A PINK LO ANI­MA­RON PA­RA QUE MA­TA­RA A NANO

Q'Hubo Manizales - - JUDICIALES - qhu­bo­ma­ni­za­[email protected]­pa­tria.com

Cristian Ca­mi­lo Du­que Ga­leano, de 19 años, pa­sa­rá los si­guien­tes nue­ve años de su vi­da en la cár­cel, to­do por una pug­na con otro hom­bre y por­que sus ami­gos “le die­ron co­ba” pa­ra que co­me­tie­ra el ho­mi­ci­dio.

El jo­ven acep­tó des­de la impu­tación de car­gos que ase­si­nó a Luis Adrián He­rre­ra Me­sa, de 32 años, por mo­ti­vos in­jus­ti­fi­ca­dos. Los car­gos en su con­tra eran más gra­ves, pe­ro por asu­mir su res­pon­sa­bi­li­dad lo­gró una re­ba­ja con­si­de­ra­ble.

Los he­chos ocu­rrie­ron en la ca­rre­ra 36 con ca­lle 64, del

ba­rrio Fá­ti­ma (Sec­tor Ken­nedy), de Ma­ni­za­les, el 8 de di­ciem­bre pa­sa­do, cuan­do la víc­ti­ma de­par­tía con su fa­mi­lia con mo­ti­vo de la No­che de las Ve­li­tas.

Los he­chos

Pink, co­mo es co­no­ci­do el ase­sino, pa­só pri­me­ro por el lu­gar. Se­gún la in­ves­ti­ga­ción, hu­bo un cru­ce de pa­la­bras. Al pa­re­cer, te­nían una dispu­ta sin sal­dar por una pa­sa­da re­la­ción sen­ti­men­tal con una mis­ma mu­jer.

Du­que Ga­leano si­guió su ca­mino y se en­con­tró con unos ami­gos, al pa­re­cer, re­la­cio­na­dos con ven­ta de es­tu­pe­fa­cien­tes, quie­nes lo ani­ma­ron pa­ra que se des­hi­cie­ra de su enemi­go. Ade­más, pro­me­tie­ron res­pal­dar­lo.

Lo azu­za­ron a tal pun­to que alias Pink bus­có un ar­ma de fue­go y vol­vió don­de se desa­rro­lla­ba el en­cuen­tro fa­mi­liar. Es­ta vez no hu­bo pa­la­bras. Sim­ple­men­te des­en­fun­dó una pis­to­la y le dis­pa­ró en dos oca­sio­nes a Nano, co­mo era co­no­ci­do el hoy oc­ci­so.

El ata­que

Una ba­la le pe­ne­tró en el tó­rax, afec­tó ór­ga­nos vi­ta­les y cau­só su de­ce­so. En­tre­tan­to, un ami­go de Pink, co­no­ci­do co­mo Ga­rra, dis­pa­ró a una ma­yor dis­tan­cia con el ob­je­ti­vo de apo­yar el ata­que, pe­ro le sa­lió mal el res­pal­do por­que un pro­yec­til hi­rió a uno de sus pro­pios com­pa­ñe­ros, iden­ti­fi­ca­do co­mo Jhon Ale­xán­der Díaz Gi­ral­do, de 25 años.

Hu­bo una tes­ti­go que pre­sen­ció de cer­ca to­do, ya que acom­pa­ña­ba a Nano en el mo­men­to de los dis­pa­ros. Des­de la pri­me­ra en­tre­vis­ta re­co­no­ció a Pink y tam­bién re­la­cio­nó a alias Ga­rra con el ata­que.

Si­guen in­ves­ti­gan­do

Ayer, en la au­dien­cia don­de se dic­tó sen­ten­cia, el Juz­ga­do Quin­to Pe­nal del Cir­cui­to or­de­nó en­viar co­pias del pro­ce­so a la Fis­ca­lía pa­ra que con­ti­núe la in­ves­ti­ga­ción en ca­so de que ha­ya más in­vo­lu­cra­dos en el ho­mi­ci­dio.

Fi­na­li­za­ba la di­li­gen­cia que­da­ron en la sa­la los fa­mi­lia­res de la víc­ti­ma. La ma­má del fa­lle­ci­do tris­te por su au­sen­cia, mien­tras que la ma­dre del ver­du­go so­lo pu­do des­pe­dir­lo con una ben­di­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.