Semana (Colombia) - Especial : 2019-12-01

Portada : 108 : 108

Portada

Cúcuta A Lo que era un grupo de amigos que ‘parchaban’ en los barrios de Cúcuta para hablar de música, es hoy una escuela itinerante que busca alejar a los jóvenes de la delincuenc­ia. Jorge Enrique Botella Sanguino lo miran raro cuando baja a ‘parchar’ a la quinta con quinta, en la comuna Juan Atalaya, de Cúcuta. Unos pantalones talla 38 –de su hermano mayor– y un camisón gigante hacen ver aún más flaco su cuerpo de 14 años. El rap todavía es una música desconocid­a en Norte de Santander, así como su ropa ancha caracterís­tica. A él le llegó desde Venezuela, aunque el gusto por las rimas lo sacó de las coplas paisas que veía en Sábados Felices. A finales de los noventa los paramilita­res “repartían volantes firmados por las Autodefens­as Unidas de Córdoba y Urabá (AUCU). Buscaban con lista en mano a los líderes comunales”, explica la iniciativa Colombia Nunca Más. “En aquel momento era el único rapero que había”, recuerda Jorge 108