“Ber­go­glio me sal­vó la vi­da”

Los ru­mo­res so­bre la co­la­bo­ra­ción del pa­pa Fran­cis­co con el ré­gi­men mi­li­tar en la dic­ta­du­ra ar­gen­ti­na cons­ti­tu­yen uno de los ca­pí­tu­los más di­fí­ci­les de su vi­da. Al­fre­do So­mo­za, na­rra, sin em­bar­go, có­mo es­te lo sal­vó de los mi­li­ta­res en la dé­ca­da del se­ten

Semana (Colombia) - Especial - - La Visita Del Papa - POR AL­FRE­DO SO­MO­ZA*

Mu­chas co­sas se han es­cri­to so­bre Jor­ge Ma­rio Ber­go­glio, sin em­bar­go, otras tan­tas pue­den ser to­da­vía con­ta­das. So­bre to­do esas his­to­rias que, por su pu­dor, ni si­quie­ra él mis­mo se ani­ma a re­la­tar, pe­ro que es jus­to que se se­pan.

Co­rrían tiem­pos di­fí­ci­les en la Ar­gen­ti­na cuan­do Ber­go­glio fue nom­bra­do su­pe­rior pro­vin­cial de los je­sui­tas, el más jo­ven en la his­to­ria. Los je­sui­tas son una ins­ti­tu­ción re­li­gio­sa en Su­ra­mé­ri­ca, en­fo­ca­da so­bre to­do en el mun­do aca­dé­mi­co. Sus mi­sio­nes je­suí­ti­cas, que has­ta fi­nes de 1700 eran con­si­de­ra­das ca­si co­mo un país au­tó­no­mo en las sel­vas que sur­gen en­tre Bra­sil, Ar­gen­ti­na y Pa­ra­guay, les cos­ta­ron su ex­pul­sión del te­rri­to­rio, pues ni Es­pa­ña ni Por­tu­gal vie­ron con sim­pa­tía esa ex­pe­rien­cia ‘anó­ma­la’ de res­pe­to y to­le­ran­cia con los in­dí­ge­nas gua­ra­níes, así co­mo la mo­da­li­dad de evan­ge­li­za­ción que pro­te­gió a los in­dios de la es­cla­vi­tud y la ex­plo­ta­ción.

Ber­go­glio es un he­re­de­ro de esa his­to­ria, y en los años ne­gros de la dic­ta­du­ra, ini­cia­da en 1976, lu­cha­ba por man­te­ner la in­de­pen­den­cia de la Uni­ver­si­dad del Sal­va­dor y de las per­so­nas que, co­mo yo, es­tu­dia­ban en esa ins­ti­tu­ción que era prác­ti­ca­men­te el úni­co fórum aca­dé­mi­co no con­tro­la­do por los mi­li­ta­res. El tris­te sím­bo­lo de esos años de to­ta­li­ta­ris­mo en Ar­gen­ti­na son los des­apa­re­ci­dos: opo­si­to­res po­lí­ti­cos o sim­ple­men­te ciu­da­da­nos que se ma­ni­fes­ta­ron por sus de­re­chos y que los co­man­dos mi­li­ta­res se­cues­tra­ban y eli­mi­na­ban sin de­jar hue­llas.

La má­qui­na de la re­pre­sión era muy ar­ti­cu­la­da, efi­cien­te y bas­ta­ba, co­mo en mi ca­so, di­ri­gir una re­vis­ta cul­tu­ral ‘no ali­nea­da’ pa­ra arries­gar la vi­da. Ber­go­glio, y es­to lo he­mos sa­bi­do mu­chos años des­pués, uti­li­zó con dis­cre­ción los ins­tru­men­tos que te­nía pa­ra sal­var mu­chas vi­das hu­ma­nas. Se­mi­na­ris­tas, sa­cer­do­tes y es­tu­dian­tes cer­ca­nos al mun­do je­suí­ti­co ar­gen­tino lo­gra­ron sal­var­se gra­cias al co­ra­je de ese sa­cer­do­te que en su so­le­dad lo­gró evi­tar que mu­chas vi­das ca­ye­ran en el in­fierno que re­pre­sen­ta­ban los mi­li­ta­res. Va­rios so­bre­vi­vien­tes es­ca­pa­ron al ex­tran­je­ro.

Ne­llo Sca­vo, pe­rio­dis­ta ita­liano, sa­có a la luz en su li­bro La lis­ta de Ber­go­glio la ma­ne­ra en que Fran­cis­co co­la­bo­ró con la fu­ga de aque­llos ciu­da­da­nos, así co­mo la vía de es­ca­pe que pa­sa­ba por la Fa­cul­tad de Teo­lo­gía de San Mi­guel (pe­ri­fe­ria de Bue­nos Ai­res) y el nú­cleo je­suí­ti­co de Cór­do­ba. En mi ca­so, el au­xi­lio que me per­mi­tió lle­gar a Eu­ro­pa a tra­vés de Bra­sil –por en­ton­ces tam­bién ba­jo una dic­ta­du­ra– fue con­se­cuen­cia de la co­ne­xión de Ber­go­glio con el obis­po de São Pau­lo, el car­de­nal Pau­lo Eva­ris­to Arns, quien du­ran­te los años se­ten­ta y

ochen­ta creó una red de ‘ca­sas se­gu­ras’ con el ob­je­ti­vo de re­fu­giar a pró­fu­gos de las dic­ta­du­ras de Ar­gen­ti­na, Chi­le, Pa­ra­guay y Uru­guay. Esa red so­li­da­ria fue usa­da por de­ce­nas de per­so­nas, quie­nes, de lo con­tra­rio, ha­brían des­apa­re­ci­do en ma­nos de los mi­li­ta­res, y era uno de los es­la­bo­nes de la ca­de­na de fu­ga de Ber­go­glio: em­pe­za­ba en Bra­sil y con­ti­nua­ba en Eu­ro­pa.

A Fran­cis­co no le gus­ta ha­blar de to­do es­to, en gran me­di­da por­que las bue­nas obras se ha­cen, pe­ro no se cuen­tan.

Por mu­chos años, los que vi­vi­mos esa ex­pe­rien­cia de­ci­di­mos man­te­ner­nos en si­len­cio. Fue un pac­to que no hu­bo ne­ce­si­dad de fir­mar.aun­que a Ber­go­glio no le gus­ta de­fi­nir­se co­mo un hé­roe ni que na­die lo pien­se así, hay que de­cir que hi­zo lo que pu­do con­tra el to­ta­li­ta­ris­mo, arries­gan­do su vi­da, gra­cias a su pres­ti­gio, a sus co­no­ci­mien­tos y a AUN­QUE A BER­GO­GLIO NO LE GUS­TA DE­FI­NIR­SE CO­MO UN HÉ­ROE NI QUE NA­DIE LO PIEN­SE ASÍ, HAY QUE DE­CIR QUE HI­ZO LO QUE PU­DO CON­TRA EL TO­TA­LI­TA­RIS­MO, ARRIES­GAN­DO SU VI­DA... los re­cur­sos de los que dis­po­nía por ser su­pe­rior de los je­sui­tas.

Nos fue im­po­si­ble se­guir ca­llan­do ese se­cre­to cuan­do, ape­nas ele­gi­do pa­pa, sec­to­res cer­ca­nos al go­bierno ar­gen­tino des­li­za­ron la hi­pó­te­sis de que Fran­cis­co ha­bía si­do un co­la­bo­ra­dor de la dic­ta­du­ra. Una ca­lum­nia que, por suer­te, se des­min­tió rá­pi­da­men­te. Jor­ge Ma­rio Ber­go­glio vi­vió con con­tra­dic­ción, co­mo tan­tos, esos años en Ar­gen­ti­na. No era un hom­bre de iz­quier­das y nun­ca se ma­ni­fes­tó pú­bli­ca­men­te con­tra la dic­ta­du­ra, sin em­bar­go, su­po ele­gir bien cuan­do le lle­gó el mo­men­to de de­ci­dir en­tre la vi­da y la muer­te. * Pe­rio­dis­ta y es­cri­tor ita­lo-ar­gen­tino. Pre­si­den­te del Ins­ti­tu­to de Coope­ra­ción Eco­nó­mi­ca In­ter­na­cio­nal de Mi­lán, Ita­lia. Fue es­tu­dian­te de His­to­ria de la Uni­ver­si­dad del Sal­va­dor de Bue­nos Ai­res du­ran­te la dic­ta­du­ra mi­li­tar y re­fu­gia­do po­lí­ti­co en Ita­lia.

El 30 de ju­nio de es­te año Al­fre­do So­mo­za y el pa­pa se en­con­tra­ron du­ran­te una au­dien­cia que Fran­cis­co dio pa­ra el Ins­ti­tu­to Ita­lo-la­ti­noa­me­ri­cano en el Va­ti­cano.

El nú­me­ro de des­apa­re­ci­dos que de­jó la dic­ta­du­ra en Ar­gen­ti­na es in­cier­to. El re­gis­tro ofi­cial es de 13.000 per­so­nas, pe­ro las or­ga­ni­za­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos ase­gu­ran que fue­ron 30.000 los des­apa­re­ci­dos en­tre 1976 y 1983. Mu­chos de los “re­qui­sa­dos”...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.