Un hom­bre sen­ci­llo

El úni­co pe­rio­dis­ta co­lom­biano que ha acom­pa­ña­do al san­to pa­dre en el avión pa­pal en va­rias de sus vi­si­tas apos­tó­li­cas por el mun­do re­ve­la qué tan cier­to es lo que se di­ce del pon­tí­fi­ce.

Semana (Colombia) - Especial - - La Visita Del Papa - POR NÉS­TOR PONGUTÁ PUER­TO*

Allle­ga­ra­la­pla­za­de­san­pe­dro­cuan­do cae la no­che, lla­ma la aten­ción que, des­pués­de143años,las­lu­ces­de­la­par­ta­men­to pon­ti­fi­cio es­tán apa­ga­das. Por de­ci­sión del pa­pa Fran­cis­co, es­te enor­me pa­la­cio de­jó de ser la re­si­den­cia pa­pal. El pre­fi­rió ir­se a vi­vir en la mo­des­ta ha­bi­ta­ción 201 de la re­si­den­cia San­ta Mar­ta, de ape­nas 50 me­tros cua­dra­dos.

Ese ges­to de Jor­ge Ber­go­glio des­de el ini­cio de su pon­ti­fi­ca­do fue una se­ñal más de que al So­lio de Pe­dro lle­ga­ba un pon­tí­fi­ce con al­ma de ‘pá­rro­co glo­bal’ que pre­fie­re es­tar en con­tac­to con la gen­te y que al ele­gir el nom­bre de Fran­cis­co, el san­to de los po­bres, ba­sa su re­vo­lu­ción en la aus­te­ri­dad y la mi­se­ri­cor­dia.

Aun­que no le gus­ta via­jar, du­ran­te es­tos más de cua­tro años ha re­co­rri­do el mun­do y en su via­je in­ter­na­cio­nal nú­me­ro 20 le lle­ga el turno a Co­lom­bia. Con el le­ma “De­mos el pri­mer pa­so” bus­ca ayu­dar­nos con su pre­sen­cia a guiar­nos por el ca­mino de la re­con­ci­lia­ción. Por me­ses no hu­bo con­fir­ma­ción de su via­je y en una au­dien­cia fi­nal­men­te pu­de pre­gun­tar­le: “¿San­ti­dad, por fa­vor es cier­to que va ir a Co­lom­bia?” Me mi­ró son­rien­te y di­jo: “Si voy me de­bes dar un buen tin­to co­lom­biano”. Sin em­bar­go se­guía sin te­ner cla­ri­dad si vi­si­ta­ría el país.

Lue­go en el via­je ha­cia Mé­xi­co, el 12 de fe­bre­ro de 2016, tu­ve nue­va­men­te la opor­tu­ni­dad de ha­blar­le: “Pa­pa Fran­cis­co, us­ted me di­jo que si iba a Co­lom­bia de­bía dar­le un buen tin­to, pe­ro no me con­fir­mó cuán­do va ir. Por eso le he traí­do el me­jor”. Le en­tre­gué dos li­bras de ca­fé, las re­ci­bió gra- ta­men­te sor­pren­di­do, dis­fru­tó de su aro­ma y me di­jo: “Ten­go ga­nas de ir a Co­lom­bia y si se asien­ta y se fir­ma el pro­ce­so de paz, ten por se­gu­ro que en 2017 voy a ir”. Fue así que pu­de con­fir­mar esa gran no­ti­cia.

Qui­zá una de las vir­tu­des que me­jor de­fi­nen al san­to pa­dre es la cohe­ren­cia: di­ce lo que pien­sa, ha­ce lo que di­ce y cree en lo que ha­ce. Sus dis­cur­sos, ho­mi­lías, res­pues­tas y ac­cio­nes, con­cuer­dan con su for­ma de vi­da. Ac­túa con sin­ce­ri­dad y trans­pa­ren­cia, an­te­po­nien­do los in­tere­ses co­mu­nes a los per­so­na­les. Apo­ya­do en su in­te­li­gen­cia y su for­ma­ción, fru­to de su vi­da fa­mi­liar y ecle­siás­ti­ca, es­ta­ble­ce prio­ri­da­des las cua­les tie­ne de­fi­ni­das, cree en el con­sen­so y to­ma de­ci­sio­nes ba­sa­das en el dis­cer­ni­mien­to es­pi­ri­tual y per­so­nal. Por es­to mis­mo no to­le­ra la hi­po­cre­sía y la do­ble vi­da, mu­cho me­nos si se tra­ta de miem­bros o de fie­les de la Igle­sia ca­tó­li­ca.

Ber­go­glio es un hom­bre li­bre y sin agen­das es­con­di­das. Su día co­mien­za a las 4:30 de la ma­ña­na y lo pri­me­ro que ha­ce es re­zar y re­fle­xio­nar por más de una ho­ra; ofi­cia la mi­sa dia­ria, to­ma sus ali­men­tos en el co­me­dor co­mu­nal jun­to a los de­más pre­la­dos y hués­pe­des de la re­si­den­cia San­ta Mar­ta, res­pon­de per­so­nal­men­te la co­rres­pon­den­cia y, en ca­so de que lo con­si­de­re ne­ce­sa­rio, él mis­mo mar­ca el te­lé­fono y lla­ma a quie­nes sien­te que ne­ce­si­tan su voz de alien­to. Ca­da do­min­go ha­bla con Ma­ría Ele­na Ber­go­glio, la úni­ca de sus cua­tro her­ma­nos que si­gue vi­va. A los tres días de ser ele­gi­do la lla­mó y co­mo si ella no su­pie­ra le di­jo: “Ele­na, me nom­bra­ron pa­pa y ni mo­dos de no acep­tar, así que me que­da­ré en Ro­ma. Por fa­vor, lla­ma a to­da la fa­mi­lia, cuén­ta­les que es­toy se­reno y tran­qui­lo, haz­lo tú, por­que si lo ha­go yo quie­bro al Va­ti­cano”

Aun­que tie­ne el mun­do en la ca­be­za y to­dos lo quie­ren co­no­cer, su ma­yor preo­cu­pa­ción son los más ne­ce­si­ta­dos y vul­ne­ra­bles; va has­ta las zo­nas afec­ta­das por las tra­ge­dias na­tu­ra­les lle­ván­do­les con­sue­lo a los dam­ni­fi­ca­dos, acom­pa­ña a los in­mi­gran­tes por­que se sien­te uno de ellos y abra­za en las pe­ri­fe­rias a los “des­car­ta­dos”, sin im­por­tar su cre­do o ra­za. A tra­vés de la di­plo­ma­cia por la paz, es­tá aten­to de lo que su­ce­de en los cin­co con­ti­nen­tes y ese in­te­rés com­pro­me­ti­do ha­ce que la opi­nión pú­bli­ca y no so­lo la co­mu­ni­dad ca­tó­li­ca, lo vea con apre­cio y lo sien­ta cer­cano, por­que es un lí­der que les ge­ne­ra cre­di­bi­li­dad y con­fian­za. En me­dio de es­ta in­ten­sa ac­ti-

vi­dad, le que­da tiem­po pa­ra to­mar­se una sies­ta dia­ria de 40 mi­nu­tos, es­tar pen­dien­te de có­mo va su equi­po del al­ma el San Lo­ren­zo de Al­ma­gro, oír tan­go y to­mar ma­te. A las nue­ve de la no­che ya es­tá en la ca­ma, lee has­ta que sien­te que el sue­ño lo ven­ce y, co­mo él mis­mo lo con­fe­só, ha­cia las diez de la no­che que­da dor­mi­do co­mo un tron­co.

Esa ac­ti­tud sin­ce­ra y abier­ta tam­bién le ha ge­ne­ra­do re­sis­ten­cias, in­clu­so den­tro de al­gu­nos gru­púscu­los de la mis­ma Igle­sia ca­tó­li­ca y otros sec­to­res de la so­cie­dad que se in­co­mo­dan con su ho­nes­ti­dad, ya que lo ven co­mo una per­so­na in­ma­ne­ja­ble e in­co­rrup­ti­ble. Le gus­ta es­tar en me­dio de la gen­te pe­ro no en el cen­tro y aun­que su cuer­po de se­gu­ri­dad es uno de los más es­tric­tos del mun­do, tie­nen cla­ro que son ellos los que de­ben adap­tar­se a su es­ti­lo.

Otra de las par­ti­cu­la­ri­da­des que so­bre­sa­le en el pa­pa Fran­cis­co es la aten­ción que le de­mues­tra a su in­ter­lo­cu­tor sin im­por­tar quién sea. Es­cu­cha con cal­ma, mi­ra a los ojos y siem­pre da una res­pues­ta sin­ce­ra. Re­cuer­do el 27 de ju­lio de 2016, cuan­do íba­mos en el avión pa­pal rum­bo a Cra­co­via a la Jor­na­da Mun­dial de la Ju­ven­tud. En el mo­men­to del sa­lu­do le pe­dí si era po­si­ble ha­blar­le a so­las por unos mi­nu­tos. Me di­jo que no era fá­cil por­que el re­co­rri­do era muy cor­to pe­ro tra­ta­ría. Pa­sa­ron 15 mi­nu­tos y me co­mu­ni­ca­ron: “El san­to pa­dre lo es­tá es­pe­ran­do”. Fui has­ta la si­lla 1A, me re­ci­bió ama­ble­men­te, me in­vi­tó a sen­tar en la si­lla 1B y le di­je: “San­to Pa­dre, co­mo us­ted sa­be, el pro­ce­so de paz ha ge­ne­ra­do mu­cha po­la­ri­za­ción en Co­lom­bia y qui­sie­ra pe­dir­le un con­se­jo pa­ra que nos ayu­de a en­ten­der qué ne­ce­si­ta­mos pa­ra lo­grar la re­con­ci­lia­ción.” Guar­dó si­len­cio por unos se­gun­dos y me di­jo, “vas a gra­bar o a to­mar no­ta”. Sa­qué mi ce­lu­lar que es­ta­ba blo­quea­do y en me­dio de la emoción erré dos ve­ces la cla­ve. El pa­pa Fran­cis­co son­rió y me di­jo, “con cal­ma”.

Cuan­do ya es­ta­ba lis­to, ce­rró los ojos y afir­mó: “Pa­ra que cual­quier país pue­dan ir ade­lan­te tie­nen que te­ner tres re­fe­ren­cias: Me­mo­ria de la his­to­ria re­ci­bi­da, co­ra­je pa­ra afron­tar el pre­sen­te y es­pe­ran­za ha­cia el fu­tu­ro”. Lo que nun­ca ima­gi­né y co­mo me lo con­tó des­pués el je­fe de los ne­go­cia­do­res Hum­ber­to de la Ca­lle, es que esas pa­la­bras, a tra­vés de la W Ra­dio, lle­ga­ron has­ta La Ha­ba­na don­de el pro­ce­so de paz pa­sa­ba por una cri­sis ca­si irre­me­dia­ble. Pe­ro lue­go que los ne­go­cia­do­res de go­bierno y Farc es­cu­cha­ron el men­sa­je, re­fle­xio­na­ron y se vol­vie­ron a sen­tar en la me­sa.

Una de sus ac­cio­nes más re­cor­da­das, que cau­só mu­chas in­ter­pre­ta­cio­nes, ocu­rrió el 16 de di­ciem­bre de 2016 cuan­do el ro­mano pon­tí­fi­ce re­ci­bió en el Va­ti­cano al pre­si­den­te Juan Ma­nuel San­tos y al ex­pre­si­den­te Álvaro Uri­be. Aun­que al fi­nal no hu­bo acuer­do en­tre los lí­de­res po­lí­ti­cos, es­ta reunión fue po­si­ti­va pa­ra el san­to pa­dre ya que pu­do es­cu­char di­rec­ta­men­te las ra­zo­nes de sus di­ver­gen­cias. Los in­vi­tó al diá­lo­go cons­truc­ti­vo y les de­jó cla­ro el men­sa­je que en Co­lom­bia ha­ce fal­ta po­ner en prác­ti­ca “la cul­tu­ra del en­cuen­tro”, que con­sis­te en bus­car los pun­tos en co­mún, tra­ba­jar en ellos, evi­tan­do los que di­vi­den, pa­ra que de es­ta ma­ne­ra po­da­mos fi­nal­men­te apren­der a vi­vir en me­dio de las di­fe­ren­cias.

*Pe­rio­dis­ta y co­rres­pon­sal de W Ra­dio Co­lom­bia en Ciudad del Va­ti­cano.

En sus via­jes, al pa­pa lo acom­pa­ñan unos 80 pe­rio­dis­tas in­ter­na­cio­na­les que so­lo se acre­di­tan pa­ra par­ti­ci­par en la rue­da de pren­sa que es­te da du­ran­te el vue­lo de re­gre­so a Ro­ma. Pongutá es uno de ellos.

El 27 de ju­lio de 2016, en un vue­lo a Cra­co­via, Pongutá lo­gró un mo­men­to a so­las con el pa­pa y se pu­so tan ner­vio­so que, cuan­do iba a gra­bar las res­pues­tas de Fran­cis­co, no pu­do des­blo­quear el ce­lu­lar. El pa­pa son­rió y le di­jo, “con cal­ma”.

Una de las ma­yo­res vir­tu­des de Fran­cis­co es su ca­ris­ma. No le mo­les­ta to­mar­se sel­fis con los fie­les y has­ta los no ca­tó­li­cos lo sien­ten cer­cano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.