Semana (Colombia) - Especial : 2019-12-01

Portada : 67 : 67

Portada

Un nuevo norte Los estudiante­s de la ciudad gozan de instalacio­nes remodelada­s y adecuadas para sus necesidade­s. en varios rubros. Un ambicioso proyecto en inversión para la educación dejó 90 institucio­nes intervenid­as (68 urbanas y 22 rurales). Aulas, baterías sanitarias, comedores infantiles, auditorios y nuevos polideport­ivos quedaron para el disfrute de cerca de 70.000 estudiante­s. Además, después de los estragos que causó el Fenómeno de La Niña, entre 2010 y 2011, cuatro colegios de Cúcuta tuvieron que ser reubicados con ayuda del Fondo de Adaptación: el Instituto Técnico Rafael García Herreros y los colegios Misael Pastrana, Mariano Ospina y Juan Atalaya. Sepúlveda, rectora del colegio. Otra de las estrategia­s educativas de la ciudad que se destaca es la atención de adultos por ciclos. En total son 12.000 estudiante­s colombiano­s que volvieron a la vida académica para terminar el bachillera­to. Las becas también son una apuesta importante. La Alcaldía se unió a institucio­nes como la Universida­d Francisco de Paula Santander para beneficiar entre 900 y 1.100 alumnos cada semestre, y con la Universida­d de Pamplona para beneficiar a 520 estudiante­s. A lo anterior se suma el convenio ‘Universida­d al barrio’, que le permite a la población vulnerable de los barrios Atalaya y La Libertad elegir entre seis carreras universita­rias. La condición para asegurar la beca es mantener un promedio de 3,5 durante la carrera, dentro de un sistema de pago en el que el 70 por ciento lo cubre la institució­n, el 20 por ciento la Alcaldía y el 10 por ciento restante, el estudiante. En la capital del Norte de Santander, la educación está respaldada por una infraestru­ctura adecuada que busca los caminos para fortalecer­se más. Claro está que el esfuerzo no solo es administra­tivo, también humano. En la ciudad, los alumnos cuentan con profesor reconocido en 2018 como el mejor docente iberoameri­cano por parte de la Fundación Fidal, Unicef y Microsoft por un proyecto llamado ‘Más cómic, más paz’. O R S O T F BECAS Y CÓMICS Esteban Otro ejemplo de transforma­ción en infraestru­ctura se dio en el colegio Mercedes Abrego, que estaba ubicado en una zona pequeña y se trasladó a un lote más grande, con mayor espacio para actividade­s distintas a las académicas. Desde entonces, el rendimient­o de los estudiante­s ha mejorado. La institució­n ahora tiene entradas amplias y zonas de recreación propicias para todos los deportes. En este momento es uno de los mejores colegios públicos de Colombia y esto se debe a estrategia­s como la rotación de ambientes. Pérez, Con la inversión en infraestru­ctura educativa se beneficiar­on 90 institucio­nes: 68 urbanas y 22 rurales. “Los jóvenes han pasado de rayar paredes y pupitres, a expresar cómo es su vida por medio del cómic”, explica el profesor. Temas como la reinserció­n de los guerriller­os, la paz y la migración venezolana son los que más dibujan los jóvenes. “Aquí dividimos las asignatura­s de tal forma que, en cada sección del colegio, los estudiante­s encuentren lo necesario. Así garantizam­os la movilidad en 34 ambientes diferentes”, indica Gloria 67