Cuan­do mi­rar en se­cre­to ex­ci­ta

Q'Hubo Manizales - - Zona Caliente - Qhu­bo­ma­ni­za­[email protected]

Al he­cho de ob­te­ner sa­tis­fac­ción se­xual, si se ob­ser­va per­so­nas des­nu­das, en ro­pa in­te­rior o rea­li­zan­do ac­tos se­xua­les, se le lla­ma vo­ye­ris­mo. Se­gún los ex­per­tos, so­lo se consigue esa ex­ci­ta­ción si el otro no es cons­cien­te de es­tar sien­do ob­ser­va­do.

Al­gu­nos pro­fe­sio­na­les lo ta­chan co­mo una fan­ta­sía; otros lo ca­li­fi­can de pa­ra­fi­lia. Es­to lle­ga a ser per­ju­di­cial, al pun­to de ver­se co­mo tras­torno men­tal, cuan­do in­ter­vie­ne e im­pi­de la eje­cu­ción de

las ta­reas dia­rias de una per­so­na. Cuan­do lle­va a al­guien a la an­gus­tia y a la an­sie­dad. No se sabe a cien­cia cier­ta qué lo cau­sa.

Te­ra­pia

A Sa­lo­món**, su pa­dre lo vio mas­tur­bán­do­se al pie de la ven­ta­na de un ba­ño. El chi­co, que lle­ga­ba a los 18 años, es­ta­ba ex­ci­ta­do por­que veía a la es­po­sa de un tío su­yo des­nu­da bajo la du­cha. Cuan­do fue sor­pren­di­do sa­lió a co­rrer y se per­dió todo el día. Es­to se con­vir­tió en un pro­ble­ma fa­mi­liar.

Al re­gre­sar, su pa­dre lo re­pren­dió. Cuan­do fue día há­bil lo lle­vó al psi­có­lo­go y, a es­te pro­fe­sio­nal, el mu­cha­cho le con­tó que no era la pri­me­ra vez que lo ha­cía. El es­pe­cia­lis­ta de­ter­mi­nó un tra­ta­mien­to que in­clu­yó te­ra­pias y ejer­ci­cios per­so­na­les, lo que se ex­ten­dió por dos años. Otros pa­cien­tes se tra­tan con an­ti­de­pre­si­vos.

* Con in­for­ma­ción de www. en­fe­me­nino.com ** El nom­bre del pro­ta­go­nis­ta de la his­to­ria fue al­te­ra­do por so­li­ci­tud de la fuen­te.

FO­TOS WWW.PXHERE.COM/Q’HU­BO

El vo­ye­ris­ta ob­tie­ne pla­cer de mi­rar a otros te­nien­do se­xo. La in­tru­sión a la in­ti­mi­dad del otro, es lo que les pro­du­ce la sen­sa­ción. Fran­cia, en su Có­di­go Pe­nal, san­cio­na con un año de cár­cel y 45 mil eu­ros el he­cho de aten­tar de for­ma vo­lun­ta­ria con­tra la in­ti­mi­dad de cual­quier per­so­na. En Co­lom­bia, se cas­ti­ga el ex­hi­bi­cio­nis­mo y otros de­li­tos se­xua­les.

Quien desa­rro­lla la ten­den­cia vo­ye­ris­ta se ex­ci­ta vien­do e ima­gi­nan­do a otro des­nu­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.