Semana (Colombia) - Especial : 2019-12-01

Portada : 17 : 17

Portada

Un nuevo norte grupo portugués Jerónimo Martins, que en octubre de 2018 abrió sus puertas. Previament­e, en marzo de 2017, el grupo abrió una bodega de Canasto, con un nuevo formato más sencillo en Villa del Rosario. “Cúcuta viene trabajando en el posicionam­iento de una ciudad resiliente y de oportunida­des que busca consolidar­se como un nodo comercial, de turismo y como locación para compañías extranjera­s. Desde el Gobierno hay un interés en fomentar el desarrollo de la región”, Escanee este código con su `smartphone´ para ver el video Cúcuta se reinventa asegura Flavia Santoro, presidenta de Procolombi­a. EL HIJO PRÓDIGO Sugarcraft, una empresa especializ­ada en fabricar materias primas e instrument­os para panadería y repostería, que venía funcionand­o en Valencia con un mercado ya consolidad­o y que generaba más de 25 empleos estables, cerró sus puertas en Venezuela y decidió abrirlas hace dos años en Cúcuta. “Empezamos a notar la decadencia del mercado venezolano. Hubo un momento en que, a pesar de que había mucha demanda, el azúcar se volvió material estratégic­o de la nación y solo el Estado podía tenerlo, y se volvió un negocio complicado. A esto se sumó el problema de la devaluació­n y un robo en la empresa en el que se llevaron materias primas, entre otras cosas”, explica Luis Carlos Zambrano Jáuregui, director comercial y cofundador de Sugarcraft. Él es un joven cucuteño de 30 años, radicado desde hace 12 en el país vecino. Allí conoció a su esposa, María Eugenia Gándara –cofundador­a y directora ejecutiva de la empresa–. A finales de 2016 viajaron por el país para estudiar el comportami­ento del mercado. “Para nuestra sorpresa, ver pastillaje era tan común como tomarse un caldo al desayuno. Cuando vi esto le dije a mi esposa: ¡nos vamos!”, Cúcuta se ha convertido en un eje empresaria­l para la región. “La demanda tuvo su momento más alto en la temporada de Navidad de 2018, cuando Venezuela se desbordó para adquirir otros productos como calzado y confeccion­es”, relata, y recuerda que al llegar a Colombia contaban con pocos ahorros y la determinac­ión de salir adelante. Apenas con la idea en la cabeza y el apoyo familiar, así iniciaron. anota Navarro. Otro de los cambios ha sido la llegada de capitales extranjero­s. En la ciudad operan cadenas como Interconti­nental Hotels Group (IHG), con la marca Holiday Inn; Hilton, bajo el sello Hampton; la española Sercotel, con el Hotel Casino Internacio­nal; y la francesa Accor, con su marca Ibis. De igual manera, en el último año, dos proyectos aterrizaro­n en Cúcuta provenient­es de Portugal. Según informació­n de Procolombi­a, el primero es el centro comercial Jardín Plaza, con una inversión cercana a los 65 millones de dólares y que, según los inversioni­stas, genera más de 1.000 empleos directos. Y el segundo es la tienda Ara, del “Vimos oportunida­des de desarrolla­r el negocio porque es un producto que se puede vender a nivel nacional, que no maneja cadenas de frío, y la comerciali­zación se podía hacer desde Norte de Santander. Además, nos dimos cuenta de que había beneficios para los emprendedo­res”, cuenta ella. Al regresar al país, él inició su negocio en la casa de su madre y recibió el apoyo en temas legales y de formalizac­ión por parte de la Cámara de Comercio de Cúcuta, a través del programa ‘Empréndelo’, el cual pertenece a una estrategia del Banco Interameri­cano de Desarrollo (BID) y Confecámar­as. Se acogió a la figura de Retorno Productivo, del Ministerio de Relaciones Exteriores, lo que le permitirá acceder al Fondo Emprender del Sena. En la actualidad Sugarcraft, ya instalada en Los Patios, municipio del Área Metropolit­ana de Cúcuta, emplea a 16 personas (ocho colombiano­s y ocho venezolano­s), quienes atienden a los mercados de Bogotá, Medellín y Cartagena. Mónica Pardo Periodista económica 17