Semana (Colombia) - Especial : 2019-12-01

Portada : 86 : 86

Portada

Cúcuta L a primera vez que la vi fue en Cúcuta, en la academia de Édgar Muñoz, el entrenador que nos descubrió y formó a ambas. Recuerdo que ella, que tendría unos 8 años, me pidió una foto. Recuerdo también que Édgar, al referirse a la niña, me dijo: podía animarse a buscar ángulos, a tirar bolas altas, Cosas que sacan de la zona de confort a las tenistas de hoy. Y ella tiene mano y talento. Sé que puede hacerlo. Recuerdo que me preguntó sobre el manejo de la presión, los medios y las redes sociales. Le respondí algo que me tocó deducir sola: slices, drop shots. “No se preocupe por los demás, haga lo suyo y no preste atención a lo que digan”. Fabiola Zuluaga En mi época no había redes sociales, pero sí periodista­s que a veces tenían el cuchillo bien afiladito. Y uno sentía que todo el mundo estaba encima. Pero no era así. María Camila debe saberlo y apoyarse mucho en su equipo y en sus papás (Adriana y Juan Carlos), que por fortuna nunca han ejercido presión sobre ella. Con tal de que deje la piel en la cancha, todo estará bien. Tarde que temprano los resultados van a venir. Desde la experienci­a también puedo decirle que su paso definitivo al circuito profesiona­l en 2020 será un salto al abismo. El ambiente, las jugadoras, cómo te tratan en los torneos: todo cambia del cielo a la tierra en comparació­n con el circuito juvenil. Debe estar preparada para encontrars­e con envidias, hipocresía­s y mucha competitiv­idad. Debe saber que cuando yo estaba ubicada cerca del puesto 100 del WTA, muchas jugadoras me buscaban para pelotear. Pero desde que me acerqué al 50 dejaron de buscarme para entrenar y sentarse conmigo. Empezaron a verme como competenci­a. Otro aspecto difícil del circuito profesiona­l es que te obliga a cambiar tu juego. Por fortuna, ahora está siendo entrenada por el español Ricardo Sánchez, quien me acompañó en mis últimos años de carrera (finalizada en 2005). Él le va a ayudar mucho. Le va a hacer mejorar su saque y le dará un plan de juego. Un patrón. Es que solo pegar y pegar puede funcionar en el circuito Tenista colombiana “Va a jugar como usted”. Él siempre ha sido prudente con esas proyeccion­es. Además, unas amigas de la ciudad ya me habían advertido: “Hay una niña que juega muy bien”. Era María Camila Osorio y todos tuvieron razón en sus pronóstico­s. Hace dos años, cuando ella tenía unos 15, peloteamos un rato en Cúcuta. Me impresionó mucho la velocidad de su pelota. A mitad de este año volvimos a pelotear, cuando se preparaba para una gira. Su potencia se mantenía. Quedé sorprendid­a al ver sus piernas más musculosas que antes. Su forma física ya se parecía más a la de una profesiona­l. Y hablamos de muchas cosas. En cuanto al juego, le dije que Creo que María Camila tiene potencial de pertenecer, como mínimo, al Top 100 del ‘ranking’ mundial. ranking Nuestra invitada hace fuerza para que María Camila Osorio la supere. Así otra cucuteña, formada por Édgar Muñoz, estaría en los ojos del mundo del tenis. Aquí encontrará razones más que suficiente­s para soñar. ¡Supéra María Ca 86