MIE­DO EN ES­TA­DOS UNI­DOS

Do­ce pa­que­tes con ar­te­fac­tos ex­plo­si­vos lle­ga­ron a las ca­sas de va­rias fi­gu­ras opo­si­to­ras y a la se­de de la ca­de­na de no­ti­cias CNN. Mien­tras Trump cul­pa a los me­dios, al­gu­nos par­ti­da­rios del mag­na­te afir­man que to­do es una pa­tra­ña de los de­mó­cra­tas.

Semana (Colombia) - - Portada -

El miér­co­les los so­bres de manila hi­cie­ron his­to­ria en Nue­va York. To­do por cuen­ta de va­rios pa­que­tes sos­pe­cho­sos que lle­ga­ron a las re­si­den­cias de re­le­van­tes fi­gu­ras po­lí­ti­cas es­ta­dou­ni­den­ses co­mo Ba­rack Oba­ma y Hi­llary Clin­ton, en una se­rie de he­chos iné­di­tos en la de­mo­cra­cia nor­te­ame­ri­ca­na. Lue­go de 48 ho­ras el FBI y la Po­li­cía de esa ciu­dad ya te­nían co­no­ci­mien­to de otros diez so­bres que lle­ga­ron a las ofi­ci­nas de las re­pre­sen­tan­tes de­mó­cra­tas Ma­xi­ne Wa­ters (Ca­li­for­nia) y Deb­bie Was­ser­man Schultz (Flo­ri­da), a la se­de de CNN en Nue­va York y a la ca­sa del mag­na­te pro­gre­sis­ta Geor­ge So­ros. En­tre el jue­ves y el vier­nes se su­po que ar­te­fac­tos de la mis­ma ín­do­le ha­bían lle­ga­do a las re­si­den­cias del ex­vi­ce­pre­si­den­te Joe Bi­den, del ac­tor Ro­bert de Ni­ro –fe­roz crí­ti­co de Trump– y de Ja­mes Clap­per –fun­cio­na­rio du­ran­te el go­bierno de Oba­ma–. Un úl­ti­mo ar­te­fac­to apa­re­ció en Flo­ri­da e iba di­ri­gi­do a Cory Boo­ker, se­na­dor de­mó­cra­ta por Nue­va Jer­sey.

Br­yan Paar­mann, agen­te es­pe­cial de la ofi­ci­na del FBI en Nue­va York, di­jo que da­da la si­mi­li­tud de los pa­que­tes, tra­ba­ja­ban con la hi­pó­te­sis de que po­drían te­ner el mis­mo ori­gen. El he­cho lla­ma la aten­ción por­que se pro­du­ce en me­dio de la cam­pa­ña pa­ra las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas, con­si­de­ra­das el ter­mó­me­tro que me­di­rá la ges­tión de Do­nald Trump y del Par­ti­do Re­pu­bli­cano. A so­lo nue­ve días de esas elec­cio­nes y en me­dio del am­bien­te en­ra­re­ci­do, Trump es­pe­ra man­te­ner la he­ge­mo­nía en la ter­ce­ra par­te del Se­na­do y la to­ta­li­dad de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes.

Fiel a su es­ti­lo, el mag­na­te cul­pó el miér­co­les a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción por lo su­ce­di­do. “Una gran par­te de la ira que ve­mos hoy en nues­tra so­cie­dad es cau­sa­da por los in­for­mes fal­sos e inexac­tos de los me­dios a los que me re­fie­ro co­mo no­ti­cias fal­sas”, es­cri­bió en Twit­ter. A me­di­da que avan­za­ba el día y se jun­ta­ban las pie­zas, que­dó cla­ro que los destinatarios de los pa­que­tes te­nían un per­fil co­mún: to­dos se han en­fren­ta­do a las crí­ti­cas fre­cuen­tes de Trump y otras fi­gu­ras de la de­re­cha grin­ga.

Nun­ca en la his­to­ria de Es­ta­dos Uni­dos ha­bía su­ce­di­do al­go así, pe­ro los tiem­pos de Trump son dis­tin­tos. Ba­rack Oba­ma y Hi­llary Clin­ton des­pués de pa­sar un tiem­po en las som­bras ha­bían vuel­to a la pa­les­tra po­lí­ti­ca, al­go tam­bién sin

LOS DESTINATARIOS DE LOS PA­QUE­TES TIE­NEN UN PER­FIL CO­MÚN: TO­DOS HAN CRI­TI­CA­DO CON FE­RO­CI­DAD A TRUMP

pre­ce­den­tes: apo­yan can­di­da­tos, dan dis­cur­sos y es­tán dis­pues­tos a con­tra­rres­tar el cli­ma de po­la­ri­za­ción que se apo­de­ra de la po­bla­ción.

En Es­ta­dos Uni­dos el de­ba­te se cen­tra en la re­tó­ri­ca in­cen­dia­ria. Co­mo di­jo a SE­MA­NA Pe­ter Ha­rrel, in­ves­ti­ga­dor del Cen­ter for a New Ame­ri­can Se­cu­rity,“los ata­ques han for­za­do a am­bos par­ti­dos a aban­do­nar el men­sa­je a cor­to pla­zo: los de­mó­cra­tas aho­ra tie­nen que ha­blar so­bre las bom­bas en lu­gar de, por ejem­plo, la asis­ten­cia sa­ni­ta­ria. Mien­tras que ellos quie­ren cen­trar­se en la cam­pa­ña, pa­ra los re­pu­bli­ca­nos las bom­bas eclip­san su énfasis en la ca­ra­va­na de mi­gran­tes que atra­vie­sa Mé­xi­co, a la que atri­bu­yen una cons­pi­ra­ción de Ma­du­ro, y de ese mo­do los asun­tos de in­mi­gra­ción que pue­den ca­pi­ta­li­zar me­jor”, ase­gu­ra.

Al cie­rre de es­ta edi­ción no es­ta­ban cla­ros el mo­ti­vo y las in­cli­na­cio­nes po­lí­ti­cas de los po­si­bles ata­can­tes. Lo cier­to es que Trump ha desem­pe­ña­do un pa­pel esen­cial en ali­men­tar la ira con­tra sus crí­ti­cos, sus opo­si­to­res po­lí­ti­cos y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, en es­pe­cial CNN. El pre­si­den­te de esa ca­de­na de no­ti­cias,

Jeff Zuc­ker, cri­ti­có a Trump y su ad­mi­nis­tra­ción por la for­ma en que cul­pó a la pren­sa.“La fal­ta de com­pren­sión de la Ca­sa Blan­ca so­bre la gra­ve­dad de sus con­ti­nuos ata­ques a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción es to­tal”, di­jo Zuc­ker. “El pre­si­den­te y, es­pe­cial­men­te, el se­cre­ta­rio de Pren­sa de la Ca­sa Blan­ca de­ben en­ten­der que sus pa­la­bras son im­por­tan­tes. Has­ta aho­ra, no pa­re­cen com­pren­der eso”.

tp Los ar­te­fac­tos ex­plo­si­vos lle­ga­ron a las re­si­den­cias de pro­mi­nen­tes fi­gu­ras del Par­ti­do De­mó­cra­ta co­mo el ex­pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma y Hi­llary Clin­ton. El re­co­no­ci­do ac­tor Ro­bert De Ni­ro, fe­roz crí­ti­co de Trump, tam­bién no­ti­fi­có a las au­to­ri­da­des de un so­bre sos­pe­cho­so. Nue­va York y otras ciu­da­des se su­mie­ron en el caos des­de el miér­co­les con las pri­me­ras ame­na­zas.

tCe­sar Sa­yoc, de 56 años, es­tá re­gis­tra­do co­mo re­pu­bli­cano en Flo­ri­da y vo­tó por úl­ti­ma vez en las elec­cio­nes de no­viem­bre de 2016. Sa­yoc en­vió 12 ar­te­fac­tos ex­plo­si­vos a va­rios di­ri­gen­tes de­mó­cra­tas y al ca­nal de no­ti­cias CNN. Fue arres­ta­do el vier­nes por la ma­ña­na en Plan­ta­tion, Flo­ri­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.