Semana (Colombia) - Especial : 2019-12-01

Portada : 69 : 69

Portada

Un nuevo norte de servicios, envío y pago de giros, venta de seguros, recargas a celular y cableopera­dores, llamadas a líneas fijas y móviles, entre otros. El más reciente es Betplay, la plataforma de apuestas deportivas en línea en la que una vez más la firma ha sido pionera en Colombia. La apuesta por la ciudad y la comunidad va más allá de los juegos de azar. La responsabi­lidad social también hace parte de la filosofía de la compañía. Por una parte, entre los 1.550 empleos directos e indirectos que genera, mujeres cabeza de hogar y personas en condición de dispacidad encuentran oportunida­des laborales. Y por otra, a través de la Fundación Social JJ PITA, brinda hospedaje a las personas que llegan a Cúcuta para acompañar a sus familiares que requieren algún tratamient­o médico. Doris Becerra, es una de las beneficiar­ias. Cuando su esposo se enfermó gravemente, tuvo que trasladars­e desde Ocaña hasta Cúcuta y encontró en el hogar de paso de la fundación un techo para alojarse. Las casas de juegos de azar legales de la capital de Norte de Santander no solo ofrecen suerte y fortuna, sino servicios indispensa­bles para la comunidad, con responsabi­lidad social. E n los 40 municipios de Norte de Santander las personas saben dónde probar suerte. A lo largo de sus más de 30 años de historia, la fachada verde de Apuestas Cúcuta 75 se ha ido expandiend­o por la capital, y luego por la región, hasta convertirs­e en un símbolo del departamen­to. Cuesta pensar, entonces, que hasta 1982 el chance seguía siendo ilegal en Colombia. Fue precisamen­te la empresa cucuteña la que obtuvo la primera licencia legal de juego y que abrió las puertas a una industria nacional que en 2018 facturó –tan solo en apuestas en línea– más de 1,1 billones de pesos, según la Federación Colombiana de Empresario­s de Juegos de Suerte y Azar (Fecoljuego­s). De aquella pequeña empresa, fundada por los pioneros cucuteños Juan José Pita y Samuel Sánchez Toro, Apuestas Cúcuta 75 se ha convertido en mucho más que una casa de apuestas. Según Álvaro José Sus, jefe comercial de la empresa, su crecimient­o se debe a la expansión de los servicios que ofrece: recaudo de facturas Apuestas Cúcuta contribuyó en 2019 con el giro de 6.470 millones pesos para la salud de los colombiano­s. “Acá brindan desayuno, comida, hospedaje, lavandería y hasta terapias con un psicólogo. Sienten como si el dolor ajeno fuera propio. Es un gran apoyo a la comunidad”, explica Doris. 69