“Me ex­tra­ña el si­len­cio del On­ce Cal­das”

Q'Hubo Manizales - - ESTAMOS DE FERIA - DEPORTES - de­por­tes.qhu­[email protected]­pa­tria.com

AJuan Carlos He­nao le dio tan du­ro la sa­li­da del On­ce Cal­das que no sa­be si se­gui­rá en el fút­bol. Y lo ex­pli­ca así por­que el Club no le ha da­do las ra­zo­nes pa­ra su sa­li­da, lo que tam­bién con­si­de­ra co­mo un irres­pe­to.

El vier­nes, lue­go de los exá­me­nes mé­di­cos, an­tes de em­pe­zar los en­tre­na­mien­tos, lo lla­ma­ron y le en­tre­ga­ron la car­ta en la que le co­mu­ni­ca­ron su no con­ti­nui­dad co­mo en­tre­na­dor de por­te­ros.

Su de­sen­can­to fue to­tal. Na­die le dio las ra­zo­nes pa­ra la sa­li­da, más allá del ofi­cio que le en­tre­ga­ron, lo que tam­bién con­si­de­ra co­mo una for­ma inade­cua­da e irres­pe­tuo­sa.

¿Qué opi­na de su sa­li­da del On­ce Cal­das?

Es­toy sor­pren­di­do, no lo es­pe­ra­ba. Siem­pre tra­ba­jé de la me­jor ma­ne­ra, con mu­cha pa­sión, to­dos lo sa­ben; con ho­nes­ti­dad y trans­pa­ren­cia, apor­tan­do no so­lo con los por­te­ros, sino con los de­más mu­cha­chos. Es­toy tran­qui­lo, pe­ro sor­pren­di­do y tris­te.

¿Qué le ar­gu­men­tó el Club más allá del ofi­cio que le en­tre­ga­ron?

Eso es lo que más pen­sa­ti­vo me tie­ne, por­que no me die­ron nin­gún ti­po de ex­pli­ca­ción o ar­gu­men­tos de lo que pa­só. Neis Nie­to, ge­ren­te de­por­ti­vo, me en­tre­gó la car­ta y me di­jo que era una de­ci­sión de la Jun­ta Di­rec­ti­va y creo que es una de­ci­sión de más gen­te. Has­ta el mo­men­to na­die me ha di­cho na­da.

¿Al­can­zó a em­pe­zar la­bo­res o có­mo su­ce­dió to­do?

No, lle­ga­mos a los exá­me­nes mé­di­cos y en las ho­ras de la tar­de, cuan­do em­pe­zá­ba­mos los en­tre­na­mien­tos, me lla­mó el ge­ren­te y me no­ti­fi­có.

¿In­tu­yó el úl­ti­mo mes que po­día pa­sar al­go así?

Se ha­bían es­cu­cha­do mu­chos co­men­ta­rios, pe­ro pen­sé que eran chis­mes. No hay una ra­zón jus­ta pa­ra sa­lir del Club. No tu­ve ac­tos con­tra la dis­ci­pli­na, eso lo pue­den co­rro­bo­rar con cual­quie­ra; siem­pre lle­gué tem­prano a los en­tre­na­mien­tos y la­bo­ré de la me­jor ma­ne­ra, pla­ni­fi­can­do. De he­cho, fue com­pli­ca­do por de­jar el cam­po y em­pe­zar a en­tre­nar, pe­ro se hi­zo una muy bue­na la­bor con Jo­sé Fer­nan­do Cua­dra­do, que fue el me­jor ju­ga­dor del equi­po en la tem­po­ra­da y fue a la Se­lec­ción Co­lom­bia, pe­lean­do la op­ción de ir al Mun­dial con Da­vid Gon­zá­lez y Lean­dro Cas­te­lla­nos.

¿Ha­bló al fi­nal de la tem­po­ra­da con Hu­bert Bod­hert, su je­fe in­me­dia­to en el Club?

Siem­pre se ha­ce la reunión fi

nal pa­ra mi­rar el ba­lan­ce de los ju­ga­do­res, lo bueno y lo ma­lo, pa­ra me­jo­rar, y sa­li­mos a va­ca­cio­nes. No vol­ví a ha­blar con él has­ta el 2 de enero, cuan­do en­tra­mos a la­bo­rar y pa­só to­do. Nun­ca me di­jo na­da y eso me ex­tra­ña por­que tam­po­co me ex­pli­có na­da y me­nos una voz de alien­to.

¿Hu­bo al­gún re­pro­che o de­ta­lle a lo lar­go de es­te tiem­po en la re­la­ción con el téc­ni­co?

Pa­ra na­da, siem­pre se ha­bló de la par­te aca­dé­mi­ca, pe­ro se po­día ma­ne­jar, in­clu­so te­nía op­cio­nes pa­ra es­te año, él lo sa­bía. En lo de­más, to­do es­tu­vo bien, Ge­rar­do Or­tiz y Ser­gio Ro­mán es­tu­vie­ron bien. Pue­den mi­rar la es­ta­dís­ti­cas.

¿Hu­bo per­so­nas ex­ter­nas que in­flu­ye­ron pa­ra su sa­li­da del Club?

No sé, eso ya les que­da a ellos. No sé que pa­sa­ría, es­toy sor­pren­di­do, pe­ro con la con­cien­cia tran­qui­la y no sé si ellos la ten­drán.

Hay ru­mo­res so­bre su sa­li­da, di­cen que us­ted fue in­dis­ci­pli­na­do ¿Qué opi­na?

Pa­ra na­da, lo pue­den co­rro­bo­rar con téc­ni­cos, di­rec­ti­vos y ju­ga­do­res. Si fue­ra así, es­ta­ría tran­qui­lo y ha­bría en­ten­di­do que me la es­ta­ban co­bran­do, pe­ro en nin­gún mo­men­to fui in­dis­ci­pli­na­do.

¿Cree que hi­zo un buen tra­ba­jo y era com­pe­ten­te pa­ra el car­go?

Fue muy bueno. Cuan­do em­pe­cé con Jo­sé Fer­nan­do Cua­dra­do me ex­pre­sa­ba su sa­tis­fac­ción por lo que se ha­cía. Des­pués con Ge­rar­do Or­tiz. Y con Ser­gio ve­nía la­bo­ran­do ha­ce ra­to. Si hay co­men­ta­rios del tra­ba­jo uno los acep­ta y los co­rri­ge, pe­ro siem­pre hu­bo un tra­ba­jo en equi­po.

¿De dón­de sa­ca­ba el tra­ba­jo que se ha­cía en los en­tre­na­mien­tos?

Con mi ex­pe­rien­cia co­mo ju­ga­dor, ten­go mu­chos tra­ba­jos pa­ra desa­rro­llar­los. Tam­bién tu­ve ase­so­ría de en­tre­na­do­res na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les, co­mo Ós­car Re­zano, que tra­ba­jó con­mi­go en el Ma­ra­cai­bo y aho­ra es­tá en México. In­clu­so me in­vi­tó a México pa­ra com­par­tir con gen­te de allá. Tam­bién, el pro­fe­sor Fran­cis­co Ma­tu­ra­na me dio mu­chas in­di­ca­cio­nes y me mos­tró el ca­mino. Pe­ro con lo que ha pa­sa­do ya ni sé si si­ga en el fút­bol.

¿Us­ted se rehu­só a al­gu­na ca­pa­ci­ta­ción aca­dé­mi­ca?

No, pa­ra na­da, cuan­do me re­ti­ré don Jai­me Pi­ne­da me di­jo que me pa­ga­ba el cur­so don­de qui­sie­ra y en es­tos días que el Club no anda en una bue­na si­tua­ción eco­nó­mi­ca la co­sa se di­la­tó y no se con­cre­tó. Siem­pre

es­tu­ve abier­to y dis­pues­to, ade­más no po­día de­jar el tra­ba­jo ti­ra­do. In­clu­so traer a al­guien pa­ra que me ayu­da­ra por­que las di­vi­sio­nes me­no­res es­tán muy so­las y a uno le que­da com­pli­ca­do.

En esos ru­mo­res, tam­bién se di­ce que el téc­ni­co Hu­bert Bod­hert sin­tió ce­los con us­ted por la aten­ción a dón­de iban.

Eso no lo sé, eso hay que pre­gun­tár­se­lo a él. El cariño y la ad­mi­ra­ción de la gen­te nun­ca va a cam­biar. Es nor­mal que lle­gue a al­gún la­do y el hin­cha bus­que la fo­to, in­clu­so, así no sea hin­cha del On­ce Cal­das, pues so­lo lo ha­cen por gra­ti­tud por lo que se hi­zo por el fút­bol co­lom­biano y por mi ca­rre­ra de­por­ti­va.

¿Có­mo fue su re­la­ción con la di­ri­gen­cia?

Bue­na, tan­to con don Jai­me Pi­ne­da co­mo con Tu­lio Cas­tri­llón. Es­toy ex­tra­ña­do por­que si iban a to­mar la de­ci­sión se de­bie­ron ha­ber acer­ca­do y de­cir­lo, creo que no ha­bía­mos te­ni­do nin­gún in­con­ve­nien­te. Me ex­tra­ña el si­len­cio, eso me tie­ne pen­sa­ti­vo, por­que no sé qué pa­só.

En las re­des so­cia­les coin­ci­den en que al­gún día te­nía que sa­lir, pe­ro no de es­ta ma­ne­ra ¿qué pien­sa?

Al­gún día te­nía que sa­lir, co­mo tam­bién lle­ga el mo­men­to de de­cir adiós. Co­mo di­ce el dis­co que so­nó el día de mi des­pe­di­da... ”To­do tie­ne su fi­nal”. La ver­dad sí, pe­ro no de es­ta ma­ne­ra.

¿Se va do­li­do?

Sí, muy do­li­do, muy tris­te, so­bre­to­do muy tris­te por­que no hay un mo­ti­vo jus­to pa­ra mi sa­li­da. Creo que íba­mos bien, íba­mos a se­guir cre­cien­do, pe­ro me que­do tran­qui­lo.

¿Qué le di­ce a ese afi­cio­na­do que tam­bién es­tá tris­te por su ida?

A ellos un Dios les pa­gue, mi cariño se­rá pa­ra siem­pre. Gra­cias por el cariño y el apo­yo. Lás­ti­ma ha­ber sa­li­do del equi­po del alma, pe­ro aquí es­ta­re­mos pa­ra lo que ne­ce­si­ten.

FO­TO FREDDY ARAN­GO/ Q’HU­BO

Juan Carlos He­nao, en su re­si­den­cia, des­pués de sa­lir del On­ce Cal­das.

FO­TO CORTESÍA/Q’HU­BO

Nai­ro Quin­ta­na, aho­ra con el Ar­kea fran­cés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.