BÁEZ, EL IDEÓ­LO­GO DE LAS AUC

Q'Hubo Manizales - - Judiciales - Qhu­bo­ma­ni­za­[email protected]

Al agua­de­ño Iván Ro­ber­to Du­que Ga­vi­ria, alias Er­nes­to Báez, lo re­cuer­dan en Cal­das en dos fa­ce­tas. Una, cuan­do fue do­cen­te del Ins­ti­tu­to Uni­ver­si­ta­rio y es­tu­dian­te de la Uni­ver­si­dad de Cal­das. La otra, en su te­rro­rí­fi­co ca­pí­tu­lo co­mo co­man­dan­te po­lí­ti­co del ex­tin­to Blo­que Cen­tral Bo­lí­var (BCB) de las Au­to­de­fen­sas Uni­das de Co­lom­bia (Auc).

Báez fa­lle­ció en la no­che del mar­tes de un in­far­to en Me­de­llín, adon­de se fue a vi­vir des­pués de sa­lir de la cár­cel en 2016.

Lo co­no­cían co­mo Er­nes­to Báez de la Ser­na, El Doctor y El Se­na­dor. Fue el má­xi­mo co­man­dan­te po­lí­ti­co de los fren­tes del BCB, en­tre ellos el Ca­ci­que Pi­pin­tá, que ope­ró en Cal­das (ver re­cua­dro). Fue de los pri­me­ros per­so­na­jes de la vi­da pú­bli­ca na­cio­nal en ser con­de­na­do por alian­zas con es­truc­tu­ras ar­ma­das ile­ga­les.

His­to­ria

El 15 de agos­to de 2006 fue pos­tu­la­do por el Go­bierno de Ál­va­ro Uribe Vé­lez al pro­ce­di­mien­to y be­ne­fi­cios de la Ley 975 de 2005 ( Jus­ti­cia y Paz). Tres días des­pués se pre­sen­tó vo­lun­ta­ria­men­te en Co­pa­ca­ba­na (An­tio­quia).

Ocu­pó di­ver­sos car­gos pú­bli­cos: pro­fe­sor de ma­te­má­ti­cas del Ins­ti­tu­to Ma­ni­za­les, su­per­vi­sor del De­par­ta­men­to de Con­trol de Ca­li­dad de Col­ba­te­co S.A., ins­pec­tor Oc­ta­vo Pe­nal de La Sul­ta­na, ins­pec­tor de Pla­nea­mien­to Ur­bano de

Ma­ni­za­les, al­cal­de de la Mer­ced, sub­ge­ren­te de la Ter­mi­nal de Trans­por­tes de Ma­ni­za­les, ase­sor de la Aso­cia­ción Cam­pe­si­na de Ganaderos y Agri­cul­to­res del Mag­da­le­na Me­dio (Ac­de­gam), se­cre­ta­rio de Go­bierno de Bo­ya­cá y ase­sor del Go­ber­na­dor de ese de­par­ta­men­to, Al­fon­so Sa­la­man­ca, en­tre 1992 y 1994, don­de se ali­neó con Carlos Cas­ta­ño pa­ra fun­dar las ma­ca­bras Auc.

Sus crí­me­nes

En 844 de los 965 he­chos atri­bui­bles al BCB, que de­ja­ron 1.463 víc­ti­mas di­rec­tas y 5.125 in­di­rec­tas, tu­vo par­ti­ci­pa­ción el agua­de­ño. Así lo es­ta­ble­ció la sen­ten­cia de la Sa­la de Jus­ti­cia y Paz del Tri­bu­nal Su­pe­rior de Bo­go­tá, que con­de­nó a ocho años de pri­sión a 32 pos­tu­la­dos del BCB, por de­li­tos en Cal­das, An­tio­quia, Bo­lí­var, San­tan­der, Nor­te de San­tan­der, Bo­ya­cá, Cun­di­na­mar­ca, Ri­sa­ral­da, Vi­cha­da, Me­ta, Ca­que­tá, Hui­la, Na­ri­ño, Pu­tu­ma­yo

y Cho­có. La sen­ten­cia es la má­xi­ma per­mi­ti­da en Jus­ti­cia y Paz.

Alias Er­nes­to Báez te­nía gran po­der den­tro de esa or­ga­ni­za­ción, se­gún se des­pren­de del fa­llo, da­do a co­no­cer en sep­tiem­bre del 2017. “En au­dien­cia se di­jo que la fe­de­ra­ción de las Au­to­de­fen­sas no fue ori­gi­nal de Carlos Cas­ta­ño, sino de su ase­sor, Er­nes­to Báez, quien pa­ra 1997 vi­vía en la clan­des­ti­ni­dad, al ha­ber si­do con­de­na­do por la jus­ti­cia por re­ci­bir apo­yo de gru­pos de au­to­de­fen­sa, mien­tras se desem­pe­ñó co­mo se­cre­ta­rio de go­bierno de Bo­ya­cá, en 1994”, se lee en la pá­gi­na 64 de la sen­ten­cia, de 1.921 ho­jas.

Y aña­dió: su par­ti­ci­pa­ción en di­fe­ren­tes en­ti­da­des pú­bli­cas y pri­va­das lo per­fi­la­ron co­mo el principal ideó­lo­go y ase­sor po­lí­ti­co de la Casa Cas­ta­ño en 1997 y, en años pos­te­rio­res, de los Blo­ques Me­tro y Cen­tral Bo­lí­var. El cal­den­se se con­vir­tió en el je­fe po­lí­ti­co de fren­tes en el país, por eso apa­re­ce vin­cu­la­do en tan­tos he­chos. Pa­ra el Tri­bu­nal, alias

Er­nes­to

Báez fue uno de los cua­tro má­xi­mos co­man­dan­tes del Blo­que Cen­tral Bo­lí­var, jun­to a Carlos Mario Ji­mé­nez Na­ran­jo, Ro­dri­go Pé­rez Al­za­te y Gui­ller­mo Pé­rez Al­za­te.

Te­rror en Cal­das

En el fa­llo se in­di­có que el BCB co­me­tió al menos 108 homicidios en Cal­das en­tre el 2000 y el 2005. Mu­chos fue­ron víc­ti­mas por ser ad­ver­sa­rios po­lí­ti­cos de in­te­gran­tes de la es­truc­tu­ra pa­ra­mi­li­tar y/o es­tar en con­tra de esa or­ga­ni­za­ción.

Se men­cio­na­ron ca­sos co­mo el de Iván Rin­cón He­nao, en Agua­das; y Ga­briel Án­gel Car­ta­ge­na, en Rio­su­cio.

Tam­bién men­cio­nó el ho­mi­ci­dio de Her­nán de Je­sús Or­tiz Pa­rra, quien de­nun­ció al mo­vi­mien­to Li­be­ral bar­quis­ta por co­rrup­ción, y en especial por se­ña­lar­lo co­mo un partido que agen­cia­ba el paramilita­rismo en la ma­yo­ría de los mu­ni­ci­pios.

Se aña­die­ron los de Fer­nan­do Ló­pez Ra­mí­rez, ex­con­ce­jal de Agua­das, ase­si­na­do por que­jar­se de los co­bros ex­tor­si­vos; y Ra­mi­ro Ló­pez Ra­mí­rez, muer­to des­pués de re­cu­rrir a la Al­cal­día

pa­ra de­nun­ciar el ho­mi­ci­dio de su her­mano.

A Ma­ría Eu­ca­ris Vi­lla, Éd­gar de Je­sús Co­rra­les, Luis Ali­rio Ro­cha, Pedro Pablo Ro­cha y Jairo Vé­lez Ocam­po los ul­ti­ma­ron por con­si­de­rar­los enemi­gos de la or­ga­ni­za­ción. A Luis Carlos Olarte Ga­vi­ria, en Vi­lla­ma­ría, por­que lu­chó por erra­di­car la mi­ne­ría ile­gal, ex­pre­só el do­cu­men­to.

Ac­tua­li­dad

Tras es­tar 10 años en la cár­cel fi­jo su re­si­den­cia en un mo­nas­te­rio en Me­de­llín. Pa­de­cía de dia­be­tes, aun­que sus alle­ga­dos ase­gu­ra­ron que no se cui­da­ba, po­día echar­le has­ta tres cu­cha­ra­das de azú­car a un tin­to, vi­si­ta­ba con fre­cuen­cia a Agua­das. Du­ran­te

su con­de­na se de­di­có a es­tu­diar mú­si­ca y apren­dió a in­ter­pre­tar el piano, ade­más su afi­ción por la lec­tu­ra lo lle­vó a es­cri­bir li­bros, en­tre ellos tres to­mos que ti­tu­ló Es­plen­dor y cri­sis del cris­tia­nis­mo, ca­da uno de 600 pá­gi­nas, otro tex­to tam­bién de 600 pá­gi­nas so­bre la co­lo­ni­za­ción an­tio­que­ña y uno más so­bre Agua­das ti­tu­la­do Des­agra­vio a la ge­ne­ra­ción pró­cer, cu­yo pró­lo­go es­cri­bió el ex­se­cre­ta­rio de Cul­tu­ra de Cal­das Carlos Ar­bo­le­da Gon­zá­lez, quien con­tó que Du­que Ga­vi­ria tu­vo dos hi­jos, uno de ellos, Iván Es­te­ban, fue se­mi­na­ris­ta y fa­lle­ció a los 17 años, mien­tras que el otro vi­ve en Me­de­llín. El ex­co­man­dan­te de las Auc es­ta­ba di­vor­cia­do.

Iván Ro­ber­to Du­que Ga­vi­ria, con cé­du­la de Ma­ni­za­les, na­ció el 9 de ma­yo de 1955 en Agua­das. Cuan­do te­nía 22 años se gra­duó con ho­no­res de abo­ga­do en la Uni­ver­si­dad de Cal­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.