Cuí­de­se del cán­cer de pul­món

Q'Hubo Manizales - - Así Pasó - ELI­ZA­BETH R. RO­JAS* eli­za­beth.res­tre­[email protected]

Ale­xan­dra Gua­rín, cien­tí­fi­ca pa­ra mer­ca­dos emer­gen­tes en Pfi­zer, pun­tua­li­zó que la ex­po­si­ción am­bien­tal la­bo­ral (con­tac­to con al­gu­nos quí­mi­cos co­mo el ra­dón, el as­bes­to, etc) pue­den des­en­ca­de­nar cán­cer de pul­món co­mo lo ha­ce el cigarrillo.

“Igual quie­nes vi­ven en áreas ru­ra­les y tie­nen cer­ca­nía con el humo de la le­ña pue­den su­frir­la. Otros pa­cien­tes no tie­nen nin­gún fac­tor de ries­go, ti­po ex­po­si­ción, e igual lle­gan a pa­de­cer­la. Sus mu­ta­cio­nes genéticas los ha­cen pro­cli­ves a su­frir­la. Los fu­ma­do­res pa­si­vos tam­bién es­tán en ries­go. Dis­tin­tos es­tu­dios in­di­can que tie­nen has­ta 15% más de po­si­bi­li­da­des de en­fer­mar­se. Le su­ce­de a hom­bres y mu­je­res, no so­lo es de adul­tos ma­yo­res”, afir­mó.

La es­pe­cia­lis­ta tam­bién res­pon­dió:

¿Qué es lo que ha­ce da­ño del cigarrillo y del fu­mar co­mo tal?

Los pro­duc­tos de la com­bus­tión del ta­ba­co. El cigarrillo elec­tró­ni­co, aun­que tie­ne un me­ca­nis­mo de com­bus­tión di­fe­ren­te (eléc­tri­co), ter­mi­na de­jan­do mo­lé­cu­las que ha­cen que ha­ya fac­tor de ries­go. Con los va­pea­do­res hay una si­tua­ción di­fe­ren­te, por­que es la in­ha­la­ción de hu­mos ca­lien­tes. Ahí el te­ma es el ele­men­to que uti­li­zan pa­ra va­pear y de eso hay dis­cu­sio­nes vi­gen­tes. Co­mo son re­cien­tes no se han po­di­do es­tu­diar mu­cho pa­ra el cán­cer del que ha­bla­mos, pe­ro sí lo su­fi­cien­te pa­ra va­lo­rar que cau­san otras en­fer­me­da­des pul­mo­na­res.

¿Qué sín­to­mas son se­ñal de aler­ta?

En cán­cer de pul­món la sin­to­ma­to­lo­gía es di­fu­sa. Se pue­den pa­re­cer mu­cho a los sín­to­mas de un cua­dro gri­pal o a los de la tu­bercu­losis. Pe­ro en ge­ne­ral ha­bría qué eva­luar la di­fi­cul­tad pa­ra res­pi­rar, tos per­sis­ten­te de evo­lu­ción de más de tres se­ma­nas, pér­di­da de pe­so y, so­bre todo, si hay ex­pec­to­ra­ción con san­gre.

- ¿Qué de­cir de es­te ti­po de cán­cer y la me­tás­ta­sis?

Las pa­cien­tes con cán­cer de ma­ma ha­cen con bas­tan­te fre­cuen­cia me­tás­ta­sis en pul­món. Mu­chas pa­cien­tes con­sul­tan por sin­to­ma­to­lo­gía res­pi­ra­to­ria y cuan­do les ha­cen los exá­me­nes, re­sul­ta que no es del pul­món, sino que hi­zo me­tás­ta­sis allí.

- La aten­ción en nues­tro sis­te­ma de sa­lud es com­ple­ja...

Hay mu­chas ba­rre­ras de ac­ce­so y es­to es par­te del por­qué si los pa­cien­tes en otros paí­ses tie­nen diag­nós­ti­cos más tem­pra­nos. Eso cam­bia el pro­nós­ti­co de la en­fer­me­dad y el ries­go de muer­te a cau­sa de la pa­to­lo­gía. Cuan­do tie­nen ba­rre­ras sim­ple­men­te no con­sul­tan y cuan­do lo ha­cen a tra­vés de ur­gen­cias, ya es de­ma­sia­do tar­de.

- ¿Cuál es el pro­nós­ti­co de vi­da?

Cuan­do los pa­cien­tes son diag­nos­ti­ca­dos en una fa­se avan­za­da de la en­fer­me­dad hay menos po­si­bi­li­da­des de que so­bre­vi­van. Es muy agre­si­va, de rá­pi­da evo­lu­ción. Afor­tu­na­da­men­te, ca­da vez más, se es­tá in­ves­ti­gan­do so­bre la pa­to­lo­gía y los usua­rios tie­nen más al­ter­na­ti­vas en cuan­to a los tra­ta­mien­tos, que re­sul­tan es­pe­cí­fi­cos pa­ra las dis­tin­tas mu­ta­cio­nes. Sin em­bar­go, el ac­ce­so a los tra­ta­mien­tos si­gue sien­do com­ple­jo.

- ¿Cómo es­tá el país fren­te a la en­fer­me­dad?

La bre­cha de in­ci­den­cia y mor­ta­li­dad es muy al­ta. Se es­pe­ra que en unos 10 años ten­drá que cam­biar por las po­lí­ti­cas pú­bli­cas de prevención de car­ci­no­ma de pul­món que adop­tan las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. An­tes se con­si­de­ra­ba que fu­mar era muy co­ol, era par­te importante de la vi­da so­cial, se te­nía bas­tan­te pu­bli­ci­dad de los ci­ga­rri­llos, sin los anun­cios de cuán pe­li­gro­so era el há­bi­to. Es­to pa­só con nues­tros pa­dres y nues­tros abue­los.

Aho­ra se le ad­vier­te a las per­so­nas con ilus­tra­cio­nes has­ta en las ca­je­ti­llas so­bre qué tan da­ñi­nos pue­den lle­gar a ser, se prohí­be fu­mar en es­pa­cios com­par­ti­dos y ce­rra­dos; ese impacto se ve­rá re­fle­ja­do en los pró­xi­mos años. Los ni­ños y ado­les­cen­tes es­tán cre­cien­do con la idea de que eso es per­ju­di­cial pa­ra la sa­lud. Ellos da­rán la pau­ta pa­ra el cam­bio en las es­ta­dís­ti­cas.

¿Fal­ta más du­re­za desde lo pú­bli­co en ha­cer cum­plir las po­lí­ti­cas?

Si, so­bre todo en cuan­to al ac­ce­so a los ser­vi­cios de sa­lud. Es­to re­sul­ta com­ple­jo, por­que no so­lo es de vo­lun­ta­des, sino de re­cur­sos. Si hay in­ver­sión se­gu­ra­men­te se ga­na­rá en diag­nós­ti­cos tem­pra­nos y so­bre­vi­da a la en­fer­me­dad. Pe­ro no so­lo es con el cán­cer de pul­món, tam­bién se­ría be­ne­fi­cio­so pa­ra otras con­di­cio­nes.

* La pe­rio­dis­ta fue in­vi­ta­da por Pfi­zer al Se­mi­na­rio de Me­dios so­bre Cán­cer de Pul­món, even­to desa­rro­lla­do en Bo­go­tá el pa­sa­do 13 de no­viem­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.