Fran­cis­co, el hom­bre

Se­gún una de sus bió­gra­fas, es­tos son los mo­men­tos más im­por­tan­tes en la vi­da del pa­pa: un hom­bre que la im­pre­sio­nó des­de un co­mien­zo por su afa­bi­li­dad y lucidez.

Semana (Colombia) - Especial - - La Visita Del Papa - POR FRAN­CES­CA AMBROGETTI*

Tu­ve mi pri­mer con­tac­to per­so­nal di­rec­to con Jor­ge Ma­rio Ber­go­glio por te­lé­fono. Re­cuer­do ca­si con exac­ti­tud la fe­cha y las cir­cuns­tan­cias: eran los pri­me­ros días de abril de 2001 y Ar­gen­ti­na es­ta­ba vi­vien­do la eta­pa pre­via de la gra­ví­si­ma cri­sis eco­nó­mi­ca y so­cial que ter­mi­na­ría es­ta­llan­do el 20 de di­ciem­bre de ese mis­mo año.

Que­ría in­vi­tar­lo a un en­cuen­tro en la Aso­cia­ción de Co­rres­pon­sa­les Ex­tran­je­ros, que en ese mo­men­to pre­si­día, al má­xi­mo ex­po­nen­te de la Igle­sia ar­gen­ti­na. Ape­nas dos me­ses an­tes, en efec­to, lo ha­bían nom­bra­do car­de­nal pri­ma­do de su país.

La ex­pe­rien­cia de an­te­rio­res in­vi­ta­cio­nes de ese ti­po me ha­cía pre­ver que ten­dría que ex­pli­car el mo­ti­vo del lla­ma­do a no me­nos de un par de se­cre­ta­rias y es­pe­rar va­rios días la res­pues­ta. De­jo al lector ima­gi­nar mi sor­pre­sa, al es­cu­char del otro la­do del apa­ra­to la ama­ble voz de al­guien que se pre­sen­tó co­mo el pa­dre Ber­go­glio. Mi in­ter­lo­cu­tor acep­tó la in­vi­ta­ción, pe­ro con la mis­ma gen­ti­le­za re­cha­zó la ofer­ta de en­viar un au­to a bus­car­lo. “En la ciudad me mue­vo con el trans­por­te pú­bli­co”, acla­ró. Al lle­gar nos sor­pren­dió nue­va­men­te: se pre­sen­tó so­lo, ves­ti­do co­mo un sim­ple sa­cer­do­te y con el muy usa­do por­ta­fo­lio ne­gro, que lo acom­pa­ña­ría –en un fu­tu­ro que na­die po­día ima­gi­nar en ese mo­men­to– en to­dos sus via­jes pa­pa­les.

En el cur­so del en­cuen­tro nos asom­bró, tal vez en con­tras­te con la sen­ci­llez y afa­bi­li­dad del tra­to, su in­te­li­gen­cia, sus co­no­ci­mien­tos y su lú­ci­da in­ter­pre­ta­ción de la reali­dad. Sen­ti­mos que lo que ha­bía­mos es­cu­cha­do no era sino una ‘de­gus­ta­ción’ del pen­sa­mien­to pro­fun­do de un hom­bre con una visión cla­ra de la Igle­sia, de su país y del mun­do: ¡no ha­bía que per­der­lo! Sen­tí que era ne­ce­sa­rio es­cri­bir un li­bro y com­par­tí el pro­yec­to con Ser­gio Ru­bin, un va­lio­so pe­rio­dis­ta ex­per­to en te­mas re­li­gio­sos.

Tar­da­mos va­rios años en lo­grar que acep­ta­ra, y en que nues­tros diá­lo­gos se plas­ma­ran en un li­bro que en su pri­me­ra edi­ción de 2010 se pu­bli­có con el tí­tu­lo de El je­sui­ta. Lo que ocu­rrió des­pués nos con­ven­ció, sin em­bar­go, de que la es­pe­ra ha­bía va­li­do la pe­na. El fu­tu­ro pa­pa –un des­tino que ni él ni no­so­tros ima­gi­na­mos en nin­gún mo­men­to– nos abrió su men­te y su co­ra­zón, con­tan­do no so­lo lo que pen­sa­ba, sino tam­bién lo que sen­tía y com­par­tien­do con no­so­tros dis­tin­tos mo­men­tos de su vi­da.

Jun­tos re­co­rri­mos las eta­pas más sig­ni­fi­ca­ti­vas de un ca­mino que lo lle­va­ría tan le­jos. Co­men­zan­do por la ex­pe­rien­cia de la emi­gra­ción que vi­vió su fa­mi­lia ori­gi­na­ria de Por­ta­co­ma­ro, un pe­que­ño pue­blo de la re­gión de Pia­mon­te en el nor­te de Ita­lia, que en 1928 de­ci­dió em­pren­der la aven­tu­ra de cru­zar el océano. “No es­ta­ban mal, en Ita­lia te­nían una con­fi­te­ría –re­la­tó Ber­go­glio–, pe­ro mi abue­lo qui­so re­unir­se con tres de sus her­ma­nos que ha­bían emi­gra­do en 1922 a Pa­ra­ná don­de ha­bían crea­do una em­pre­sa de

pa­vi­men­tos”. An­tes de via­jar con su es­po­sa Rosa y su úni­co hi­jo Ma­rio Jo­sé Fran­cis­co, pa­dre del fu­tu­ro pon­tí­fi­ce, Juan Ber­go­glio ha­bía ven­di­do sus bie­nes pa­ra vol­ver a em­pe­zar en el nue­vo mun­do. Una de­mo­ra en esa ope­ra­ción les sal­vó la vi­da ya que de­bían em­bar­car en el bu­que Prin­ci­pes­sa Ma­fal­da que se hun­dió al nor­te de Bra­sil an­tes de lle­gar a su des­tino. Fi­nal­men­te rea­li­za­ron el via­je en otro bar­co, el Giu­lio Ce­sa­re que atra­có en el puer­to de Bue­nos Ai­res en el mes de enero de 1929. De allí fue­ron di­rec­ta­men­te a Pa­ra­ná, una pe­que­ña ciudad a ori­llas del río del mis­mo nom­bre a 400 ki­ló­me­tros al nor­te de Bue­nos Ai­res, don­de vi­vie­ron has­ta 1932 cuan­do la cri­sis eco­nó­mi­ca los obli­gó a vol­ver a la ca­pi­tal y a co­men­zar de ce­ro.

En es­ta ciudad, en una mi­sa en el ora­to­rio sa­le­siano de San Jo­sé, el jo­ven Ma­rio co­no­ce en 1934 a Re­gi­na Si­vo­ri, hi­ja de una fa­mi­lia de emi­gran­tes de su mis­ma re­gión, con la que se ca­sa al año si­guien­te. El 17 de di­ciem­bre de 1936 na­ce su pri­mer hi­jo al que bau­ti­zan el día de Na­vi­dad de ese año co­mo Jor­ge Ma­rio, un nom­bre que po­co más de 77 años más tar­de de­ci­di­ría cam­biar por el de Fran­cis­co.

Vi­vía­nen­flo­res,un­ba­rrio­de­ca­sas­ba­jas de la zo­na oes­te de Bue­nos Ai­res don­de la

fa­mi­lia se fue agran­dan­do con el na­ci­mien­to de otros cua­tro hi­jos: Os­car Adrián, Al­ber­to Ho­ra­cio, Mar­ta Re­gi­na y Ma­ría Ele­na. La in­fan­cia del fu­tu­ro pon­tí­fi­ce fue fe­liz en sus re­cuer­dos, sin ne­ce­si­da­des, pe­ro sin lu­jos. Y en es­ta par­te de la his­to­ria apa­re­ce con fuer­za la fi­gu­ra de la abue­la Rosa, la ma­dre de su pa­dre, que su­po trans­mi­tir­le la he­ren­cia de una fe pro­fun­da e in­con­mo­vi­ble.

En sus re­la­tos no fal­ta­ron las anéc­do­tas: las tar­des del sá­ba­do es­cu­chan­do ópe­ra por ra­dio con su ma­dre y sus her­ma­nos; los do­min­gos en fa­mi­lia vien­do un par­ti­do de fút­bol en el es­ta­dio de San Lo­ren­zo, el equi­po que aún si­gue con en­tu­sias­mo; las sa­li­das al ci­ne pa­ra ver los úl­ti­mos fil­mes ita­lia­nos que a sus pa­dres les re­cor­da­ban el país que ha­bían de­ja­do atrás; y fi­nal­men­te las lec­cio­nes de co­ci­na. “Ma­má que­dó pa­ra­lí­ti­ca des­pués del quin­to par­to, aun­que con el tiem­po se re­pu­so –cuen­ta en El je­sui­ta– y no po­día ha­cer las ta­reas do­més­ti­cas. Cuan­do CUAN­DO ERA JO­VEN, A JOR­GE BER­GO­GLIO, CO­MO A LA MA­YO­RÍA DE SU EDAD, LE GUS­TA­BA BAI­LAR Y EL TAN­GO Y LA MILONGA ERAN SUS PRE­FE­RI­DOS

lle­gá­ba­mos del co­le­gio te­nía los in­gre­dien­tes pre­pa­ra­dos y nos de­cía có­mo te­nía­mos que mez­clar­los y co­ci­nar­los”. An­te la pre­gun­ta acer­ca de si se ha­bía con­ver­ti­do en un buen co­ci­ne­ro, nos res­pon­dió con iro­nía que por lo me­nos nun­ca ha­bía ma­ta­do a na­die. Los que han pro­ba­do sus pla­tos, sin em­bar­go, sos­tie­nen que no lo ha­cía na­da mal.

Su lar­ga ca­rre­ra aca­dé­mi­ca co­mien­za a los 5 años en el Jar­dín Ma­ter­nal del Ins­ti­tu­to de las Her­ma­nas de la Mi­se­ri­cor­dia, don­de no pue­de con­ti­nuar la es­cue­la pri­ma­ria por­que las re­li­gio­sas so­lo edu­ca­ban ni­ñas. Con­cu­rre en­ton­ces a un co­le­gio del es­ta­do muy cer­ca de su ca­sa, la Es­cue­la N.º 8 Pe­dro Cer­vi­ño. El co­le­gio en el que con­ti­nuó su edu­ca­ción se­cun­da­ria tampoco que­da­ba le­jos, en el ba­rrio ale­da­ño de Flo­res­ta. Era la Es­cue­la In­dus­trial N.º 12 don­de se re­ci­bió seis años más tar­de de téc­ni­co quí­mi­co.

La ado­les­cen­cia fue mar­ca­da por la va­lio­sa ex­pe­rien­cia del tra­ba­jo. Co­men­zó

a los 13 años por con­se­jo de su pa­dre con una fra­se que nun­ca ol­vi­dó: “Con­vie­ne que co­mien­ces a tra­ba­jar”. Las pri­me­ras ta­reas fue­ron de lim­pie­za en una fá­bri­ca de me­dias en la que su pa­dre lle­va­ba la con­ta­bi­li­dad. Si­guió con tra­ba­jos ad­mi­nis­tra­ti­vos y lue­go, ya cer­ca de ter­mi­nar el co­le­gio téc­ni­co, en un la­bo­ra­to­rio. Sus jor­na­das di­vi­di­das en­tre la es­cue­la y el em­pleo eran lar­gas: arran­ca­ban muy tem­prano y ter­mi­na­ban ca­si a la ho­ra de la ce­na, pe­ro re­cuer­da esa épo­ca con agra­de­ci­mien­to. “El tra­ba­jo es una de las co­sas que me­jor me hi­zo en la vi­da y apren­dí lo bueno y lo ma­lo de to­da ta­rea hu­ma­na”, nos di­jo, re­mar­can­do su con­ven­ci­mien­to de que es pre­ci­sa­men­te el tra­ba­jo el que da dig­ni­dad a una per­so­na, no el abo­len­go ni el es­tu­dio.

Cuan­doe­ra­jo­ven,ajor­ge­ber­go­glio,co­mo a la ma­yo­ría de su edad, le gus­ta­ba bai­lar y el tan­go y la milonga eran sus pre­fe­ri­dos. Ha­cía deportes, co­lec­cio­na­ba es­tam­pi­llas y tu­vo un noviazgo que, se­gún él mis­mo con­tó, ter­mi­nó cuan­do sin­tió la vo­ca­ción re­li­gio­sa. Un mo­men­to cen­tral en la vi­da del fu­tu­ro pa­pa que re­cuer­da siem­pre con pro­fun­da emoción.

Una con­fe­sión con un sa­cer­do­te des­co­no­ci­do le cam­bió la vi­da se­gún su pro­pio re­la­to. Te­nía 17 años y el 21 de sep­tiem­bre se pre­pa­ra­ba pa­ra fes­te­jar la lle­ga­da de la pri­ma­ve­ra aus­tral dan­do un pa­seo con su gru­po de ami­gos. Nun­ca lle­gó a esa ci­ta por­que an­tes pa­só por la igle­sia de su ba­rrio don­de al­guien más lo aguar­da­ba sin él sa­ber­lo. “Fue la sor­pre­sa, el es­tu­por del en­cuen­tro con quien te es­tá es­pe­ran­do, Dios que siem­pre lle­ga pri­me­ro”, nos di­jo.

La en­tra­da al se­mi­na­rio, sin em­bar­go, de­mo­ró un tiem­po. Su pa­dre y su abue­la re­ci­bie­ron la no­ti­cia con ale­gría. No así la ma­má que so­ña­ba con un hi­jo mé­di­co y le pe­día que ma­du­ra­ra un po­co más la de­ci­sión de la que se ha­bía en­te­ra­do ca­sual­men­te vien­do en su es­cri­to­rio li­bros de teo­lo­gía. “Voy a es­tu­diar me­di­ci­na –fue la ex­pli­ca­ción–, pe­ro pa­ra cu­rar las al­mas”. Es­te epi­so­dio de su vi­da nos dio pie a no­so­tros pa­ra una iro­nía. “Tal vez su ma­dre pen­só que no era lo su­yo, que no iba a lle­gar le­jos en es­ta ca­rre­ra…”, co­men­ta­mos, sin sa­ber que po­cos años des­pués el que ya era car­de­nal pri­ma­do de Ar­gen­ti­na iba a ser ele­gi­do su­ce­sor de Pe­dro.

Es­tan­do ya en el se­mi­na­rio otra ex­pe­rien­cia lo mar­có a fue­go. Una gra­ve neu­mo­nía a con­se­cuen­cia de la cual su­frió la abla­ción de la par­te su­pe­rior del pul­món de­re­cho, don­de le ha­bían en­con­tra­do unos quis­tes, ca­si pri­va al mun­do del pa­pa la­ti­noa­me­ri­cano. Jor­ge vio la muer­te de cer­ca y su­frió mu­cho sin en­con­trar con­sue­lo, sino en las pa­la­bras de una re­li­gio­sa a la que que­ría mu­cho: “Lo es­tás imi­tan­do a Je­sús”. Una fra­se que nun­ca ol­vi­dó y que lo ayu­dó a en­ten­der y dar sen­ti­do a su pro­pio pa­de­ci­mien­to y al de los otros, to­man­do en cuen­ta

que “el do­lor no es una vir­tud en sí mis­ma, sino que pue­de ser vir­tuo­so el mo­do en que se lo asu­me”.

Ber­go­glio cur­só los pri­me­ros dos años de es­tu­dio pa­ra sa­cer­do­te en el se­mi­na­rio dio­ce­sano y los si­guien­tes, tras otra op­ción im­por­tan­te en su vi­da, en el de la Com­pa­ñía de Je­sús. An­tes de or­de­nar­se vi­vió una eta­pa inol­vi­da­ble pa­ra él y pa­ra quie­nes la com­par­tie­ron, un gru­po de ado­les­cen­tes del pres­ti­gio­so co­le­gio de la In­ma­cu­la­da Con­cep­ción de la ciudad de San­ta Fe, a los que le to­có dar cla­ses de psi­co­lo­gía y li­te­ra­tu­ra du­ran­te dos pe­rio­dos es­co­la­res. Con uno de ellos, Ro­ge­lio Pfir­ter, aca­ba de en­con­trar­se nue­va­men­te ha­bien­do cam­bia­do los ro­les: el pro­fe­sor con­ver­ti­do en la ca­be­za de 1.200 mi­llo­nes de ca­tó­li­cos y su en­ton­ces jo­ven alumno co­mo nue­vo em­ba­ja­dor ar­gen­tino an­te el Va­ti­cano.

El di­plo­má­ti­co, ha­blan­do de los años del co­le­gio, lo re­cuer­da co­mo “son­rien­te, afec­tuo­so y ca­ris­má­ti­co, pe­ro exi­gen­te y se­rio en lo aca­dé­mi­co. En las cla­ses nos pre­pa­ra­ba pa­ra la vi­da de la adul­tez, nos en­se­ña­ba a pen­sar, a te­ner de­re­cho a ha­cer pre­gun­tas y no en­con­trar con­tra­dic­cio­nes en­tre lo que la cien­cia y la tec­no­lo­gía po­dían pro­du­cir y la fe”. Si­guie­ron otros dos pe­rio­dos de do­cen­cia en el Co­le­gio de El Sal­va­dor de Bue­nos Ai­res y lue­go la tan es­pe­ra­da or­de­na­ción, el 13 de di­ciem­bre de 1969. Des­de el des­lum­bra­mien­to de la vo­ca­ción ha­bían pa­sa­do 12 años, de los cua­les 8 fue­ron de in­ten­so es­tu­dio y tra­ba­jo de pre­pa­ra­ción. La for­ma­ción si­guió otros 2 años en Es­pa­ña y fi­nal­men­te el 22 de abril de 1973 lle­gó la pro­fe­sión per­pe­tua co­mo je­sui­ta.

De re­gre­so a la ca­pi­tal ar­gen­ti­na, su “lu­gar en el mun­do”, co­mo la de­fi­nió mu­chas ve­ces, si­guió en­se­ñan­do en la Fa­cul­tad de Teo­lo­gía de la lo­ca­li­dad de San Mi­guel. Fue rec­tor del lla­ma­do Co­le­gio Má­xi­mo de los je­sui­tas has­ta 1972, cuan­do con 36 años la com­pa­ñía lo de­sig­nó pro­vin­cial, el más jo­ven que se re­cuer­de. Una épo­ca di­fí­cil y de prue­ba que re­cuer­da con do­lor, en un país sig­na­do pa­ra la vio­len­cia de una du­rí­si­ma dic­ta­du­ra mi­li­tar. Ber­go­glio dio re­fu­gio a per­se­gui­dos y sal­vó vi­das, pe­ro has­ta hoy si­gue su­frien­do por lo que no pu­do ha­cer.

Des­pués de un re­ti­ro co­mo con­fe­sor en la ciudad de Cór­do­ba –eta­pa que al­gu­nos de sus com­pa­ñe­ros de­fi­nie­ron co­mo un exi­lio– re­gre­só a su ciudad na­tal, su ama­da Bue­nos Ai­res, pa­ra se­guir el re­co­rri­do que lo lle­va­ría has­ta ser el vi­ca­rio de Cris­to. El nom­bra­mien­to de obis­po lle­gó por sor­pre­sa: se lo co­mu­ni­có el nun­cio apos­tó­li­co Ubal­do Ca­la­bre­si el 13 de ma­yo de 1992.

El 27 de ju­nio del mis­mo año re­ci­bió la or­de­na­ción epis­co­pal y pa­só a desem­pe­ñar­se co­mo uno de los cin­co obis­pos au­xi­lia­res de Bue­nos Ai­res a car­go de la vi­ca­ría de Flo­res, el ba­rrio por­te­ño don­de cre­ció y na­ció su vo­ca­ción. Una eta­pa fe­liz pa­ra el pa­dre

Ber­go­glio –así qui­so siem­pre que con­ti­nua­ran lla­mán­do­lo– has­ta que lle­gó otra im­por­tan­te no­ti­cia. Es nue­va­men­te el nun­cio quien se la co­mu­ni­ca en un al­muer­zo en el que ha­ce traer una bo­te­lla de cham­pag­ne y una tor­ta. An­te la sor­pre­sa de su in­vi­ta­do, el an­fi­trión acla­ra que no es su cum­plea­ños, sino que hay que fes­te­jar que ha si­do nom­bra­do obis­po coad­ju­tor de Bue­nos Ai­res con de­re­cho a su­ce­sión. Es­to im­pli­ca­ba que se­ría el pró­xi­mo ar­zo­bis­po de la ca­pi­tal. Un car­go que asu­mió en fe­bre­ro de 1998 al mo­rir el car­de­nal Antonio Qua­rra­cino, su pre­de­ce­sor, el mis­mo que lo sa­có del ol­vi­do y que creía fir­me­men­te en su do­tes pa­ra con­du­cir la Igle­sia ar­gen­ti­na.

Tres años des­pués, en otra eta­pa di­fí­cil de la vi­da del país, su­mer­gi­do en una cri­sis eco­nó­mi­ca sin pre­ce­den­tes, fue nom­bra­do car­de­nal. Ya en el cón­cla­ve de 2005, que eli­gió a Jo­seph Rat­zin­ger co­mo su­ce­sor de Juan Pablo II, mu­chos de sus pa­res pu­sie­ron sus ojos en él co­mo po­si­ble pa­pa. En 2013, tras la re­nun­cia de Be­ne­dic­to XVI, la gran ma­yo­ría (se­gún tras­cen­di­dos 100 de los 117 elec­to­res op­ta­ron por su can­di­da­tu­ra) no tu­vo más du­das: Jor­ge Ber­go­glio era el hom­bre que ne­ce­si­ta­ba la Igle­sia.

Des­de su lle­ga­da al trono de San Pe­dro, el 13 de mar­zo de 2013, quien ele­gi­ría por pri­me­ra vez en la his­to­ria del pon­ti­fi­ca­do el nom­bre de Fran­cis­co no de­jó de sor­pren­der. En su pri­mer men­sa­je cer­cano y co­lo­quial di­jo que sus her­ma­nos car­de­na­les lo ha­bían ido a bus­car ca­si al fin del mun­do. Una men­ción co­rrec­ta geo­grá­fi­ca­men­te, pe­ro que no re­fle­ja­ba la reali­dad de su pro­ce­den­cia: Bue­nos Ai­res, una me­tró­po­lis cos­mo­po­li­ta de la que el cuen­to El Aleph, del gran es­cri­tor ar­gen­tino Jor­ge Luis Bor­ges, ca­si pa­re­ce una me­tá­fo­ra. Una ciudad don­de pu­do to­car de cer­ca mu­chos de los ma­les que hoy su­fre el mun­do, pe­ro tam­bién ver y dar ma­ra­vi­llo­sos ejem­plos de al­truis­mo y so­li­da­ri­dad.

En to­dos los años de su lar­go re­co­rri­do ecle­siás­ti­co y has­ta hoy, Jor­ge Ber­go­glio nun­ca de­jó de se­guir su ver­da­de­ra vo­ca­ción, la de ser un pas­tor que im­par­te los sa­cra­men­tos, que es­tá cer­ca de sus fie­les, que los vi­si­ta en es­pe­cial en los lu­ga­res de do­lor acom­pa­ñan­do a los que su­fren, siem­pre cer­ca de los des­va­li­dos y to­man­do dis­tan­cia de los po­de­ro­sos. Un pas­tor con los pies en la tie­rra, las ma­nos ten­di­das y una ejem­pli­fi­ca­do­ra cohe­ren­cia de vi­da. Con una gran sa­bi­du­ría, pe­ro sen­si­ble y cer­cano, ca­paz de es­cu­char y en­ten­der al otro. Con una men­te cla­ra, el co­ra­zón abier­to y la mi­ra­da ha­cía los hom­bres y ha­cia Dios.

Mu­chos di­cen que la Igle­sia y el mun­do lo es­ta­ban es­pe­ran­do pa­ra un pro­fun­do cam­bio, que so­lo pue­de par­tir de la con­cien­cia per­so­nal y co­lec­ti­va.

*Coau­to­ra de ‘El je­sui­ta’ (2010).

La his­to­ria de amor de Ma­rio Jo­sé Ber­go­glio y Re­gi­na Ma­ría Si­vo­ri Gog­na, los pa­dres de Fran­cis­co, es­tá cu­rio­sa­men­te li­ga­da a la vo­ca­ción de su hi­jo: se co­no­cie­ron en un ora­to­rio.

Las tar­des del sá­ba­do es­cu­chan­do ópe­ra por ra­dio en fa­mi­lia y los do­min­gos en el es­ta­dio del San Lo­ren­zo ha­cen par­te de los re­cuer­dos de in­fan­cia del pa­pa. Acá, en 1942, con su her­mano me­nor Óscar Adrián el día que re­ci­bie­ron la pri­me­ra co­mu­nión.

An­tes de ser pa­pa, Fran­cis­co mon­ta­ba en trans­por­te pú­bli­co co­mo cual­quier otro ha­bi­tan­te de Bue­nos Ai­res.

Pa­sa­ron 13 años des­de que Ber­go­glio to­mó la de­ci­sión de en­trar al se­mi­na­rio has­ta que se con­vir­tió en sa­cer­do­te.

En el cón­cla­ve de 2005, que eli­gió a Jo­seph Rat­zin­ger co­mo su­ce­sor de Juan Pablo II, Ber­go­glio ya era pa­pa­ble pe­ro so­lo has­ta 2013, tras la re­nun­cia de Be­ne­dic­to XVI, sus pa­res de­ci­die­ron que él era el hom­bre que ne­ce­si­ta­ba la Igle­sia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.