Cuan­do in­mo­vi­li­zar ex­ci­ta

Q'Hubo Manizales - - ZONA CALIENTE - qhu­bo­ma­ni­za­[email protected]­pa­tria.com * Con in­for­ma­ción de www.ideas­quea­yu­dan.com y www.the­la­bel.cl

Si a us­ted le gus­tó la se­rie de cin­tas Cin­cuen­ta Som­bras de Grey por la for­ma en que Ch­ris­tian ata­ba a Anastasia, es­te ar­tícu­lo tam­bién le pue­de in­tere­sar. Hoy en Q’HU­BO se abor­da­rá el bon­da­ge, una de las téc­ni­cas eró­ti­cas con la que es­tos dos per­so­na­jes die­ron de qué ha­blar en el ci­ne.

El bon­da­ge ha­ce re­fe­ren­cia a in­mo­vi­li­zar a una per­so­na to­tal o par­cial­men­te con la ayu­da de cuer­das, cin­tas y otros ele­men­tos -es­pe­cial­men­te de al­go­dón o cue­ro-, es­to pa­ra no las­ti­mar a quien es­ta sien­do so­me­ti­do. En es­te jue­go de ro­les siem­pre hay un amo y un su­mi­so.

Los ex­per­tos en se­xua­li­dad re­co­mien­dan la prác­ti­ca del bon­da­ge so­lo si el otro da su con­sen­ti­mien­to, es­to pa­ra que es­té en ple­na dis­po­si­ción del jue­go eró­ti­co. Am­bos de­ben pac­tar una pa­la­bra o mo­vi­mien­to

Con el bon­da­ge, se re­co­mien­da cam­biar de po­si­cio­nes cons­tan­te­men­te, es­to tam­bién pa­ra agi­li­zar el en­cuen­tro.

cla­ve que le de cuen­ta al amo de que de­be de­te­ner­se.

Ries­gos

El bon­da­ge tam­bién tie­ne sus ries­gos, por eso va­le se­guir al­gu­nas recomendac­iones pa­ra evi­tar inconvenie­ntes. Hay que preo­cu­par­se por la se­gu­ri­dad pro­pia y la del otro, tan­to en lo fí­si­co co­mo en lo emo­cio­nal. El pla­cer es una op­ción, no de­be las­ti­mar­se a na­die.

Evi­te las ata­du­ras bas­tan­te apre­ta­das, es­to pa­ra que no se obs­tru­ya la cir­cu­la­ción del su­mi­so. Al­gu­nos es­pe­cia­lis­tas en la ma­te­ria

re­co­mien­dan evi­tar los en­la­ces en el cue­llo, pues un mo­vi­mien­to brus­co po­dría aca­bar muy mal; tam­po­co de­be­rían uti­li­zar­se sus­pen­sio­nes.

Sin con­fun­dir

No de­be con­fun­dir­se con el sa­do­ma­so­quis­mo. Se­gún Na­ta­lia Guerrero, psi­co­te­ra­peu­ta se­xual de la Clí­ni­ca de Me­di­cal Sex Cen­ter, son ten­den­cias ami­gas, pe­ro se di­fe­ren­cian: “El bon­da­ge tie­ne que ver con la in­mo­vi­li­za­ción, el pla­cer con in­mo­vi­li­zar o ser in­mo­vi­li­za­do y el sa­do­ma­so­quis­mo es un ti­po de se­xua­li­dad al­ter­na­ti­va que tie­ne que ver con dar y re­ci­bir do­lor”, co­men­tó.

FO­TOS WWW.PX­HE­RE.COM/Q’HU­BO

Los ele­men­tos me­tá­li­cos, a la ho­ra del bon­da­ge, tam­po­co son muy re­co­men­da­dos. Se­gún su ubi­ca­ción y la fuer­za ejer­ci­da po­dría las­ti­mar­se a quien lo lle­va pues­to.

Evi­te las ata­du­ras con ca­bu­yas o ele­men­tos tos­cos que pue­dan las­ti­mar a la pa­re­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.