Ciudad de ‘co­cos’

Semana (Colombia) - Especial - - Barranquilla -

Si hay al­gún ca­cha­co le­yen­do es­te tí­tu­lo, se lo tra­du­ci­mos: ‘Ciudad de pi­los’. La edu­ca­ción que se im­par­te hoy en las aulas ba­rran­qui­lle­ras tie­ne un al­to ni­vel. Aquí se apo­ya la ex­ce­len­cia aca­dé­mi­ca, co­mo la del jo­ven Sa­muel de Je­sús Bo­rre­ro Sil­va, me­jor ba­chi­ller de Co­lom­bia en 2013.

AN­DREA JA­RA­MI­LLO: Us­ted co­men­zó sus es­tu­dios en el Li­ceo Cer­van­tes, des­pués se fue pa­ra Rioha­cha debido al tra­ba­jo de su pa­dre, y al fi­nal re­gre­sa a Ba­rran­qui­lla. ¿Có­mo fue su vida es­co­lar du­ran­te esos años? SA­MUEL BO­RRE­RO: To­do los co­le­gios por los que pa­sé fue­ron muy bue­nos. Tan­to el Cer­van­tes de Ba­rran­qui­lla, co­mo el Gim­na­sio Ce­rro­mar, en La Gua­ji­ra. Am­bos apor­ta­ron mu­cho a mi for­ma­ción por­que te­nía muy bue­nos pro­fe­so­res. Vol­ví a La

Are­no­sa pa­ra ter­mi­nar gra­do on­ce. Qui­se re­gre­sar al li­ceo, pe­ro fue im­po­si­ble… A.J.: Pe­ro se ma­tri­cu­ló en el Ins­ti­tu­to Ale­xan­der Von Hum­boldt…

S.B.: Tu­ve suer­te de en­con­trar un cu­po ahí, eso es ca­si im­po­si­ble cuan­do se tra­ta del úl­ti­mo año del ba­chi­lle­ra­to. Mis pa­dres me ha­bían con­ta­do que era una ins­ti­tu­ción con muy bue­nos pun­ta­jes den­tro de la edu­ca­ción pú­bli­ca. En Ba­rran­qui­lla sue­len de­cir que “ese co­le­gio es pa­ra

ge­nios”. El rec­tor, con quien siem­pre es­ta­ré agra­de­ci­do, me per­mi­tió pre­sen­tar los exá­me­nes de ad­mi­sión y los pa­sé. In­sis­to, ese ti­po de ce­sio­nes no sue­len ha­cer­las y me­nos cuan­do el cur­so ya ha­bía em­pe­za­do. Pe­ro pu­de gra­duar­me del

Von Hum­boldt. A.J.: ¿Cuá­les eran las ma­te­rias que se le di­fi­cul­ta­ban más? S.B.: Siem­pre he si­do una per­so­na de nú­me­ros, de fór­mu­las, y de cien­cia. An­tes no me iba muy bien en len­gua­je, hu­ma­ni­da­des, cien­cias so­cia­les, o ma­te­rias si­mi­la­res. A.J.: ¿Sien­te que el ins­ti­tu­to lo ayu­dó a re­for­zar esa de­bi­li­dad?

“El Hum­bolt es muy exi­gen­te. tie­ne una in­ten­si­dad ho­ra­ria di­fe­ren­te y, además, los pro­fe­so­res son muy ca­li­fi­ca­dos”.

S.B.: To­tal­men­te. El co­le­gio es muy exi­gen­te. Tie­ne una in­ten­si­dad ho­ra­ria di­fe­ren­te y, además, los pro­fe­so­res son muy ca­li­fi­ca­dos y las aulas tie­nen muy po­cos es­tu­dian­tes. Por ejem­plo, to­dos los vier­nes, des­pués de nues­tra jor­na­da ha­bi­tual, te­nía­mos un es­pa­cio pa­ra aten­der las ma­te­rias que de­bía­mos me­jo­rar. Así su­pe­ré esas fa­len­cias que te­nía. A.J.: Era un co­le­gio pú­bli­co con un al­to ni­vel de exi­gen­cia, con ho­ra­rios dis­tin­tos… ¿Có­mo se adap­tó a tan­tos cam­bios?

S.B.: Al prin­ci­pio fue muy du­ro, por­que yo no es­ta­ba acos­tum­bra­do a sa­lir tan tar­de de cla­ses. Además, al cur­sar gra­do on­ce, los sá­ba­dos te­nía preparación pa­ra el Ic­fes. Tu­ve que tra­ba­jar mu­cho en mi ni­vel de res­pon­sa­bi­li­dad, que era una de mis fa­llas, pe­ro la exi­gen­cia aca­dé­mi­ca del co­le­gio te lo pi­de, de lo con­tra­rio no da­rás la ta­lla. A.J.: El Hum­boldt na­ce con el fin de edu­car a ni­ños cog­ni­ti­va­men­te ex­cep­cio­na­les. Pe­ro más ade­lan­te re­ci­be a jóvenes con otras

ca­pa­ci­da­des. Hoy su rec­tor, Jo­sé He­nao, di­ce que esa mez­cla ha­ce que el co­le­gio sea tan es­pe­cial. ¿Có­mo in­te­grar­se con gen­te que tie­ne ca­pa­ci­da­des dis­tin­tas a las de uno?

S.B.: Co­mo en to­do co­le­gio, y co­mo en to­das par­tes del mun­do, siem­pre ha­brá unos es­tu­dian­tes que bri­llan en cier­tas ma­te­rias, y alum­nos que so­bre­sa­len en otras. En el Hum­boldt to­dos nos ayu­dá­ba­mos de acuer­do con nues­tras ca­pa­ci­da­des. Al­gu­nos me apo­ya­ron en hu­ma­ni­da­des, por ejem­plo. Ese com­pa­ñe­ris­mo que se pro­mue­ve en las aulas es muy im­por­tan­te. A.J.: ¿Qué tie­ne es­te ins­ti­tu­to que lo­gra sa­car lo me­jor de ca­da uno de sus es­tu­dian­tes? S.B.: Que com­par­tas el au­la con un gru­po pe­que­ño de alum­nos fa­vo­re­ce que pue­das te­ner una me­jor in­ter­ac­ción con tu pro­fe­sor y que pue­das en­ten­der to­dos los te­mas de una me­jor ma­ne­ra. Además, es­tá la exi­gen­cia del co­le­gio, que pro­pi­cia el acom­pa­ña­mien­to de los de­más mu­cha­chos. A.J.: En las prue­bas Sa­ber 11 que­das­te de pri­me­ro en el país, ¿có­mo te sen­tis­te al en­te­rar­te de ese resultado? S.B.: Es­ta­ba en el co­me­dor de mi ca­sa cuan­do re­ci­bí la lla­ma­da. “¿Us­ted es Sa­muel?”, me in­te­rro­gó una se­ño­ra por te­lé­fono. Sí, yo soy, ex­pli­qué, in­tri­ga­do. “Lo lla­mo pa­ra de­cir­le que us­ted es el me­jor ba­chi­ller del país, sa­có el pun­ta­je

más al­to en las prue­bas Sa­ber”. Yo no lo creía. Así que le pre­gun­té si es­ta­ba se­gu­ra de ha­ber mar­ca­do el nú­me­ro co­rrec­to. “Sí, muy se­gu­ra”. Col­gué el te­lé­fono y le di­je a mi ma­dre que yo era el me­jor Ic­fes del país. Aun­que des­con­fia­ba. Em­pe­cé a creer to­do cuan­do co­men­za­mos a pla­near los via­jes pa­ra re­ci­bir los mé­ri­tos en Bogotá.

La Com­pa­ñía Co­lom­bo-an­ti­lla­na de Te­lé­fo­nos, fun­da­da en la ca­pi­tal del Atlán­ti­co por Wi­lliam Ladd en 1885, fue la pri­me­ra em­pre­sa de ser­vi­cio te­lé­fo­ni­co en Co­lom­bia.

“En el Hum­boldt to­dos nos ayu­dá­ba­mos de acuer­do con nues­tras ca­pa­ci­da­des. Al­gu­nos me apo­ya­ron en hu­ma­ni­da­des”.

A.J.: Gra­cias a ese re­co­no­ci­mien­to lo­gró es­tu­diar me­di­ci­na, uno de sus sue­ños…

S.B.: Ten­go que agra­de­cer­le a Dios por la opor­tu­ni­dad, sin Él no lo hu­bie­se lo­gra­do; y a la Uni­ver­si­dad del Nor­te por­que, a pe­sar del ga­lar­dón, cuan­do me gra­dué no ha­lla­ba dón­de es­tu­diar. En esos mo­men­tos no exis­tía el pro­gra­ma Ser Pi­lo Pa­ga y si no me hu­bie­ran be­ca­do, no ha­bría con­se­gui­do ese sue­ño, mi si­tua­ción eco­nó­mi­ca no era pa­ra na­da fa­vo­ra­ble. A.J.: ¿Hoy la be­ca cu­bre to­dos los gas­tos? S.B.: Sí. Me la pa­ga­ron to­da. Es­toy cur­san­do dé­ci­mo se­mes­tre aún, me fal­ta el in­ter­na­do. Además del pa­go to­tal de la ma­trí­cu­la, cuen­to con un au­xi­lio de li­bros ca­da se­mes­tre.

A.J.: Lo que de­mues­tra que la edu­ca­ción pú­bli­ca de Ba­rran­qui­lla es­tá al ni­vel de las me­jo­res uni­ver­si­da­des del país… S.B.: Quie­ro apro­ve­char es­ta opor­tu­ni­dad pa­ra ha­blar de la im­por­tan­cia del apo­yo eco­nó­mi­co que de­be re­ci­bir un alumno des­ta­ca­do. Yo la tu­ve, por par­te de la uni­ver­si­dad. Pe­ro creo que mu­chos otros es­tu­dian­tes de­ben con­tar con esa ayu­da pa­ra cur­sar su pre­gra­do, de par­te del go­bierno, de pro­gra­mas co­mo Ser Pi­lo Pa­ga. Es­tas ini­cia­ti­vas no se pue­den per­der. A.J.: ¿Có­mo ha si­do en­fren­tar­se a la exi­gen­cia de la me­di­ci­na? S.B: ¿Qué le pue­do de­cir? Yo an­tes dor­mía ocho o nue­ve horas, aho­ra me acos­tum­bré a ha­cer­lo en­tre cua­tro y cin­co horas. To­do el día tie­nes que es­tu­diar, es la úni­ca ma­ne­ra de ser un buen mé­di­co. De­bes es­tar muy pen­dien­te de man­te­ner bien las no­tas, por­que son mu­chos se­mes­tres, así que no se pue­de per­der el rit­mo. A.J.: Us­ted di­jo una vez: “Cuan­do uno es bueno en al­go se de­be tra­ba­jar pa­ra for­ta­le­cer­lo, pe­ro si uno tie­ne fa­len­cias, en esas se de­be tra­ba­jar aún más”. ¿Cuál es el men­sa­je que les quie­re de­jar a los jóvenes pa­ra que tam­bién se ani­men a eso, a es­tu­diar con dis­ci­pli­na?

S.B.: Es muy im­por­tan­te que tra­ten de ser per­so­nas in­te­gra­les. Es de­cir, que se pue­dan desa­rro­llar co­rrec­ta­men­te en to­do y no úni­ca­men­te en lo que más les gus­ta. Creo que el men­sa­je es que sí se pue­de. Yo nun­ca es­pe­ré es­to, pe­ro qui­zá mi his­to­ria les sir­va a mu­chos es­tu­dian­tes pa­ra sa­ber que lo­gra­rán ser los me­jo­res si ha­cen el má­xi­mo es­fuer­zo. Así se­gu­ro que lle­ga­rán a con­se­guir lo que sue­ñan.

Sa­muel Bo­rre­ro Me­jor ba­chi­ller de Co­lom­bia, 2013

Es­te jo­ven es ejem­plo de lo 'co­cos' que pue­den ser los ba­rran­qui­lle­ros. Gra­cias a su ex­ce­len­te desem­pe­ño aca­dé­mi­co fue be­ca­do en me­di­ci­na, le fal­tan ape­nas dos se­mes­tres pa­ra aca­bar la ca­rre­ra.

An­drea Ja­ra­mi­llo Char Pre­sen­ta­do­ra de No­ti­cias RCN y rei­na del Car­na­val de Ba­rran­qui­lla 2012.

La Ins­ti­tu­ción Edu­ca­ti­va Dis­tri­tal Vi­llas de San Pa­blo es la más gran­de de Co­lom­bia, abrió sus puer­tas es­te año y tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra 2.880 es­tu­dian­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.