra de la mu­jer, que lle­gó a la sa­la de au­dien­cias es­col­ta­da por una guar­dia­na del In­pec, pues es­tá re­clui­da en la cár­cel Vi­lla Jo­se­fi­na.

Es­pe­ra­ba un re­sul­ta­do dis­tin­to. Cuan­do la au­dien­cia ter­mi­nó, su abo­ga­do le explicó que ha­bían con­fir­ma­do la sen­ten­cia, por lo que ten­dría que pa­gar lo que ini­cial­men­te le di­je­ron en Rio­su­cio: 11 años de pri­sión.

Los de­li­tos por los que res­pon­de son ac­tos se­xua­les con me­nor de 14 años en con­cur­so con su­mi­nis­tro de es­tu­pe­fa­cien­tes a me­nor.

Su gran pe­ca­do

En la no­che del 29 de ju­lio de 2015, la ma­má de un me­nor de edad vio co­mo

Lina Mar­ce­la Ta­bor­da Díaz, con­de­na­da por ac­tos se­xua­les con me­nor de 14 años.

su hi­jo sa­lía del cuar­to de la hoy con­de­na­da, pues vi­vían to­dos jun­tos en una casa de Rio­su­cio. Allá, su­pues­ta­men­te, veían te­le­vi­sión. Sin em­bar­go, la madre le no­tó un com­por­ta­mien­to ex­tra­ño.

Ha­bló con su hi­jo, que pa­ra la fe­cha te­nía 13 años y le con­fe­só lo que la mu­jer le ha­cía: le da­ba ma­rihua­na has­ta vol­ver­lo adic­to y lo abu­sa­ba.

La madre in­clu­so ase­gu­ró en el jui­cio que Lina Mar­ce­la sa­lía des­nu­da del ba­ño y se le mos­tra­ba con lu­ju­ria.

Un año y me­dio des­pués, en no­viem­bre de 2016, lle­va­ron a la mu­jer a au­dien­cia. Se su­po que era tra­ba­ja­do­ra se­xual y que tra­ba­ja­ba en una pe­lu­que­ría. En esa ocasión no acep­tó car­gos y que­dó li­bre, pe­ro vin­cu­la­da al pro­ce­so. El jui­cio en su con­tra se desa­rro­lló en­tre fe­bre­ro y mar­zo del año pa­sa­do y ter­mi­nó con la con­de­na de 11 años y or­den de de­ten­ción en la cár­cel Vi­lla Jo­se­fi­na, en don­de hoy es­tá re­clui­da.

La de­fen­sa

Pa­ra lle­gar has­ta el Tri­bu­nal, el de­fen­sor de Lina Mar­ce­la in­ten­tó de­mos­trar que el me­nor no per­ma­ne­cía mu­cho con la pro­ce­sa­da y que ya con­su­mía es­tu­pe­fa­cien­tes con an­te­rio­ri­dad. In­clu­so lle­vó

a jui­cio a un fa­mi­liar de ella, tam­bién me­nor de edad, que de­cla­ró a su fa­vor di­cien­do que aun­que pa­sa­ban mu­cho tiem­po jun­tos, Lina nun­ca hi­zo na­da obs­ceno.

Eso no fue su­fi­cien­te pa­ra que el ma­gis­tra­do po­nen­te fa­lla­ra a su fa­vor. Pe­sa­ron

más las prue­bas pre­sen­ta­das por la con­tra­par­te, ba­sa­das en los re­sul­ta­dos de exá­me­nes psi­co­ló­gi­cos, que arro­ja­ron que el jo­ven su­frió de es­trés pos­trau­má­ti­co y de trans­torno di­so­cial. Es de­cir, su com­por­ta­mien­to cam­bió des­pués del su­ce­so y se con­vir­tió

en un jo­ven irri­ta­ble, iras­ci­ble y con un bajo ren­di­mien­to aca­dé­mi­co.

Ade­más las psi­có­lo­gas que lo eva­lua­ron in­sis­tie­ron en que con­tó los de­ta­lles de lo su­ce­di­do con cohe­ren­cia y que en nin­gún mo­men­to se le no­tó in­ten­ción al­gu­na de men­tir o de fan­ta­sear.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.