PE­LI­GRO AMA­ZÓ­NI­CO

Se lla­ma Jair Mes­sias Bol­so­na­ro y se pro­po­ne sal­var a Bra­sil. El po­lé­mi­co ex­mi­li­tar de 63 años no so­lo ame­na­za la de­mo­cra­cia bra­si­le­ña, sino a uno de los pul­mo­nes más im­por­tan­tes de la hu­ma­ni­dad.

Semana (Colombia) - - Portada -

Sal­tó a la fa­ma in­ter­na­cio­nal cuan­do vo­tó en el Con­gre­so a fa­vor de des­ti­tuir a la pre­si­den­ta Dil­ma Rous­seff en 2016, y le de­di­có su vo­to a Car­los Al­ber­to Us­tra, el mi­li­tar que la tor­tu­ró du­ran­te la dic­ta­du­ra.Al acep­tar la no­mi­na­ción de su par­ti­do a la pre­si­den­cia, afir­mó: “Dios me lla­mó a es­ta ca­rre­ra”. “Mi ma­dre me dio el se­gun­do nom­bre de Mes­sias. Pe­ro so­lo yo no se­ré el sal­va­dor del Bra­sil”. Y, en un mi­tin, ame­na­zó con ex­ter­mi­nar a los “cri­mi­na­les de iz­quier­da”.

Eso y su odio ge­ne­ra­li­za­do con­tra to­da cla­se de mi­no­rías tie­nen a mu­chos en as­cuas. Pe­ro na­da ni sus agre­sio­nes con­tra las mu­je­res lo­gran eclip­sar su ma­yor ame­na­za. En efec­to, en 2017, anun­ció que si lle­ga a la pre­si­den­cia, aca­ba­rá con las re­ser­vas in­dí­ge­nas y las “qui­lom­bo­las” (don­de se re­fu­gia­ban los es­cla­vos re­bel­des). De he­cho, la elec­ción de Bol­so­na­ro tie­ne con los pe­los de pun­ta al mo­vi­mien­to eco­lo­gis­ta del mun­do por­que el bos­que ama­zó­ni­co pue­de con­ver­tir­se en una gran lla­nu­ra ap­ta pa­ra el ga­na­do si el ex­mi­li­tar cum­ple sus pro­me­sas am­bien­ta­les. Bol­so­na­ro de­fien­de la de­fo­res­ta­ción por­que pa­ra él es la me­jor ma­ne­ra de sa­lir de la re­ce­sión que ago­bia a su país. La de­man­da mun­dial de car­ne de res cre­ce, y la dispu­ta co­mer­cial en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Chi­na ha au­men­ta­do la de­man­da de so­ya. Bra­sil po­dría dar la pe­lea en am­bos mer­ca­dos si con­vier­te los bos­ques en tie­rras de cul­ti­vo. Bol­so­na­ro lo sa­be y no pien­sa des­apro­ve­char la opor­tu­ni­dad.

El Ama­zo­nas, el bos­que tro­pi­cal más gran­de del mun­do, tie­ne el 60 por cien­to de su área en te­rri­to­rio bra­si­le­ño. Su pa­pel en la ab­sor­ción de las emi­sio­nes de dió­xi­do de car­bono del pla­ne­ta es esen­cial, pe­ro a Bol­so­na­ro po­co le im­por­ta. Pro­me­tió eli­mi­nar el Mi­nis­te­rio del Me­dio Am­bien­te y con­ver­tir­lo en una de­pen­den­cia del de Agricultura, re­du­cir las pe­nas pa­ra los in­frac­to­res del de­re­cho am­bien­tal y re­ti­rar­se del Acuer­do de Pa­rís. Ha des­car­ta­do la idea de de­jar tie­rras fo­res­ta­les pa­ra los na­ti­vos bra­si­le­ños que han ha­bi­ta­do el Ama­zo­nas du­ran­te si­glos y ha pro­me­ti­do que no ha­brá ni un cen­tí­me­tro cua­dra­do de­mar­ca­do co­mo re­ser­va in­dí­ge­na.

A pe­sar de per­te­ne­cer a un pe­que­ño par­ti­do y de no te­ner ca­si tiem­po en la te­le­vi­sión, el can­di­da­to hi­zo un uso ma­gis­tral de las re­des so­cia­les, transmitiendo to­do ti­po de no­ti­cias fal­sas por me­dio de esos ca­na­les. Ese uso de la tecnología se su­mó a la fal­ta de me­mo­ria del elec­to­ra­do bra­si­le­ño, el cual no reac­cio­nó an­te la nos­tal­gia de Bol­so­na­ro por el ré­gi­men mi­li­tar que go­ber­nó Bra­sil des­de 1964 has­ta 1985.El me­jor ejem­plo es el de Con­cep­ción Apa­re­ci­da Aguiar, a quien Bol­so­na­ro agre­dió en ple­na vía pú­bli­ca. Vein­te años des­pués,

BOL­SO­NA­RO DE­FIEN­DE LA DE­FO­RES­TA­CIÓN POR­QUE PA­RA ÉL ES LA ME­JOR MA­NE­RA DE SA­LIR DE LA RE­CE­SIÓN QUE AGO­BIA A SU PAÍS

la mu­jer de 61 años lo apo­ya por­que “es el úni­co que tie­ne ca­rác­ter, per­so­na­li­dad y no quie­re el mal pa­ra la fa­mi­lia”, se­gún di­jo a la re­vis­ta bra­si­le­ña Piauí. Tal cual co­mo su­ce­dió en Es­ta­dos Uni­dos con la elec­ción de Trump, en Bra­sil han au­men­ta­do los in­sul­tos ra­cis­tas y los ata­ques con­tra las mi­no­rías. To­do pa­re­ce dar­les va­li­dez a unos vo­lan­tes que cir­cu­la­ron en las ca­lles bra­si­le­ñas es­ta se­ma­na. En ellos se po­día leer: “Es nor­mal per­der una elec­ción en una de­mo­cra­cia. El pro­ble­ma es per­der una de­mo­cra­cia en una elec­ción”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.