Les fal­ta el ai­re y se ex­ci­tan

Q'Hubo Manizales - - ZONA CALIENTE - Qhu­bo­ma­ni­za­[email protected]­pa­tria.com

La hi­po­xi­fi­lia o as­fi­xia eró­ti­ca consiste en pro­vo­car la dis­mi­nu­ción de la res­pi­ra­ción pro­pia o de la pa­re­ja du­ran­te el se­xo, es­to pa­ra al­can­zar un éx­ta­sis su­pe­rior du­ran­te el or­gas­mo. Los mé­di­cos no la re­co­mien­dan, da­da su pe­li­gro­si­dad.

Se cuen­tan nu­me­ro­sos ca­sos de de­ce­sos por la prác­ti­ca (ver re­cua­dro So­na­dos).

Pa­ra la se­mi­es­tran­cu­la­ción sue­len uti­li­zar­se, en­tre otros, cor­ba­tas, co­rreas, car­ga­de­ras, cor­do­nes, la­zos, elementos plás­ti­cos y de lá­tex. Las ma­nos y al­gu­nas par­tes del cuer­po tam­bién se em­plean pa­ra de­te­ner mo­men­tá­nea­men­te el pa­so del ai­re. Es­tos, por pre­sión y de­ten­ción del flui­do san­guí­neo, pue­den oca­sio­nar sui­ci­dios o ase­si­na­tos in­vo­lun­ta­rios.

El bio­quí­mi­co y es­cri­tor cien­tí­fi­co Pe­re Es­tu­pin­yá apun­ta en su li­bro La Cien­cia del Se­xo que la fal­ta de oxí­geno en la cor­te­za ce­re­bral

Se cree que el 90% de muer­tes por es­ta cau­sa son mas­cu­li­nas, el 10%, fe­me­ni­nas.

tam­bién ge­ne­ra pér­di­da de lu­ci­dez y alu­ci­na­cio­nes, que po­drían emu­lar la ac­ción de al­gu­nas dro­gas y au­men­tar la sen­sa­ción de pla­cer.

La as­fi­xia eró­ti­ca no es nue­va. Al­gu­nas lec­tu­ras apun­tan a que se lle­va a ca­bo des­de ha­ce va­rios si­glos. Los es­qui­ma­les y al­gu­nos pue­blos asiá­ti­cos, al pa­re­cer, los pri­me­ros en prac­ti­car­la con elementos rús­ti­cos. Es­tá do­cu­men­ta­da des­de el año 1600.

En ci­fras

A los paí­ses les re­sul­ta di­fí­cil do­cu­men­tar los ca­sos de as­fi­xia eró­ti­ca, pues es una con­duc­ta que -co­mo sue­le re­cri­mi­nar­se- sue­le lle­var­se a ca­bo en pri­va­do. Se di­ce que es­tá muy li­ga­da a la mas­tur­ba­ción tan­to de hom­bres co­mo de mu­je­res.

Es­ta­dos Uni­dos, por ejem­plo, ha si­do muy jui­cio­so en con­sig­nar los da­tos que tie­nen qué ver con prác­ti­cas con­si­de­ra­das anor­ma­les en la in­ti­mi­dad. Allí mue­ren -anual­men­te- en­tre 500 y mil per­so­nas por su­ce­sos re­la­cio­na­dos con la as­fi­xia, la elec­tro­cu­ción

Iván Heyn: El ar­gen­tino, que ope­ra­ba co­mo sub­se­cre­ta­rio de Co­mer­cio Ex­te­rior, fa­lle­ció a los 34 años de edad. Se le en­con­tró sin vi­da en un ho­tel de Mon­te­vi­deo (Uru­guay), el 30 de di­ciem­bre de 2011. Aun­que se di­ce que fue por hi­po­xi­fi­lia, otros ale­gan que hay más elementos pa­ra de­cir que fue un ac­ci­den­te se­xual. y has­ta por san­gra­dos pro­fu­sos tras la in­ser­ción de ob­je­tos en los ge­ni­ta­les.

* Con in­for­ma­ción de www. xa­ta­ka­cien­cia.com y www. uni­vi­sion.com

FO­TO WWW.ACTUALMX.COM/Q’HU­BO

La Aso­cia­ción Es­ta­dou­ni­den­se de Psi­quia­tría la con­si­de­ra una pa­ra­fi­lia (pa­trón de com­por­ta­mien­to se­xual)

FO­TO WWW.PXHERE.COM/Q’HU­BO

El plás­ti­co, un ele­men­to co­mún y aliado de los se­gui­do­res de la hi­po­xi­fi­lia. Ten­ga cui­da­do, po­dría aca­bar con su vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.