Los tres ami­gos

Fran­cis­co Spi­no­so y Al­ber­to Omo­dei son ami­gos del pa­pa Fran­cis­co des­de ha­ce 66 años. Se co­no­cie­ron cuan­do te­nían 14 años.

Semana (Colombia) - Especial - - La Visita Del Papa - POR ÁN­GE­LA LONDOÑO*

¡No,ya no vuel­ve más,ya no lo ve­mos más en la Ar­gen­ti­na!”. Jor­ge Ma­rio Ber­go­glio era el nue­vo je­rar­ca de la Igle­sia ca­tó­li­ca y su ami­go de la in­fan­cia Al­ber­to Omo­dei** lo sa­bía per­fec­ta­men­te: ya no lo ve­ría más en Ar­gen­ti­na; “Ya se que­da en Ro­ma, ya no tie­ne na­da a qué vol­ver”, re­pi­tió una y otra vez, mien­tras veía en su te­le­vi­sor la ima­gen de Jor­ge Ma­rio en el bal­cón cen­tral de la Ba­sí­li­ca de San Pe­dro.

Lo mis­mo sin­tió su otro ami­go de la ni­ñez, Fran­cis­co Spi­no­so. La úl­ti­ma vez que lo ha­bía vis­to fue el 31 de di­ciem­bre de 2012. “Es un san­to”, di­ce.

Se co­no­cie­ron en 1950, cuan­do co­men­za­ron a es­tu­diar en la Es­cue­la In­dus­trial Nú­me­ro 12, en el ba­rrio Flo­res de Bue­nos Ai­res.en ese mo­men­to,los tres ar­gen­ti­nos de 14 años en­ta­bla­ron una amis­tad de her­ma­nos. En su tiem­po li­bre Jor­ge Ma­rio y Fran­cis­co so­lían re­unir­se a cui­dar una ca­ja de za­pa­tos que les re­ga­ló una mon­ja del co­le­gio. La ca­ja es­ta­ba lle­na de un ba­ta­llón de gu­sa­nos de se­da que se ali­men­ta­ban con las ho­jas de una mo­re­ra, un ár­bol de fo­lla­je ver­de cla­ro y bri­llan­te uti­li­za­do pa­ra criar a es­tos in­sec­tos. “Los gu­sa­nos se ali­men­ta­ban per­ma­nen­te­men­te has­ta for­mar el ca­pu­llo y lue­go se con­ver­tían en ma­ri­po­sas; ese era nues­tro jue­go fa­vo­ri­to, por­que po­día­mos ver el ci­clo de la vi­da”, cuen­ta Spi­no­so.

Hoy Fran­cis­co es so­cio y fun­da­dor de una em­pre­sa de ae­ro­so­les,al­ber­to es pen­sio­na­do y Jor­ge Ma­rio es el pa­pa Fran­cis­co. Los tres tie­nen 80 años.

El pri­mer año de co­le­gio no so­lo cria­ron gu­sa­nos: Jor­ge Ma­rio es­ta­ba des­ti­na­do a san­to. Fran­cis­co y Al­ber­to eran de fa­mi­lias po­co cre­yen­tes y a sus 14 años no ha­bían he­cho la pri­me­ra co­mu­nión. El pro­fe­sor Zam­brano, que les dic­ta­ba re­li­gión, los te­nía ame­na­za­dos, “si no ha­cen la pri­me­ra co­mu­nión, re­prue­ban la ma­te­ria”, les di­jo.

Pe­ro era so­lo una bro­ma del pro­fe­sor que Jor­ge Ma­rio co­no­cía a la per­fec­ción, así que le pi­dió per­mi­so al rec­tor pa­ra pre­pa­rar pa­ra el sa­cra­men­to a tres de sus com­pa­ñe­ros, Fran­cis­co,al­ber­to y tam­bién a Car­los Ote­ro. Su pri­mer mi­la­gro, di­cen, por­que en esa épo­ca en Bue­nos Ai­res era muy di­fí­cil pe­dir cier­tas co­sas. Juan Do­min­go Pe­rón es­ta­ba en el po­der y Ar­gen­ti­na ha­bía cam­bia­do de arri­ba aba­jo. Era un mo­men­to ál­gi­do en su man­da­to y la re­la­ción en­tre el go­bierno y la Igle­sia no es­ta­ba en sus me­jo­res días. Pe­ro Jor­ge los con­ven­ció, los pre­pa­ró y has­ta man­dó a ha­cer unas es­tam­pi­tas de re­cuer­do de su pro­pio bol­si­llo, mar­ca­das con el nom­bre de los tres:“con to­do ca­ri­ño, en el día más fe­liz de su vi­da, Ber­go­glio”.

Lue­go de to­mar la co­mu­nión, en la ca­sa del fu­tu­ro pa­pa los es­pe­ra­ba un cho­co­la­te ca­lien­te pa­ra ce­le­brar. “To­dos es­tá­ba­mos muy con­ten­tos, re­cuer­do que des­pués de to­mar la co­mu­nión no di­je ma­las pa­la­bras por un tiem­po; es un san­to Jor­ge”, re­pi­te en­tre ri­sas Spi­no­so.

Con el pa­so de los años em­pe­za­ron a lla­mar­se ‘los so­bre­vi­vien­tes’: el tiem­po se ha ido lle­van­do po­co a po­co a sus com­pa­ñe­ros de cur­so. El pri­me­ro fue Héc­tor Que­ve­do. En 1955, en un ac­ci­den­te, ma­tó a su me­jor ami­go con el ar­ma de su pa­dre, que era po­li­cía. Pa­só a la cár­cel de me­no­res

y la úni­ca ayu­da que qui­so re­ci­bir fue la de Jor­ge Ma­rio.“la his­to­ria más con­mo­ve­do­ra pa­ra mí fue la asis­ten­cia es­pi­ri­tual de Jor­ge a nues­tro ami­go Héc­tor”, re­cuer­da Spi­no­so.

Jor­ge Ma­rio siem­pre qui­so y se preo­cu­pó por sus con­dis­cí­pu­los.“he re­ci­bi­do con mu­cha sa­tis­fac­ción tu car­ta y la de Ber­go­glio, me pa­re­cie­ron dos pa­la­bras sa­li­das de un mis­mo co­ra­zón. Es re­con­for­tan­te oír­te ha­blar de las co­sas de la es­cue­la, esas pe­que­ñas co­sas que son to­do un te­so­ro”, es­cri­bió en una car­ta Que­ve­do a su ami­go Al­ber­to D’arez­zo, des­de la cár­cel de me­no­res.

Eran tan po­cos cuan­do cur­sa­ron la se­cun­da­ria que ha­bría si­do im­po­si­ble que no en­ta­bla­ran amis­tad.cuan­do em­pe­za­ron eran ape­nas 20 y to­dos se que­rían. Unos años des­pués Héc­tor se sui­ci­dó. Ha de­bi­do ser poe­ta, con­cuer­dan sus ami­gos.

Des­de en­ton­ces,la ma­yor sa­tis­fac­ción de Ber­go­glio es unir y ayu­dar a unir. Em­pe­zó a or­ga­ni­zar en­cuen­tros con los so­bre­vi­vien­tes de la Es­cue­la In­dus­trial Nú­me­ro 12. En los años ochen­ta,cuan­do Jor­ge Ma­rio era pa­dre pro­vin­cial de los je­sui­tas, se en­con­tra­ban en el es­ta­cio­na­mien­to de la Uni­ver­si­dad del Sal­va­dor. En 1998, cuan­do lo de­sig­na­ron ar­zo­bis­po de Bue­nos Ai­res, em­pe­zó a or­ga­ni­zar al­muer­zos en los que el hoy pa­pa pa­ga­ba la pas­ta y los ra­vio­lis, otros lle­va­ban el vino, al­gún otro el pos­tre. Y así.

Y con el pa­so del tiem­po se fue­ron su­man­do los en­cuen­tros,pe­ro los so­bre­vi­vien­tes eran me­nos. En la úl­ti­ma reunión que­da­ban so­lo sie­te.“en­ton­ces evo­cá­ba­mos re­cuer­dos del mo­men­to fa­vo­ri­to de nues­tra vi­da, la ado­les­cen­cia”,re­cuer­da Omo­dei- y no se ha­bla­ba ni de po­lí­ti­ca ni so­bre po­lí­ti­cos por­que siem­pre esas opi­nio­nes lle­gan de­for­ma­das.

Di­cen sus ami­gos que Jor­ge te­nía al­go que lo ha­cía di­fe­ren­te a los de­más, una in­te­li­gen­cia agu­da. A los 14 años se plan­tó a dis­cu­tir so­bre co­mu­nis­mo con un pro­fe­sor, “no sir­ve quién te­nía ra­zón, Jor­ge era un ti­po bri­llan­te”, di­ce Spi­no­so.tam­bién re­cuer­dan sus apa­sio­nan­tes par­ti­dos de fút­bol ca­lle­je­ro: “Nin­guno lle­gó a ser el Tren Va­len­cia ni Chi­cho Ser­na o el gran ar­que­ro Óscar Cór­do­ba, por nom­brar al­gu­nos de los co­lom­bia­nos”, con­ti­núa. Y de sus reunio­nes de es­tu­dio y a to­mar ma­te en la ca­sa de Jor­ge: “Fue­ron las me­jo­res épo­cas”.

Jor­ge Ma­rio es igual aquí y allá. Spi­no­so es­tá con­ven­ci­do de que el pa­pa si­gue sien­do el mis­mo que era. Ha­ce años duer­me po­co, mu­chas no­ches es­cu­cha tan­go y re­za en su ca­pi­lla al le­van­tar­se. Pe­ro lo que más ex­tra­ña es la gen­te, es­tar en­tre la gen­te co­mo uno más.“su com­pro­mi­so con la gen­te es im­pre­sio­nan­te, es sen­ci­llo y fé­rreo en sus de­ci­sio­nes, se pue­de ver en los in­tere­ses que es­tá to­can­do. Des­tino de san­to”, afir­ma.

La amis­tad si­gue in­tac­ta.al prin­ci­pio se es­cri­bían to­dos los me­ses, pe­ro lue­go vino más tra­ba­jo pa­ra Ber­go­glio. “En fin, ya no nos es­cri­bi­mos tan­to, pe­ro él nos lla­ma por te­lé­fono pa­ra nues­tras fies­tas de cum­plea­ños o en Na­vi­dad, aho­ra ya se ve que tie­ne bas­tan­te tra­ba­jo”, co­men­ta Al­ber­to. Ber­go­glio quie­re mu­cho a sus ami­gos y las car­tas que le man­dan le ha­cen bien, pe­ro ya no pue­de con­tes­tar­las to­das. “En to­do ha­go lo que pue­do”, di­ce el pro­pio pa­pa.

Fran­cis­co Spi­no­so re­ci­bió una de sus úl­ti­mas mi­si­vas el 19 de ju­nio de 2013: “Que­ri­do Fran­cis­co, mu­chas gra­cias por tu car­ta del 23 de ma­yo. Te lla­mé por te­lé­fono pe­ro no te en­con­tré.aquí te man­do un sa­lu­do pa­ra tu so­cio. Gra­cias a Dios es­toy bien. Por fa­vor, sa­lu­dos a los mu­cha­chos. Un abra­zo. Que Je­sús y la Vir­gen san­ta te cui­den.afec­tuo­sa­men­te, Fran­cis­co (Jor­ge)”.

Sa­muel Hecht, el so­cio de Fran­cis­co Spi­no­so, al que se re­fie­re la car­ta, mu­rió en no­viem­bre de 2013. Hecht car­gó siem­pre esa car­ta de alien­to de Jor­ge,car­ta que nun­ca de­jó de agra­de­cer.

Guar­dan la es­pe­ran­za de vol­ver a ver­lo: “Dar­nos un gran abra­zo, se­gu­ra­men­te de­jar caer al­gu­nas lá­gri­mas, y de­cir­le ¡gra­cias por to­do!, gra­cias por en­se­ñar­nos que hay un ca­mino que se de­be se­guir”, an­he­la Al­ber­to. Que­da­ron mu­chas co­sas pen­dien­tes por or­ga­ni­zar y por de­cir. “Lo ve­mos a la vuel­ta de Ro­ma”, di­jo Ber­go­glio.

No vol­vió y es él el pri­mer sor­pren­di­do.

*Pe­rio­dis­ta. **Al­ber­to Omo­dei mu­rió re­cien­te­men­te.

Spi­no­so y Ber­go­glio en 1953, a dos años de ter­mi­nar sus es­tu­dios téc­ni­cos en quí­mi­ca en la Es­cue­la In­dus­trial Nú­me­ro 12, del ba­rrio Flo­res de Bue­nos Ai­res. Omo­dei to­mó la fo­to.

Es­ta es la car­ta di­ri­gi­da a Al­ber­to D’arez­zo en la que Que­ve­do, el com­pa­ñe­ro que es­tu­vo pre­so por la muer­te ac­ci­den­tal de su me­jor ami­go, agra­de­ce la so­li­da­ri­dad de Ber­go­glio du­ran­te esa di­fí­cil si­tua­ción: “He re­ci­bi­do con mu­cha sa­tis­fac­ción tu car­ta y...

Jor­ge Ma­rio Ber­go­glio, Fran­cis­co Spi­no­so y Al­ber­to Omo­dei, fa­lle­ci­do es­te año, al fren­te de la igle­sia de San Fran­cis­co So­lano, Bue­nos Ai­res, en 2008.

Con tan so­lo 14 años, Ber­go­glio pre­pa­ró a Spi­no­so, Omo­dei y a Car­los Ote­ro, otro com­pa­ñe­ro, pa­ra la pri­me­ra co­mu­nión y man­dó a ha­cer unos re­cor­da­to­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.