RA­CHA DE ME­NO­RES MUER­TOS

Tres me­no­res muer­tos es el ba­lan­ce ne­ga­ti­vo de los pri­me­ros días del año en Cal­das. Uno se aho­gó en el río Cau­ca, otro en Chin­chi­ná y el ter­ce­ro fa­lle­ció ju­gan­do fút­bol en Agua­das.

Q'Hubo Manizales - - PORTADA - FO­TOS COR­TE­SÍA/Q’HU­BO

Mai­col Ex­ti­ven Ríos Du­rán so­lo te­nía que ca­mi­nar unas 16 cua­dras pa­ra lle­gar a tiem­po a la ca­sa don­de vi­vía con su ma­má, Blan­ca Du­rán, pe­ro inex­pli­ca­ble­men­te nun­ca lle­gó. Sie­te días des­pués de su des­apa­ri­ción fue ha­lla­do flo­tan­do en el río Cau­ca, en ju­ris­dic­ción de Nei­ra.

El ado­les­cen­te de­jó huér­fa­na a su be­bé de tan so­lo tres me­ses de na­ci­da. Des­apa­re­ció el 25 de di­ciem­bre, en Pe­rei­ra (Ri­sa­ral­da), en­tre el ba­rrio Ga­lán y Co­li­nas del Triun­fo. El 1º de enero lo avis­ta­ron en el río a unos 72 ki­ló­me­tros del lu­gar en que fue vis­to por úl­ti­ma vez.

Su ma­má co­men­tó que el mis­mo día en que lo en­con­tra­ron le in­for­ma­ron, por­que te­nía re­por­te an­te la Fis­ca­lía por des­apa­ri­ción. De in­me­dia­to via­jó a Ma­ni­za­les y reali­zó su re­co­no­ci­mien­to.

Sin em­bar­go, en los pro­to­co­los de Me­di­ci­na Le­gal se re­quie­re una iden­ti­fi­ca­ción plena y co­mo el ca­dá­ver no te­nía hue­llas dac­ti­la­res a Blan­ca le to­ma­ron una mues­tra de san­gre pa­ra ha­cer un co­te­jo de ADN.

Le in­di­ca­ron que la en­tre­ga del cuer­po se de­mo­ra­ría más tiem­po. Ella con­ti­núa en la ca­pi­tal de Cal­das ges­tio­nan­do la de­vo­lu­ción del ca­dá­ver pa­ra lle­var­lo a Pe­rei­ra y dar­le cris­tia­na se­pul­tu­ra.

Era muy jo­ven

Con­tó que su hi­jo es­ta­ba en oc­ta­vo gra­do de ba­chi­lle­ra­to en el Co­le­gio Al­fre­do Gar­cía de la ca­pi­tal de Ri­sa­ral­da. Era un jo­ven al­to y atlético, de 1,80 me­tros. Qui­zás por eso se pen­só que el aho­ga­do era un adul­to.

Así mis­mo, se es­pe­cu­ló que un re­sor­te que te­nía en el to­bi­llo po­dría tra­tar­se de un dis­po­si­ti­vo elec­tró­ni­co, pe­ro en reali­dad se tra­ta­ba del re­sor­te del pan­ta­lón de su­da­de­ra que lle­va­ba y que fue lo úni­co que le que­dó pues­to de la ro­pa que te­nía el 25 de di­ciem­bre.

Blan­ca ma­ni­fes­tó que su hi­jo era una per­so­na muy obe­dien­te, que si ella le de­cía a qué ho­ra de­bía lle­gar a ca­sa él siem­pre cum­plía.

Por eso no lo­gra ima­gi­nar­se qué pu­do ha­ber pa­sa­do, pues re­sul­ta iló­gi­co que apa­re­cie­ra aho­ga­do, cuan­do iba pa­ra su ca­sa lue­go de ver a su be­bé, por una de las ca­lles de Pe­rei­ra.

Mai­col Ex­ti­ven Ríos Du­rán fue ha­lla­do en el río Cau­ca, ju­ris­dic­ción de Nei­ra.

El me­nor fa­lle­ci­do en Chin­chi­ná se aho­gó en la re­pre­sa Cam­poa­le­gre.

FO­TO SU­MI­NIS­TRA­DA Y AU­TO­RI­ZA­DA POR LA MA­MÁ/Q’HU­BO

Mai­col Ex­ti­ven Ríos Du­rán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.