Semana (Colombia) - Especial : 2019-12-01

Portada : 81 : 81

Portada

Un nuevo norte triz, y panadería, entre otras, al igual que auxilios educativos para sus hijos. Hoy, 152 de ellos estudian en universida­des de Cúcuta y el departamen­to. Adicionalm­ente, Coomulpino­rt reparte entre las familias kits escolares, una iniciativa con la que logró disminuir la deserción académica de los hijos de los asociados 90 por ciento. También les cubre tratamient­os oftalmológ­icos y odontológi­cos y, cada mes, en el municipio de Tibú, entrega mercados a 50 adultos mayores de la zona. El objetivo más importante de la cooperativ­a, sin embargo, ha sido romper la cultura del contraband­o. Para ello implementó un plan que buscaba cambiar los puestos de venta en la calle por estaciones de servicio adecuadas, dotadas de calidad y precio competitiv­o, y el flujo de contraband­o desde Venezuela se redujo. En Cúcuta y el Área Metropolit­ana, Coomulpino­rt opera 20 estaciones de servicio. Gesto solidario A medida que Coomulpino­rt crecía, la salud de Cándido Durán, uno de sus socios fundadores, se vino al suelo y los tratamient­os le impedían trabajar para sacar adelante a sus hijos. La cooperativ­a estudió el caso y el respaldo llegó con ayudas escolares básicas para el colegio y auxilio económico para la matrícula universita­ria. Diana Durán, su hija mayor, eligió estudiar enfermería, pero poco tiempo después le diagnostic­aron fibromialg­ia, una enfermedad que genera problemas de ansiedad y depresión. “Hasta era mal visto reabastece­rse en la calle con pimpina cambiamos esa –indica Arévalo–: mentalidad”. Hoy, la empresa cuenta con 77 estaciones de servicio en el departamen­to y copa el 42 por ciento del mercado. Además, vende en promedio 4 millones de galones al mes y cerca del 95 por ciento de sus clientes están satisfecho­s con su servicio. Escanee este código con su `smartphone´para ver el video de la legalizaci­ón de los pimpineros “En materia de combustibl­e, dejamos de ser ‘venezolano­dependient­es’ y podemos decir que el 90 por ciento del consumo de combustibl­e en Norte de Santander es legal”, rativa, que también cuenta con el apoyo de Primax, Terpel y la dirección de Hidrocarbu­ros del Ministerio de Minas y Energía, decidió comerciali­zar combustibl­es colombiano­s. La empresa también empezó a reportar beneficios, entre los cuales se destaca un nuevo plan de vida para sus asociados gracias a las capacitaci­ones en administra­ción, mecánica automo- dice Arévalo. Gracias a este proyecto socialempr­esarial, 1.350 asociados de la cooperativ­a dejaron de pertenecer al grupo de ‘pimpineros’ que vendía combustibl­e de contraband­o, en un proceso de reinserció­n a la vida legal que le resta gente a la violencia. Diez años después de su creación, Coomulpino­rt es la novena empresa más importante del departamen­to. “Estaba emocionalm­ente derrotada, pero ilusionada con la posibilida­d de estudiar”, asegura ella. La cooperativ­a se enteró del caso y hace todo lo posible para mantenerla motivada. “Ella sabe que apenas termine, tiene trabajo aquí al otro día”, afirma Mario Arévalo, actual gerente de Coomulpino­rt. 81