Semana (Colombia) - Especial : 2019-12-01

Portada : 95 : 95

Portada

Ciudad viva asoman por acá”, dice Guillermo González Amarilla, mejor conocido por todos en la ciudad como Amarilla, a secas. Como administra­dor del cementerio, Amarilla actualiza a diario la lista de ‘sepelios para hoy’, un tablero blanco colgado al lado de una columna en la entrada del cementerio. Realiza esa tarea desde julio de 1990, año en que tomó las riendas del lugar. Justo este 31 de octubre cumple su último día de trabajo y será un pensionado más después del Día de Muertos. El primero de estos recorridos surgió en 2017 por la curiosidad de la arquitecta Liliana Ovalles, quien después de investigar la historia de los panteones dispuso un camino por recorrer que comienza en la tumba de Enrique Raffo, el hombre que llevó a Cúcuta el primer carro e incentivó así el transporte público local. Mientras Ovalles explica que es normal encontrar lápidas con epitafios en árabe o con la firma del muerto, la paz del lugar es interrumpi­da por la cuota animal que acompaña al grupo: gatos de diferentes colores que pasan sigilosos entre los pasillos, cucarachas que solo se ven a la luz de las linternas de los celulares y las tutecas, pájaros que pasan volando de árbol a árbol. Unos cuantos metros más adelante está la tumba de Hilda Pacheco, deportista cucuteña destacada en los años cuarenta a quien sus padres construyer­on un imponente mausoleo en estilo neogótico. Un ángel con el dedo índice en los labios en señal de silencio acompaña esta pequeña catedral. de los ángeles, si son andróginos o no, si tienen las alas abiertas o cerradas, todo es un diálogo de códigos”, asegura Fabián Mena, profesor de arquitectu­ra de la Universida­d de Pamplona. Los vestigios de sucesos históricos como la Guerra de los Mil Días aún viven en el cementerio. Por ejemplo, una cruz celta identifica la tumba del general Virgilio Barco Martínez, papá del homónimo expresiden­te, quien se dio a conocer por su defensa de las ideas conservado­ras. Paradójica­mente, muy cerca del general está enterrado el poeta Jorge Gaitán Durán, férreo defensor de las ideas liberales y autor de poemario que en este momento es mejor no evocar. En otros pabellones salen a la luz historias como la de Fabio el ‘Mico’ Isaza, un conocido delincuent­e que tiene fanáticos en la ciudad. Junto con la de Gaitán Durán, es la tumba mejor conservada y está atiborrada de placas con una leyenda que reza: A cambio del ‘milagro’, los cucuteños dejan allí latas de cerveza y cigarrillo­s. Los restos de los ‘sin dolientes’ y de los N.N tienen espacio aparte. La violencia caló con fuerza en la región y hay registro de borrachera­s, tiros al aire y serenatas en medio de los funerales. Como dice el profesor Mena, El recorrido por los panteones inicia en la tumba de Enrique Raffo, el hombre que llevó a Cúcuta el primer carro. Si mañana despierto, “Doy gracias por el favor recibido”. “es interesant­e porque en el cementerio convive esa mezcla entre lo popular y lo decimonóni­co; de las balas incrustada­s en las lápidas, junto al mármol y al hierro traídos desde Europa para las tumbas de final de siglo XIX”. Los muros y las lápidas están inundados de una luz tan amarilla como el apellido del administra­dor que ya se fue a descansar. Su fiel escudero, Ricardo Ávila, es el encargado desde hace 20 años de la seguridad en el cementerio. Vive en un cuarto improvisad­o junto a la entrada, donde espera al grupo que termina el recorrido. Tras cruzar las rejas, responde a la despedida de los visitantes con un “La postura “Dios bendiga a Cúcuta”. 95