Sa­ca­ron la cas­ta

Has­ta el ga­na­de­ro sa­lió en hom­bros ayer en la pla­za de toros de Ma­ni­za­les. El Cid, Ro­mán y Juan Se­bas­tián Hernández fue­ron ova­cio­na­dos.

Q'Hubo Manizales - - PORTADA - Qhu­bo­ma­ni­za­[email protected]­pa­tria.com

Lo que pa­só ayer en Ma­ni­za­les no lo pue­de ol­vi­dar nin­gún afi­cio­na­do tau­rino. To­do sa­lió bien y la gen­te sa­lió con­ten­ta al ver a los tres to­re­ros al­ter­nan­tes sa­lir en hom­bros, más el ga­na­de­ro, que ofre­ció un en­cie­rro de fo­to­gra­fía.

Los toros em­bis­tie­ron, tu­vie­ron fi­je­za, se die­ron a los tiempos de los to­re­ros, y es­tos úl­ti­mos apro­ve­cha­ron es­tas bue­nas con­di­cio­nes en la are­na pa­ra lu­cir­se, ¡y có­mo no!

Ayer fue la des­pe­di­da de El Cid, lue­go del de­sas­tre del año pa­sa­do. Y ayer la his­to­ria na­rra un cuen­to muy dis­tin­to. El Cid de­jó to­das las car­tas en la me­sa e hi­zo una co­rri­da fe­no­me­nal. La gen­te co­reó con ga­nas ¡to­re­ro, to­re­ro, to­re­ro! Él sin­tió el cariño que Ma­ni­za­les le ha da­do por años y cer­ti­fi­có que el pú­bli­co lo­cal es úni­co en el pla­ne­ta.

Fu­ror

Ro­mán pu­so uno de los pun­tos más al­tos de la tar­de, en el quin­to to­ro de la jornada. Lo dio to­do; fue un ani­mal po­ta­ble, que se de­jó to­rear, que hu­mi­lló e iba a los vue­los de la mu­le­ta con tal ale­gría que le dio pa­ra que fue­ra in­dul­ta­do. La ale­gría de Ro­mán en ese pun­to era in­creí­ble, di­bu­ja­da por una son­ri­sa que de­ja­ba ver lo que era una tar­de de ensueño pa­ra él.

Es­te jo­ven, que nun­ca ha­bía lo­gra­do sa­lir en hom­bros de la pla­za de Ma­ni­za­les, ayer lo hi­zo con mé­ri­tos y es­cri­bió un nue­vo ca­pí­tu­lo en su his­to­ria co­mo ma­ta­dor de toros.

Otro mo­men­to emo­ti­vo fue la al­ter­na­ti­va del jo­ven bo­ya­cen­se Juan Se­bas­tián Hernández, quien ayer, pa­sa­das las 4:00 p.m., de­jó de ser no­vi­lle­ro pa­ra con­ver­tir­se en to­re­ro. El Cid fue su pa­drino y Ro­mán el tes­ti­go de lo que fue una al­ter­na­ti­va lle­na de emo­ción. Hernández fue cer­te­ro y en su pri­me­ro lo­gró una ore­ja, lo mis­mo que en el quin­to. Una al­ter­na­ti­va so­ña­da pa­ra es­te es­tu­dian­te de Mer­ca­deo de la Uni­ver­si­dad de Ma­ni­za­les.

Lo de Juan Se­bas­tián es el ini­cio de lo que pue­de ser una ca­rre­ra muy prós­pe­ra si con­ser­va la ca­be­za fría y no abu­sa de fae­nas; por­que ayer mos­tró te­ner la ma­du­rez pa­ra en­fren­tar­se a un fu­tu­ro gran­de.

FO­TO/Q’HU­BO

FO­TOS FREDDY ARAN­GO/Q’HU­BO

El Cid se des­pi­dió de Ma­ni­za­les con mu­cha emo­ción.

Ro­mán to­reó con el alma y aca­ri­ció el triun­fo con tres ore­jas, dos del in­dul­to.

Juan Se­bas­tián Hernández de­mos­tró que tie­ne alma y ca­be­za pa­ra lle­gar le­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.