Úl­ce­ras y lla­gas se cu­ran con le­gum­bres, ma­ní y cho­co­la­tes

Q'Hubo Manizales - - Alivio - Qhu­bo­ma­ni­za­[email protected]

El uso de in­mu­no­nu­trien­tes co­mo la L-ar­gi­ni­na, el zinc o los an­ti­oxi­dan­tes pue­den ser úti­les pa­ra sa­nar he­ri­das en aque­llos pa­cien­tes que su­fren le­sio­nes en la piel, por per­ma­ne­cer pe­rio­dos pro­lon­ga­dos in­mo­vi­li­za­dos. Es­tos com­po­nen­tes es­tán pre­sen­tes en los fri­jo­les, en las le­gum­bres, en el ma­ní, en el cho­co­la­te negro, en el arroz in­te­gral, en la na­ran­ja, en las za­naho­rias y en los man­gos, etc.

“Exis­ten su­ple­men­tos que con­tie­nen in­mu­no­nu­trien­tes que pro­mue­ven el cie­rre de la he­ri­da en lo que se co­no­ce ac­tual­men­te co­mo in­mu­no­nu­tri­ción”, co­men­tó Ser­gio Zúñiga, mé­di­co do­cen­te de la Uni­ver­si­dad del Va­lle, de Mé­xi­co. El es­pe­cia­lis­ta di­jo que los pa­cien­tes que pre­sen­ten esas le­sio­nes con úl­ce­ras en la piel de­ben con­su­mir ali­men­tos ri­cos en pro­teí­nas de al­to va­lor bio­ló­gi­co co­mo el hue­vo, la car­ne ro­ja o el po­llo. La in­mu­no­nu­tri­ción -ex­pli­cóes la cien­cia que se en­car­ga de es­tu­diar la re­la­ción en­tre los nu­trien­tes y la in­mu­ni­dad en el cuer­po.

Ra­zón

Zúñiga ase­gu­ró que las úl­ce­ras son una le­sión o da­ño en la piel y el te­ji­do blan­do sub­ya­cen­te so­bre una pro­mi­nen­cia ósea. Di­jo que tam­bién es­tán re­la­cio­na­das con dis­po­si­ti­vos mé­di­cos.

“Estas le­sio­nes con­du­cen a una al­ta mor­bi­li­dad en el pa­cien­te, pe­ro tam­bién pue­den de­ri­var en ampu­tación, pér­di­da del te­ji­do por ne­cro­sis o sep­sis (com­pli­ca­ción po­ten­cial­men­te mor­tal de una in­fec­ción)”, su­bra­yó Zúñiga.

El es­pe­cia­lis­ta az­te­ca men­cio­nó que pa­ra evi­tar las com­pli­ca­cio­nes y sa­nar la úl­ce­ra es in­dis­pen­sa­ble dar so­por­te nu­tri­cio­nal ade­cua­do al pa­cien­te y fi­jar ob­je­ti­vos res­pec­to a la hi­dra­ta­ción, la mo­vi­li­za­ción del mis­mo y el ma­ne­jo mé­di­co de sus he­ri­das.

“Se de­ben aten­der -al tiem­po­co­mor­bi­li­da­des co­mo la dia­be­tes, la hi­per­ten­sión, la obesidad y el ta­ba­quis­mo. Estas pue­den con­di­cio­nar o agra­var la si­tua­ción clí­ni­ca.

Sue­len dar­se en pa­cien­tes que se en­cuen­tran hos­pi­ta­li­za­dos va­rios días, en te­ra­pia in­ten­si­va o en casa y no tie­nen su­fi­cien­te mo­vi­mien­to”.

Gra­ve­dad

Zúñiga aña­dió que es­te es un pro­ble­ma gra­ve de sa­lud pa­ra el adul­to mayor que tie­ne que li­diar -ade­más- con in­con­ti­nen­cia uri­na­ria y la des­nu­tri­ción.

“Uno de los sín­to­mas más im­por­tan­tes de ul­ce­ra­ción en la piel o da­ño por pre­sión es el dolor en el si­tio afec­ta­do, que pue­de ser desde le­ve has­ta muy in­ten­so. De­ben ser asea­dos ca­da 24 horas, la­ván­do­les la piel con agua ti­bia. De­be se­cár­se­les sin mu­cha fric­ción”, con­clu­yó.

El mé­di­co tra­tan­te de­be­rá re­vi­sar la die­ta del en­fer­mo, es­to pa­ra que ten­ga los nu­trien­tes ade­cua­dos pa­ra su evo­lu­ción.

* Con in­for­ma­ción de EFE, agen­cia in­ter­na­cio­nal de no­ti­cias.

FO­TO WWW.PXHERE.COM/Q’HU­BO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.