Cui­de la sus­pen­sión

Q'Hubo Manizales - - Al Volante -

Nues­tras ca­lles son una prueba de ra­llies casi dia­ria pa­ra to­dos los ca­rros por más re­for­za­da que ten­gan la sus­pen­sión. Las irre­gu­la­ri­da­des del ca­mino, los hue­cos y los re­sal­tos sin nor­ma­ti­vi­dad técnica son un re­to pa­ra es­te sis­te­ma. La idea es no “co­mer­se” los re­duc­to­res de ve­lo­ci­dad pro­vo­can­do que los amor­ti­gua­do­res y los es­pi­ra­les se com­pri­man en sus to­pes, así co­mo los bra­zos de di­rec­ción, ró­tu­las y ti­je­ras.

Lo mejor es pa­sar es­tos obs­tácu­los a la mí­ni­ma ve­lo­ci­dad pues esa es la idea con te­ner­los allí. Un gol­pe se­co pue­de re­ven­tar un re­sor­te o ha­cer­le per­der acei­te, tor­cer un bra­zo o has­ta un eje de trans­mi­sión, lo cual, in­clu­so, pue­de pro­vo­car el que no po­da­mos con­ti­nuar la mar­cha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.