El día que lo eli­gie­ron

Una pe­rio­dis­ta ar­gen­ti­na que lle­va mu­chos años de­trás de Jor­ge Ber­go­glio re­cuer­da el mo­men­to en que el mun­do co­no­ció el nom­bre del pri­mer pa­pa la­ti­noa­me­ri­cano de la his­to­ria.

Semana (Colombia) - Especial - - La Visita Del Papa - POR ELISABETTA PI­QUÉ*

¿Ma­má, cuán­do vas a vol­ver a ju­gar con­mi­go?”, me pre­gun­ta­ba Juan Pablo, mi hi­jo de 7 años. Era el día an­tes de la elec­ción de Fran­cis­co. Ve­nía tra­ba­jan­do co­mo una lo­ca des­de el 11 de fe­bre­ro de 2013, día de la re­nun­cia de Be­ne­dic­to XVI al trono de Pe­dro, la pri­me­ra de un pon­tí­fi­ce en 600 años, que ha­bía de­ja­do al mun­do ató­ni­to.la re­nun­cia dio lu­gar al pri­mer cón­cla­ve de la his­to­ria mo­der­na de la Igle­sia ca­tó­li­ca con un pa­pa vi­vo. El rit­mo de tra­ba­jo se mul­ti­pli­có. Se ave­ci­na­ba un cón­cla­ve lleno de in­cóg­ni­tas, muy dis­tin­to al de 2005, tras la muer­te de Juan Pablo II, sin can­di­da­tos fuer­tes co­mo lo ha­bía si­do en­ton­ces Jo­seph Rat­zin­ger.

En me­dio del fre­ne­sí in­for­ma­ti­vo, no ha­bía te­ni­do tiem­po pa­ra mis dos hi­jos, Juan Pablo y Ca­ro­li­na. Pe­ro el 12 de mar­zo ha­bía em­pe­za­do fi­nal­men­te el cón­cla­ve, la elec­ción ‘cum lla­ve’, se­cre­tí­si­ma, del nue­vo pon­tí­fi­ce, y se ave­ci­na­ba el desen­la­ce.“juan Pablo, no te preo­cu­pes, ape­nas eli­jan al nue­vo pa­pa las co­sas se van a cal­mar, y voy a vol­ver a te­ner tiem­po pa­ra ju­gar”, le con­tes­té a mi hi­jo, in­ten­tan­do tran­qui­li­zar­lo, pe­ro tam­bién a mí mis­ma.

Ese mis­mo día, a las diez de la no­che de Ro­ma, Gerry, mi ma­ri­do –va­ti­ca­nis­ta ir­lan­dés y uno de los me­jor in­for­ma­dos–, ha­bía vuel­to a ca­sa e irrum­pió en nues­tro es­cri­to­rio ha­cien­do un anun­cio:“ma­ña­na Ber­go­glio pue­de ser pa­pa”. Sen­ta­da fren­te

a mi compu­tado­ra, en­ton­ces, me que­dé he­la­da.“pe­ro tie­ne 76 años, tu­vo su opor­tu­ni­dad en 2005, no la to­mó y aho­ra ya no es su mo­men­to”, le con­tes­té, re­cor­dán­do­le los ha­bi­tua­les ar­gu­men­tos de los va­ti­ca­nis­tas que no in­cluían al ar­zo­bis­po de Bue­nos Ai­res –ya a pun­to de ju­bi­lar­se– en sus lis­tas de pa­pa­bles.

La ad­ver­ten­cia de Gerry no era una ex­pre­sión de de­seos. Era el re­sul­ta­do de da­tos con­cre­tos, de cálcu­los rea­li­za­dos lue­go de di­ver­sas char­las con car­de­na­les. Su­man­do mis in­for­ma­cio­nes, su con­clu­sión era que Ber­go­glio ha­bía en­tra­do al cón­cla­ve, que ha­bía em­pe­za­do esa mis­ma tar­de del 12 de mar­zo, con un pa­que­te más que con­sis­ten­te: 30 vo­tos.

Em­pe­cé a po­ner­me ner­vio­sa, o me­jor di­cho, his­té­ri­ca. Si Ber­go­glio, que co­no­cía des­de fe­bre­ro de 2001, lle­ga­ba a ser pa­pa, el pri­mer pa­pa ar­gen­tino, el pri­mer la­ti­noa­me­ri­cano, el pri­mer je­sui­ta, mi vi­da iba a cam­biar drás­ti­ca­men­te.

Lla­mé de in­me­dia­to al dia­rio La Na­ción, del que soy co­rres­pon­sal.“ojo, Ber­go­glio ma­ña­na pue­de ser el nue­vo pa­pa”, ad­ver­tí a mis je­fes.“¿qué?”.“¿es­tás se­gu­ra, Bet­ta?”. “¿No es más ga­nas que otra co­sa?”, me pre­gun­ta­ban, sa­bien­do que te­nía re­la­ción con Ber­go­glio, que in­clu­so ha­bía bau­ti­za­do a mis dos hi­jos.

Les ex­pli­qué que no, que no eran ga­nas, sino in­for­ma­ción de pri­me­ra mano. Co­mo re­la­té en la bio­gra­fía de mi au­to­ría Fran­cis­co, vi­da y re­vo­lu­ción, más allá de que 48 de los 114 elec­to­res ya lo co­no­cían del cón­cla­ve an­te­rior, ha­bía tras­cen­di­do que Ber­go­glio ha­bía ful­gu­ra­do an­te los de­más car­de­na­les en su in­ter­ven­ción de tres mi­nu­tos y me­dio, en la con­gre­ga­ción ge­ne­ral (reunión pre­cón­cla­ve) del jue­ves 7 de mar­zo. El en­ton­ces ar­zo­bis­po de Bue­nos Ai­res ha­bía di­cho que la Igle­sia te­nía que sa­lir ha­cia las pe­ri­fe­rias no so­lo geo­grá­fi­cas, sino exis­ten­cia­les, y ha­bía cri­ti­ca­do a la Igle­sia “au­to­rre­fe­ren­cial, en­fer­ma de nar­ci­sis­mo, que da lu­gar a ese mal que es la mun­da­ni­dad es­pi­ri­tual, ese vi­vir pa­ra dar­se glo­ria los unos con los otros”.

A di­fe­ren­cia de otros pa­pa­bles que so­na­ban fuer­te, de­trás del car­de­nal ar­gen­tino co­no­ci­do por su per­fil ba­jo, sus via­jes en sub­te y co­lec­ti­vo por su ama­da Bue­nos Ai­res, su es­ti­lo de vi­da aus­te­ro, su com­pro­mi­so con los po­bres, no ha­bía nin­gu­na ‘cor­da­ta’, nin­gu­na cor­da­da, gru­po de po­der o lobby.

Lue­go de con­ven­cer a los je­fes del dia­rio, esa no­che, la úl­ti­ma de ‘se­de va­can­te’, es de­cir, sin pa­pa en el Va­ti­cano, es­cri­bí un ar­tícu­lo ti­tu­la­do Ber­go­glio pue­de ser la sor­pre­sa del cón­cla­ve. Una no­ta pe­que­ña, pe­ro pro­fé­ti­ca, que hi­zo his­to­ria: fui una de las po­cas pe­rio­dis­tas

del mun­do que ade­lan­tó la elec­ción del pri­mer pa­pa ar­gen­tino.

Al día si­guien­te, se­gun­da jor­na­da del cón­cla­ve, que re­sul­ta­ría la úl­ti­ma, llo­vía. No obs­tan­te, la Pla­za de San Pe­dro se iba lle­nan­do de gen­te: cu­rio­sos, tu­ris­tas que que­rían es­tar en un mo­men­to his­tó­ri­co, de­vo­tos que re­za­ban.

A las 11:39, de la pe­que­ña chi­me­nea del te­cho de la Ca­pi­lla Six­ti­na –don­de te­nía lu­gar la se­cre­tí­si­ma vo­ta­ción–, sa­lió una fu­ma­ta ne­gra. En los dos es­cru­ti­nios de esa ma­ña­na na­die ha­bía al­can­za­do el nú­me­ro má­gi­co, es de­cir, 77 vo­tos.

Más tar­de, en una lar­guí­si­ma con­fe­ren­cia de pren­sa en el Va­ti­cano don­de los ner­vios es­ta­ban a flor de piel, el di­rec­tor de la sa­la de pren­sa, el pa­dre je­sui­ta Fe­de­ri­co Lom­bar­di, ex­pli­ca­ba que era nor­mal que hu­bie­ra ha­bi­do dos fu­ma­tas ne­gras. No sig­ni­fi­ca­ba que hu­bie­ra di­vi­sión en­tre los car­de­na­les, ase­gu­ra­ba.

Por la tar­de, los car­de­na­les vol­vie­ron a re­unir­se pa­ra otra vo­ta­ción. Se­guía llo­vien­do en la Pla­za de San Pe­dro, ca­da vez más lle­na de gen­te an­sio­sa, eu­fó­ri­ca por vi­ven­ciar el pri­mer cón­cla­ve en la era de Twit­ter. Una ga­vio­ta que se po­só so­bre la chi­me­nea de la Ca­pi­lla Six­ti­na se vol­vió la es­tre­lla de la tar­de.al­gu­nos co­men­ta­ban que la ga­vio­ta ha­bía si­do atraí­da por el ca­lor de la chi­me­nea. Otros, que era una se­ñal. En Twit­ter co­men­zó a dar vuel­ta el hash­tag #ha­be­mus­bird…

A las seis de la tar­de tampoco ha­bía fu­ma­ta. La an­sie­dad iba in cres­cen­do. El cli­ma era eléc­tri­co.a las 19:06, cuan­do ya ha­bía ba­ja­do la no­che en Ro­ma, es­ta­lló una ova­ción y gri­tos de jú­bi­lo cuan­do sa­lió fi­nal­men­te la tan es­pe­ra­da fu­ma­ta blan­ca de la pe­que­ña chi­me­nea de la Ca­pi­lla Six­ti­na. Las in­men­sas cam­pa­nas de la Ba­sí­li­ca de San Pe­dro co­men­za­ron a re­pi­car, co­mo to­das las de­más de las igle­sias de Ro­ma. El pa­pa ha­bía si­do elec­to, ¿pe­ro quién era?

Si en el cón­cla­ve de 2005 pa­sa­ron 45 mi­nu­tos des­de la fu­ma­ta blan­ca has­ta el ha­be­mus pa­pam que anun­ció al mun­do que Jo­seph Rat­zin­ger ha­bía si­do ele­gi­do, en el cón­cla­ve de 2013 pa­sa­ron

67 mi­nu­tos que du­ra­ron una eter­ni­dad.

Pa­ra es­tar pre­pa­ra­da al anun­cio que ha­ría en la­tín el car­de­nal pro­to­diá­cono, co­men­cé a men­ta­li­zar­me con que Jor­ge en la­tín se di­ce Geor­gium. Aun­que tam­bién re­cuer­do que co­men­za­ron a co­rrer ru­mo­res de to­do ti­po. Uno in­di­ca­ba que el per­fil de Twit­ter del car­de­nal An­ge­lo Sco­la, ar­zo­bis­po de Mi­lán y con­si­de­ra­do por los me­dios ita­lia­nos el gran pa­pa­ble, ha­bía si­do ce­rra­do, lo cual po­dría su­po­ner que era el nue­vo pa­pa.

A las 20:13 en el bal­cón cen­tral de la Ba­sí­li­ca de San Pe­dro apa­re­ció el car­de­nal pro­to­diá­cono, el fran­cés Jean-louis Tau­ran,que le­yó en la­tín la fra­se que to­do el mun­do es­pe­ra­ba:“an­nun­tio vo­bis gau­dium mag­num;ha­be­mus­pa­pam:emi­nen­tis­si­mum ac Re­ve­ren­dis­si­mum Do­mi­num,do­mi­num Geor­gium Ma­rium San­ctae Ro­ma­nae Ec­cle­siae Car­di­na­lem Ber­go­glio qui si­bi no­men im­po­suit Fran­cis­cum”.

Que­dé pa­ra­li­za­da. De la emoción, ca­si no po­día tui­tear la no­ti­cia del si­glo pa­ra la Ar­gen­ti­na: “el nue­vo pa­pa es Jor­ge Ber­go­glio!!!”. Tan en­lo­que­ci­da es­ta­ba, que ni en­ten­dí en­se­gui­da un da­to cla­ve: que Ber­go­glio ha­bía ele­gi­do co­mo nom­bre Fran­cis­co, to­do un pro­gra­ma de go­bierno, una re­vo­lu­ción.

Ca­si diez mi­nu­tos más tar­de, el pa­dre Jor­ge ves­ti­do de blan­co sa­lió al bal­cón.y em­pe­zó su pon­ti­fi­ca­do ma­gis­tral­men­te, sien­do él mis­mo.“her­ma­nos y her­ma­nas ‘buo­na­se­ra’”, arran­có, tí­mi­da­men­te, pro­vo­can­do una ova­ción tre­men­da y co­nec­tán­do­se en­se­gui­da con la gen­te.

“Us­te­des sa­ben que el de­ber del cón­cla­ve era de dar­le un obis­po a Ro­ma. Pa­re­ce que mis her­ma­nos car­de­na­les fue­ron a bus­car­lo ca­si al fin del mun­do”, di­jo, con acen­to ar­gen­tino, pe­ro en per­fec­to ita­liano. Es­ta­lló una se­gun­da ova­ción.“pe­ro es­ta­mos aquí... Les agra­dez­co es­ta aco­gi­da. La co­mu­ni­dad dio­ce­sa­na de Ro­ma tie­ne a su obis­po: ¡gra­cias!”,con­ti­nuó,hu­mil­de.sus 76 años –una edad que mu­chos ex­per­tos con­si­de­ra­ban un im­pe­di­men­to– pa­re­cían ha­ber­se eva­po­ra­do, ha­bía re­ju­ve­ne­ci­do de gol­pe.

Ese día, co­men­za­ba una nue­va eta­pa pa­ra la Igle­sia ca­tó­li­ca.y una nue­va eta­pa pa­ra mi vi­da, pa­ra se­guir de cer­ca, co­mo tes­ti­go pri­vi­le­gia­do, el pon­ti­fi­ca­do re­for­mis­ta de Fran­cis­co.“ma­má, me ha­bías pro­me­ti­do que ibas a vol­ver a ju­gar con­mi­go des­pués de la elec­ción del nue­vo pa­pa”, se que­ja­ba Juan Pablo, días des­pués de la elec­ción de Jor­ge Ber­go­glio. Yo no da­ba abas­to. Se ha­bían, de re­pen­te, mul­ti­pli­ca­do mis com­pro­mi­sos y de­man­das. Me lla­ma­ban me­dios de to­do el pla­ne­ta pa­ra pre­gun­tar­me quién era ese des­co­no­ci­do ar­zo­bis­po de Bue­no­sai­res;te­nía que con­tar lo que sa­bía de él, es­cri­bir pa­ra el dia­rio las cró­ni­cas de esos pri­me­ros pa­sos que co­men­za­ba a dar en el Va­ti­cano y has­ta me ha­bían pe­di­do que hi­cie­ra una bio­gra­fía. “Es ver­dad, Juan Pablo, te pro­me­tí vol­ver a ju­gar –re­co­no­cí–, pe­ro lo eli­gie­ron al pa­dre Jor­ge... Y cam­bió to­do”.

* Pe­rio­dis­ta ar­gen­ti­na, co­rres­pon­sal del dia­rio La Na­ción en el Va­ti­cano y au­to­ra de la bio­gra­fía del Pa­pa, Fran­cis­co, vi­da y re­vo­lu­ción (2014).

La elec­ción de Jor­ge Ma­rio Ber­go­glio, el pri­mer pa­pa la­ti­noa­me­ri­cano y je­sui­ta, mar­có un cam­bio de en­fo­que en la Igle­sia, po­si­ti­vo pa­ra al­gu­nos y con­tro­ver­sial pa­ra otros.

A las 19:05 del 13 de mar­zo, des­pués de cin­co vo­ta­cio­nes in­fruc­tuo­sas, sa­lió hu­mo blan­co del te­cho de la Ca­pi­lla Six­ti­na. El ar­zo­bis­po de Bue­nos Ai­res, Jor­ge Ma­rio Ber­go­glio, se con­ver­tía en el pri­mer pa­pa del con­ti­nen­te ame­ri­cano.

Fun­cio­na­rios del Va­ti­cano pre­pa­ran el bal­cón de la Ba­sí­li­ca de San Pe­dro, el lu­gar des­de don­de, tra­di­cio­nal­men­te, el nue­vo pa­pa ha­ce su pri­me­ra apa­ri­ción.

Mi­les de ca­tó­li­cos acam­pa­ron en la Pla­za de San Pe­dro du­ran­te una no­che de llu­via pa­ra ver la pri­me­ra apa­ri­ción pú­bli­ca del nue­vo pon­tí­fi­ce.

La guar­dia sui­za lle­ga a la Pla­za de San Pe­dro mi­nu­tos an­tes de la apa­ri­ción del sumo pon­tí­fi­ce.

El 12 de mar­zo de 2013, un mes des­pués de la re­nun­cia de Be­ne­dic­to XVI, co­men­za­ron las vo­ta­cio­nes pa­ra ele­gir a su su­ce­sor. Via­ja­ron 115 car­de­na­les a Ro­ma pa­ra asis­tir al cón­cla­ve.

El car­de­nal fran­cés Jean-louis Tau­ran re­ve­la el nom­bre del nue­vo su­ce­sor de Pe­dro: el je­sui­ta ar­gen­tino Jor­ge Ma­rio Ber­go­glio, de 76 años.

Acom­pa­ña­do de va­rios car­de­na­les, el pa­pa nú­me­ro 266 de la his­to­ria sa­lu­da a la mul­ti­tud que des­de ha­ce ho­ras es­pe­ra su sa­li­da por ese bal­cón.

Los car­de­na­les le po­nen la es­to­la que lo con­sa­gra co­mo el má­xi­mo je­rar­ca de la Igle­sia ca­tó­li­ca, con la ima­gen de san Pe­dro y san Pablo gra­ba­da a los la­dos.

Aba­jo, en la Pla­za de San Pe­dro, los la­ti­noa­me­ri­ca­nos ce­le­bra­ban la elec­ción del pri­mer pa­pa la­ti­noa­me­ri­cano y on­dea­ban con jú­bi­lo las ban­de­ras de sus paí­ses.

En Co­lom­bia y en el mun­do, Ber­go­glio fue por­ta­da de los prin­ci­pa­les dia­rios y re­vis­tas.

Con es­ta fra­se, y ha­cien­do re­fe­ren­cia a la ubi­ca­ción geo­grá­fi­ca de Ar­gen­ti­na, Ber­go­glio co­men­zó su pri­mer dis­cur­so pa­pal: “Co­mo sa­béis, el de­ber de un cón­cla­ve es dar un obis­po a Ro­ma. Pa­re­ce que mis her­ma­nos car­de­na­les han ido a bus­car­lo ca­si al fin...

Mien­tras tan­to, pa­ra los ar­gen­ti­nos el fu­ror era ma­yor. Es­pe­cial­men­te en la Ca­te­dral Me­tro­po­li­ta­na de Bue­nos Ai­res, don­de Ber­go­glio fun­gía co­mo ar­zo­bis­po de la ciudad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.