Vlad­do

Semana (Colombia) - Especial - - Contenido - Vlad­do Es­cri­tor, ca­ri­ca­tu­ris­ta y co­lum­nis­ta.

En una ame­na char­la con el ar­tis­ta Ál­va­ro Ba­rrios, re­cuer­dan la ciudad cul­tu­ral de los se­ten­ta y el Mu­seo de Ar­te Mo­derno, que es­tre­na se­de.

En una ame­na con­ver­sa­ción con su ami­go Vlad­do, el ar­tis­ta ba­rran­qui­lle­ro

Ál­va­ro Ba­rrios re­cuer­da la fun­da­ción del Mu­seo de Ar­te Mo­derno –que es­tre­na­rá se­de–, la ciudad cul­tu­ral de los se­sen­ta y los no muy poé­ti­cos arro­yos que se con­ver­tían en ‘tsu­na­mis’ y arra­sa­ban con ‘Cu­rram­ba’.

VLAD­DO: ¿Có­mo era la Ba­rran­qui­lla de su ni­ñez?

ÁL­VA­RO BA­RRIOS: En la pri­me­ra mi­tad del si­glo XX es­ta era una ciudad mo­de­lo, sus ha­bi­tan­tes de­cían con or­gu­llo que era la Puer­ta de Oro de Co­lom­bia. Cuan­do yo era muy ni­ño vivía en el tra­di­cio­nal ba­rrio El Pra­do, ca­ta­lo­ga­do co­mo uno de los dos más be­llos de Amé­ri­ca La­ti­na jun­to con El Ve­da­do, de La Ha­ba­na. En tér­mi­nos cul­tu­ra­les, es­ta­ban pa­san­do co­sas muy in­tere­san­tes, es­pe­cial­men­te gra­cias al gru­po Ba­rran­qui­lla, que creó un mo­vi­mien­to en torno a La Cue­va (lea más de es­te em­ble­má­ti­co lu­gar en la pá­gi­na 30). No so­lo eran bohe­mios, tam­bién fue­ron pre­cur­so­res de al­gu­nas de las ins­ti­tu­cio­nes y or­ga­ni­za­cio­nes cul­tu­ra­les que aún exis­ten y se pue­den des­ta­car. VLAD­DO: Hay quie­nes di­cen que Ba­rran­qui­lla se es­tan­có a fi­na­les del si­glo pa­sa­do, ¿es­tá de acuer­do? A.B.: Sí. Las­ti­mo­sa­men­te yo no pu­de dis­fru­tar mu­cho de esa épo­ca do­ra­da de la que ha­bla­mos. Me to­có el ini­cio de la de­ca­den­cia y cul­po de eso a la co­rrup­ción de aque­llos tiem­pos. Fui tes­ti­go del de­rrum­be de las edi­fi­ca­cio­nes de El Pra­do, que eran pa­tri­mo­nio ar­qui­tec­tó­ni­co de la Na­ción. El ba­rrio se fue con­vir­tien­do en un gran cen­tro co­mer­cial, lo di­go por su ta­ma­ño, no exac­ta­men­te por su gran­de­za. Por for­tu­na, más pron­to que tar­de se rea­li­za­ron al­gu­nos tra­ba­jos de re­cu­pe­ra­ción, y se re­pa­ra­ron va­rias de las edi­fi­ca­cio­nes que aún hoy se pre­ser­van. VLAD­DO: ¿Re­cuer­da có­mo co­men­zó la ac­ti­vi­dad cul­tu­ral en la ciudad? A.B.: La dé­ca­da de 1960 fue muy prós­pe­ra en es­te cam­po, ha­bía ga­le­rías de ar­te y ac­ti­vi­da­des muy in­tere­san­tes en el Tea­tro Ami­ra de la Ro­sa. Además, tu­vi­mos apro­xi­ma­cio­nes a la mu­seo­lo­gía con el Mu­seo Ro­mán­ti­co y los pri­me­ros in­ten­tos por fun­dar el de Ar­te Mo­derno. Es­to, por cier­to, fue al­go pa­ra­dó­ji­co,

in­ten­ta­mos po­ner la pri­me­ra pie­dra de esa cons­truc­ción unas tres ve­ces. Per­so­na­jes co­mo el ar­qui­tec­to Ri­car­do Gon­zá­lez Ri­poll y el es­cri­tor Ál­va­ro Ce­pe­da Sa­mu­dio te­nían sen­ti­do de ci­vis­mo y cre­ye­ron en el pro­yec­to. Sin em­bar­go, no lo­grá­ba­mos su­pe­rar esa fa­se ini­cial. VLAD­DO: Pe­ro con­tra to­dos los pro­nós­ti­cos, el mu­seo abrió sus puer­tas y hoy se cons­tru­ye una nue­va se­de en el cen­tro de la ciudad, con un diseño que le ha­ce ho­nor a su nom­bre. ¡Han debido lle­var las tres pri­me­ras pie­dras y mon­tar una pa­red!

A.B.: Tal vez, pe­ro nues­tra con­clu­sión es que más que una pri­me­ra, se­gun­da o ter­ce­ra pie­dra, lo im­por­tan­te es que el mu­seo, que tie­ne más de 20 años, exis­ta co­mo ins­ti­tu­ción y li­de­re ac­ti­vi­da­des in­tere­san­tes, así sea en es­pa­cios pres­ta­dos o al­qui­la­dos. Hoy se es­tá ter­mi­nan­do la cons­truc­ción de la se­de de­fi­ni­ti­va, que es­tá ubi­ca­da en el Par­que Cul­tu­ral del Ca­ri­be. En­car­ga­mos el diseño al ar­qui­tec­to Gian­car­lo Maz­zan­ti (su en­tre­vis­ta en la

pá­gi­na 26). Des­pués de un pro­ce­so lar­go, fi­nal­men­te se apro­bó el pro­yec­to de­fi­ni­ti­vo y se lo­gró con­se­guir la fi­nan­cia­ción. Es­tá que­dan­do muy bo­ni­to y ya te­ne­mos mu­chos pro­yec­tos en men­te. Mien­tras tan­to, se­gui­rá ope­ran­do la se­de ubi­ca­da en el nor­te de Ba­rran­qui­lla. VLAD­DO: No im­por­ta si es en la se­de vie­ja, o en la nue­va, lo im­por­tan­te es que si­ga abier­to… A.B.: Cla­ro, co­mo te di­go, el mu­seo existe ha­ce más de dos dé­ca­das y quie­ro creer que su inau­gu­ra­ción fue el pun­to de par­ti­da pa­ra que, de for­ma pa­ra­le­la al re­sur­gir de la ciudad, flo­re­cie­ran otros es­pa­cios cul­tu­ra­les. En­tre ellos, el Car­na­val In­ter­na­cio­nal de las Ar­tes, Ba­rran­qui­jazz y el es­fuer­zo más re­cien­te, la Fe­ria In­ter­na­cio­nal del Li­bro, que co­men­zó es­te año. VLAD­DO: A qué se re­fie­re con el “re­sur­gir de la ciudad”…

A.B.: He tra­ta­do de man­te­ner­me al mar­gen de la ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca, pe­ro sí pue­do de­cir que cre­cí en una ciudad que du­ran­te mu­cho tiem­po le pu­so tra­bas a su pro­pio pro­gre­so. Los arro­yos, por ejem­plo, siem­pre los vi co­mo una es­pe­cie de mal­di­ción que te­nía Ba­rran­qui­lla. Acá lle­gó una fa­mo­sa mi­sión ja­po­ne­sa bus­can­do so­lu­ción al pro­ble­ma. ¿Cuál fue la con­clu­sión que sa­có la ad­mi­nis­tra­ción dis­tri­tal? Que sa­lía tan cos­to­sa co­mo cons­truir un me­tro y que, co­mo con­se­cuen­cia, nun­ca po­dría­mos li­be­rar­nos de los arro­yos. VLAD­DO: Pe­ro se li­be­ra­ron. A.B.: Fi­nal­men­te, ha­ce unos diez años, lle­gó la ca­na­li­za­ción y se em­pe­zó a ver una so­lu­ción más cla­ra. Yo vi­vo en la ca­lle 84, al mar­gen de uno de los peo­res cau­da­les que tu­vo la ciudad. Por si no los han vis­to nun­ca, son im­pre­sio­nan­tes, por­que no se tra­ta de un arro­yo en el sen­ti­do ro­mán­ti­co del ‘arro­yue­lo’ que ba­ja de una co­li­na, es­te es co­mo un tsu­na­mi

En 1823, Ba­rran­qui­lla se con­vir­tió en pio­ne­ra de la na­ve­ga­ción a va­por por el río Mag­da­le­na. Des­de allí se trans­por­ta­ban pro­duc­tos ha­cia el in­te­rior del país.

que arras­tra ca­rros y bu­ses lle­nos de gen­te. Vi­vía­mos al bor­de de las tra­ge­dias. VLAD­DO: Así co­mo se en­con­tró una so­lu­ción pa­ra ese pro­ble­ma, se han re­suel­to otros, ¿no?

A.B.: Sí, vol­vien­do al te­ma por el que me pre­gun­ta­bas, las obras de los arro­yos se han desa­rro­lla­do de ma­ne­ra pa­ra­le­la a lo que lla­mo el re­sur­gir de Ba­rran­qui­lla. Hoy, es­ta es una au­tén­ti­ca ca­pi­tal de par­ques, que no son so­lo ma­qui­lla­je pa­ra mos­trar un es­pa­cio bo­ni­to, han si­do una gran so­lu­ción pa­ra va­rias co­mu­ni­da­des que no te­nían lu­ga­res de recreación pa­ra sus ni­ños. Además, es­te año el Dis­tri­to fue es­ce­na­rio de even­tos de­por­ti­vos de ta­lla in­ter­na­cio­nal pa­ra los que se cons­tru­ye­ron es­ce­na­rios de pri­mer ni­vel. Tam­bién ha­bría que re­sal­tar el despertar de la edi­fi­ca­ción ar­qui­tec­tó­ni­ca y la aper­tu­ra de nue­vas vías. Tal vez sue­ne muy op­ti­mis­ta, pe­ro po­dría de­cir, con el res­pe­to que me me­re­cen los ca­le­ños, que Ba­rran­qui­lla les es­tá pi­san­do los ta­lo­nes co­mo ter­ce­ra ca­pi­tal del país. VLAD­DO’: La ciudad ha avan­za­do, pe­ro siem­pre se pue­de ha­cer más, ¿en ma­te­ria de cul­tu­ra qué desafíos que­dan por su­pe­rar? A.B.: Ba­rran­qui­lla ne­ce­si­ta más es­ce­na­rios de al­to ni­vel in­te­lec­tual. Por ejem­plo, du­ran­te mu­cho tiem­po el tea­tro Ami­ra de la Ro­sa cum­plió una gran la­bor edu­ca­ti­va por­que era un es­pa­cio de pri­mer ni­vel, hoy, por ra­zo­nes que no son cla­ras, per­ma­ne­ce ce­rra­do. Al­go si­mi­lar pa­só con el Mu­seo del Ca­ri­be, pe­ro por for­tu­na la cri­sis se su­peró y fun­cio­na con nor­ma­li­dad. Tam­bién creo que aquí hay es­pa­cios in­de­pen­dien­tes que tra­ba­jan con po­quí­si­mo pre­su­pues­to y lo ha­cen con un cri­te­rio acer­ta­dí­si­mo. Me­re­cen ser es­cu­cha­dos; me­re­cen un apo­yo eco­nó­mi­co.

 La es­ce­na cul­tu­ral de Ba­rran­qui­lla es mu­cho más que car­na­val. To­dos los años, previo a es­ta fies­ta, se ce­le­bra el Car­na­val In­ter­na­cio­nal de las Ar­tes, que reúne a in­te­lec­tua­les, li­te­ra­tos y ar­tis­tas.

 Vlad­do, ca­ri­ca­tu­ris­ta y admirador de Ál­va­ro Ba­rrios, des­ta­ca el aporte que es­te ar­tis­ta re­pre­sen­ta no so­lo pa­ra Ba­rran­qui­lla, sino pa­ra to­da Co­lom­bia.

Ál­va­ro Ba­rrios ha ex­pues­to su obra en di­ver­sos es­ce­na­rios in­ter­na­cio­na­les, pe­ro siem­pre re­gre­sa a su ca­sa, Ba­rran­qui­lla. Des­de allí li­de­ra di­ver­sas ac­ti­vi­da­des con el Mu­seo de Ar­te Mo­derno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.