De los tri­bu­na­les a los es­ce­na­rios

Q'Hubo Manizales - - Así Pasó - Qhu­bo­ma­ni­za­[email protected]­pa­tria.com

La his­to­ria de Am­pa­ro la co­no­ce­rá hoy a las 5:00 p.m., en el au­di­to­rio del Pa­la­cio de Jus­ti­cia Fanny Gon­zá­lez. No se tra­ta de una au­dien­cia, sino de una obra de tea­tro dramatizad­a por miem­bros de la Ra­ma Ju­di­cial, que in­clu­ye ma­gis­tra­dos, jue­ces y per­so­nal de juz­ga­dos ad­mi­nis­tra­ti­vos, pe­na­les y de fa­mi­lia.

Es­ta dra­ma­tur­gia fue con­ce­bi­da por Al­berth Ju­lián Lar­go Ace­ve­do, abo­ga­do del Tri­bu­nal Su­pe­rior, quién se ba­só en tes­ti­mo­nios de ca­sos que co­no­ce pa­ra crear­la. Carlos Al­ber­to Bu­ri­ti­cá Agui­rre, di­rec­tor de la obra, in­di­có que la pues­ta en es­ce­na fue mon­ta­da con el gru­po de la Co­mi­sión de Gé­ne­ro de la Ra­ma Ju­di­cial, con mo­ti­vo de la con­me­mo­ra­ción del Día In­ter­na­cio­nal de la No Vio­len­cia con­tra la Mu­jer.

“Des­de ha­ce tres me­ses tra­ba­ja­mos en el mon­ta­je, la com­pren­sión de la his­to­ria, la crea­ción del per­so­na­je, la es­ce­no­gra­fía y el ves­tua­rio. Am­pa­ro es mal­tra­ta­da por su es­po­so y, en me­dio de esa an­gus­tia y ago­ta­mien­to por ese mal­tra­to de tan­tos años, bus­ca re­fu­gio en la ins­ti­tu­cio­na­li­dad ju­di­cial pa­ra sa­lir de eso. Sin em­bar­go, se en­cuen­tra con que el mis­mo sis­te­ma tam­bién la gol­pea y la opri­me”, ex­pre­só Bu­ri­ti­cá Agui­rre.

Re­fle­xión.

Se­gún el di­rec­tor, la obra mues­tra la reali­dad que hay de­trás del Sis­te­ma Ju­di­cial. Es de­cir, un sis­te­ma que ato­si­ga a los juz­ga­dos, a las co­mi­sa­rías de tra­ba­jo y a los fun­cio­na­rios de tan­tos ca­sos, que se ol­vi­dan de las per­so­nas y de sus su­fri­mien­tos pre­ten­dien­do sa­lir rá­pi­do del pro­ce­so con tal de desato­rar el sis­te­ma.

“Tam­bién es una cons­truc­ción crí­ti­ca fren­te a la for­ma en có­mo la Ra­ma Ju­di­cial, de cier­to mo­do,

Carlos Al­ber­to Bu­ri­ti­cá Agui­rre, di­rec­tor de la obra, pu­le el le­tre­ro de una co­mi­sa­ría, uno de los tres lu­ga­res en los que se desa­rro­lla la his­to­ria.

pier­de hu­ma­ni­dad en el ma­ne­jo de los ca­sos con las mu­je­res y ter­mi­na mal­tra­tán­do­las por así de­cir­lo, pues en la obra ve­mos có­mo cuan­do Am­pa­ro lle­ga a bus­car una so­lu­ción se en­cuen­tra con ex­pre­sio­nes

co­mo ¿otro ca­so de es­tos?, eso pa­sa mu­cho, no se de­je pe­gar”.

Lo an­te­rior su­ce­de, se­gún Bu­ri­ti­cá Agui­rre, por­que el mis­mo sis­te­ma nor­ma­li­za esas si­tua­cio­nes. La obra se con­vier­te en un

es­pa­cio pa­ra fo­men­tar ese diá­lo­go crí­ti­co cons­truc­ti­vo fren­te a lo que pa­sa.

Aña­dió que lo que bus­can con la pues­ta en es­ce­na es in­vi­tar a re­fle­xio­nar acer­ca de có­mo esos pro­ce­sos co­ti­dia­nos par­ten de una te­rri­ble reali­dad.

FO­TO | DA­RÍO AUGUSTO CARDONA | Q’HU­BO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.