CON­TAC­TO EN FA­CE­BOOK LE ARRUI­NÓ LA VI­DA

Q'Hubo Manizales - - Judiciales - Qhu­bo­ma­ni­za­[email protected]

La co­no­ció por Fa­ce­book, la con­tac­tó, lo­gró una ci­ta con ella y la ma­no­seó. Es­to hi­zo Juan Da­vid Re­yes Re­yes con una me­nor de edad. No so­lo hi­zo eso, tam­bién le su­mi­nis­tró es­tu­pe­fa­cien­tes. Por esos de­li­tos, el Juz­ga­do Pe­nal del Circuito de Rio­su­cio lo sen­ten­ció a 10 años de pri­sión.

To­do em­pe­zó en 2016, cuan­do víc­ti­ma y vic­ti­ma­rio se ha­bla­ron por di­cha red so­cial. Re­yes Re­yes se ga­nó la con­fian­za de la me­nor y en­ta­bla­ron una amistad, que con el pa­so de los días fa­ci­li­tó el co­no­ci­mien­to so­bre de­ta­lles de la vi­da per­so­nal de am­bos, has­ta con­cer­tar va­rios en­cuen­tros per­so­na­les.

En uno de ellos el hoy con­de­na­do co­men­zó a ofre­cer­le ma­rihua­na y pe­gan­te in­dus­trial, que la jo­ven­ci­ta in­ha­ló con fre­cuen­cia.

El 29 de ju­lio de ese año, la me­nor lle­gó de su jor­na­da aca­dé­mi­ca, se cam­bió el uni­for­me y sa­lió de la ca­sa con el pro­pó­si­to de in­ha­lar sa­col, pe­ro al re­gre­sar ya pa­sa­das las 8:00 de la no­che fue abor­da­da por Re­yes Re­yes, quien la in­vi­tó a su­bir­se a su mo­to­ci­cle­ta, la lle­vó a lu­gar bos­co­so cer­cano a Si­pi­rra, la des­vis­tió con el pro­pó­si­to de ac­ce­der­la car­nal­men­te, pe­ro ella se re­sis­tió.

Lo­gró aca­ri­ciar­la en sus par­tes ín­ti­mas has­ta que la ma­má de la me­nor lle­gó y la res­ca­tó. El 23 de no­viem­bre de ese año lo lle­va­ron a au­dien­cia y no acep­tó car­gos. Le die­ron me­di­da de aseguramie­nto pre­ven­ti­va en la cár­cel. En un mo­men­to del proceso, el acu­sa­do in­ter­pu­so ac­ción de ha­beas cor­pus, que se la ne­gó un juz­ga­do. El ca­so se sus­pen­dió va­rias ve­ces, has­ta que el su­je­to lo­gró la li­ber­tad por ven­ci­mien­to de tér­mi­nos.

Fi­nal­men­te pu­do con­ti­nuar es­te año, tras más apla­za­mien­tos. El jui­cio fue en­tre agos­to y oc­tu­bre. Cul­mi­nó con sen­ti­do de fa­llo con­de­na­to­ria pa­ra Re­yes Re­yes, de 23 años, na­tu­ral de Rio­su­cio y de­di­ca­do a ofi­cios va­rios

Cui­da­do

En audiencias, la ma­má de la víc­ti­ma ex­pli­có que ese día la bus­có por­que no es­ta­ba en la ca­sa y le di­je­ron que la ha­bían vis­to en una mo­to ro­ja, que lue­go en­con­tró par­quea­da al la­do de un po­tre­ro.

Se in­ter­nó, se en­con­tró a Juan Da­vid y es­te le res­pon­dió que no sabía de su hi­ja. Se aden­tró en la zo­na y la en­con­tró “co­mo ida y boba, se­mi­des­nu­da”. El ti­po apro­ve­chó y se vo­ló.

A la me­nor, de 11 años, la lle­va­ron al hos­pi­tal, don­de con­fir­ma­ron que es­ta­ba ba­jo los efec­tos de alu­ci­nó­ge­nos. La jo­ven ma­ni­fes­tó que ese mu­cha­cho la es­pe­ra­ba a la sa­li­da del co­le­gio y le en­tre­ga­ba ma­rihua­na y sa­col, pues le de­cía que eso “le ayudaría a sen­tir­se bien y a so­lu­cio­nar sus pro­ble­mas”.

Ade­más, que pri­me­ro era gratis, pe­ro des­pués le de­cía que pa­ra dar­le do­sis te­nía que es­tar con él. Ella no ac­ce­dió, pe­ro sí afir­mó que una vez la lle­vó a su ca­sa y la to­có. En el po­tre­ro le exi­gió es­tar jun­tos pa­ra dar­le más dro­gas.

Juan Da­vid Re­yes Re­yes. Se reac­ti­vó la or­den de cap­tu­ra.

La víc­ti­ma ter­mi­nó in­ter­na­da 16 me­ses en la Fun­da­ción Ne­má­ti­ca. Se­gún la fa­mi­lia, se vol­vió de­pre­si­va, pien­sa mu­cho, di­ce no adap­tar­se a ese me­dio don­de su­ce­dió to­do, por­que in­me­dia­ta­men­te lo recuerda.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.