El je­sui­ta

Sor­pren­di­dos. In­cré­du­los. Preo­cu­pa­dos. Así es­tá­ba­mos los je­sui­tas an­te el nom­bra­mien­to del pri­mer pa­pa je­sui­ta de la his­to­ria.

Semana (Colombia) - Especial - - La Visita Del Papa - POR VI­CEN­TE DU­RÁN CA­SAS S. J.*

Lo re­cuer­do per­fec­ta­men­te: el 13 de mar­zo de 2013 el ar­gen­tino Jor­ge Ma­rio Ber­go­glio fue ele­gi­do pa­pa y los je­sui­tas es­tá­ba­mos esa tar­de en nues­tra ca­sa de Cha­pi­ne­ro vien­do la transmisión por te­le­vi­sión. Po­co des­pués del al­muer­zo, nos to­ma­mos la ca­be­za sor­pren­di­dos, in­cré­du­los y preo­cu­pa­dos. No era fá­cil di­ge­rir la no­ti­cia. Era la pri­me­ra vez que un je­sui­ta era ele­gi­do obis­po de Ro­ma, su­ce­sor de Pe­dro, a quien los je­sui­tas ha­ce­mos un vo­to so­lem­ne de par­ti­cu­lar obe­dien­cia.

¿POR QUÉ SOR­PREN­DI­DOS?

Por­que cuan­do uno quie­re ser je­sui­ta lo úl­ti­mo que pien­sa es que pue­da lle­gar a te­ner un car­go de au­to­ri­dad den­tro de la es­truc­tu­ra je­rár­qui­ca de la Igle­sia. Des­de los ini­cios de nues­tra vo­ca­ción, los je­sui­tas –al igual que no po­cos re­li­gio­sos y se­mi­na­ris­tas– so­mos for­ma­dos con una men­ta­li­dad y un es­pí­ri­tu con­cen­tra­dos en un ser­vi­cio ge­ne­ro­so al pue­blo de Dios, no li­ga­do al go­bierno co­mo for­ma par­ti­cu­lar de ser­vir a la Igle­sia. Eso sue­na pa­ra­dó­ji­co –y has­ta in­creí­ble– por­que bien se sa­be que al­gu­nos je­sui­tas, inevi­ta­ble­men­te, aca­ban ejer­cien­do car­gos de po­der y de go­bierno, ya sea en el in­te­rior mis­mo de la or­den o en al­gu­na de las mu­chas ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas, so­cia­les y mi­sio­ne­ras de mu­cho pres­ti­gio y no po­cos re­cur­sos por ellos di­ri­gi­das.

Pe­ro den­tro de esas po­si­bi­li­da­des ja­más se con­si­de­ra se­ria­men­te la even­tua­li­dad de ser obis­po, car­de­nal, mu­cho me­nos pa­pa. Y la ra­zón, ade­más de ser de ti­po vo­ca­cio­nal, es tam­bién his­tó­ri­ca: Ignacio de Lo­yo­la di­se­ñó pa­ra los je­sui­tas un vo­to ex­plí­ci­to no so­lo de re­cha­zar cual­quier car­go de go­bierno ecle­siás­ti­co que les fue­re ofre­ci­do, sino de de­nun­ciar a aque­llos que lo bus­ca­sen pa­ra sí mis­mos o pa­ra otros. So­lo en vir­tud de obe­dien­cia ex­plí­ci­ta y di­rec­ta al su­ce­sor de Pe­dro, los je­sui­tas po­de­mos acep­tar ser nom­bra­dos obis­pos o en cual­quier otro car­go de go­bierno en la Igle­sia.

No se tra­ta una or­den re­li­gio­sa que se nie­gue a pres­tar ese ser­vi­cio. Es, más bien, una hue­lla que la his­to­ria de­jó en sus do­cu-

men­tos y mo­do de pro­ce­der. Al fun­da­dor de la Com­pa­ñía le co­rres­pon­dió vi­vir en me­dio del si­glo XVI una épo­ca par­ti­cu­lar­men­te di­fí­cil en la his­to­ria de la Igle­sia, en la que no po­cos sa­cer­do­tes y obis­pos vi­vían o as­pi­ra­ban a vi­vir co­mo prín­ci­pes mun­da­nos que emu­la­ban a los se­ño­res de es­te mun­do; por eso san Ignacio qui­so que la mí­ni­ma Com­pa­ñía fun­da­da por él se con­cen­tra­ra en ser­vir a fie­les e in­fie­les, de tal mo­do que or­ga­ni­zó to­do pa­ra que nin­gún je­sui­ta asu­mie­ra en la Igle­sia car­gos de au­to­ri­dad y go­bierno. Así las co­sas, si al­gún jo­ven con vo­ca­ción sa­cer­do­tal cul­ti­va en su in­te­rior ex­pec­ta­ti­vas de al­can­zar di­chas dig­ni­da­des, ha­cer­se je­sui­ta equi­val­dría a em­pren­der el ca­mino equi­vo­ca­do.

¿POR QUÉ IN­CRÉ­DU­LOS?

La elec­ción de Jor­ge Ma­rio Ber­go­glio sig­ni­fi­ca­ba, ade­más, un cam­bio no­ta­ble en la con­cien­cia de la mi­sión pas­to­ral de la Igle­sia. Es­te hi­jo de emi­gran­tes ita­lia­nos pro­ve­nía del le­jano sur de Amé­ri­ca, era un pas­tor, no un teó­lo­go es­pe­cia­li­za­do, tampoco un pen­sa­dor o un in­te­lec­tual, mu­cho me­nos un miem­bro de la cu­ria va­ti­ca­na.

Su ex­pe­rien­cia era la del je­sui­ta que ha­bía ins­pi­ra­do a mu­chos her­ma­nos en la or­den, la del pas­tor de ba­rrio en las afue­ras del gran Bue­nos Ai­res, la de al­guien que ha­bía apren­di­do a es­tar aten­to a las ne­ce­si­da­des de la gen­te sen­ci­lla. Co­no­cía y era ami­go per­so­nal de pa­na­de­ros, ven­de­do­res de pe­rió­di­cos y cos­tu­re­ras. Era muy cer­cano a mon­jas y cu­ras sen­ci­llos que se ha­bían des­pla­za­do a las vi­llas de mi­se­ria del gran Bue­nos Ai­res y allí cons­truían co­mu­ni­dad, re­men­da­ban co­ra­zo­nes y co­ci­na­ban es­pe­ran­zas.

Ber­go­glio, a quien yo ha­bía co­no­ci­do en Bue­nos Ai­res cuan­do asis­tí en 2001 a una reunión de Fa­cul­ta­des de Fi­lo­so­fía de uni­ver­si­da­des ca­tó­li­cas, era mo­des­to, doc­tri­nal­men­te con­ser­va­dor, au­tén­ti­co y –de nue­vo, y por en­ci­ma de to­do– pas­tor. En mi opi­nión, nun­ca per­te­ne­ció a ese mo­vi­mien­to tan no­to­rio que des­de fi­na­les de los años se­sen­ta era co­no­ci­do co­mo teo­lo­gía de la li­be­ra­ción.

Él for­ma­ba par­te de esa pe­cu­liar for­ma de ver el mun­do de la sa­bi­du­ría po­pu­lar, fuer­te­men­te in­flui­da por el pe­ro­nis­mo y por los en­fo­ques teo­ló­gi­cos y fi­lo­só­fi­cos li­de­ra­dos in­te­lec­tual­men­te por Juan Car­los Scan­no­ne, otro je­sui­ta con­tem­po­rá­neo su­yo, des­cen­dien­te tam­bién de emi­gran­tes ita­lia­nos.

Nom­brar pa­pa a Ber­go­glio equi­va­lía a ele­gir a al­guien que go­ber­na­ría a la Igle­sia de una ma­ne­ra muy di­fe­ren­te. No po­dían nom­brar­lo sino pa­ra eso. Era alér­gi­co a los for­ma­lis­mos cu­ria­les y a la bu­ro­cra­cia re­li­gio­sa; sin du­da los car­de­na­les que lo eli­gie­ron sí que sa­bían pa­ra qué ele­gían a un pas­tor: pa­ra que fue­ra eso, un pas­tor de ove­jas que olie­ra a ove­ja.

¿POR QUÉ PREO­CU­PA­DOS?

La es­truc­tu­ra de go­bierno de los je­sui­tas es muy ver­ti­cal. Te­ner co­mo pa­pa a uno de los nues­tros era al­go ex­tra­ño e ines­pe­ra­do, y por ser al­go nue­vo po­dría im­pli­car nue­vas orien­ta­cio­nes, cam­bios de rum­bo, én­fa­sis im­pre­vis­tos o ex­tra­ños a los pro­pios di­na­mis­mos in­ter­nos de la or­den. Des­de la Con­gre­ga­ción Ge­ne­ral XXXII –en 1975– y li­de­ra­dos por Pe­dro Arru­pe, una de las fi­gu­ras más lú­ci­das e ins­pi­ra­do­ras de la Igle­sia en el si­glo XX, los je­sui­tas se ha­bían da­do a sí mis­mos una mi­sión que pos­te­rior­men­te ha­bía si­do con­fir­ma­da por di­ver­sos pa­pas: el ser­vi­cio de la fe y la pro­mo­ción de la justicia co­mo al­go in­se­pa­ra­ble. ¿Iba eso a cam­biar? ¿Ha­bría al­gún ti­po de lla­ma­do a co­rre­gir el rum­bo? ¿De­be­ría­mos con­ti­nuar con las orien­ta­cio­nes ya tra­za­das, pro­fun­di­zan­do qui­zás as­pec­tos co­mo el diá­lo­go in­ter­re­li­gio­so y el cui­da­do de la crea­ción, que ha­bían si­do in­cor­po­ra­dos co­mo par­te de nues­tra mi­sión en las úl­ti­mas con­gre­ga­cio­nes ge­ne­ra­les?

Pa­ra for­tu­na nues­tra, de la Igle­sia y del mun­do, el mi­nis­te­rio pro­fé­ti­co del pa­pa Fran­cis­co ha di­si­pa­do esas du­das y preo­cu­pa­cio­nes y ha im­pul­sa­do una re­no­va­ción en la Igle­sia de al­can­ces in­sos­pe­cha­dos. Me­dian­te di­ver­sos ges­tos y pa­la­bras, a mu­chos cre­yen­tes les ha de­vuel­to la con­fian­za en la Igle­sia, y en mu­chos no cre­yen­tes ha sem­bra­do es­pe­ran­za. Y eso es lo que ha­ce y lo que se es­pe­ra que ha­ga un pas­tor.

*Je­sui­ta. Pro­fe­sor ti­tu­lar de la Fa­cul­tad de Fi­lo­so­fía de la Pon­ti­fi­cia Uni­ver­si­dad Ja­ve­ria­na (Bo­go­tá).

En 1960 Ber­go­glio hi­zo sus pri­me­ros vo­tos co­mo je­sui­ta. Se tras­la­dó a un se­mi­na­rio ru­ral de Chi­le pa­ra pre­pa­rar­se pa­ra el sa­cer­do­cio y es­tu­diar hu­ma­ni­da­des.

Cuan­do era car­de­nal, Ber­go­glio so­lía vi­si­tar ba­rrios mar­gi­na­dos de Bue­nos Ai­res pa­ra evan­ge­li­zar y ayu­dar a los más ne­ce­si­ta­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.