Al­fon­so Cué­llar:

Semana (Colombia) - - Sumario - Por Al­fon­so Cué­llar

La mez­quin­dad de la opo­si­ción

DES­PUÉS DE LA CE­RE­MO­NIA INAU­GU­RAL DE LA pri­me­ra ad­mi­nis­tra­ción de Ba­rack Oba­ma, una no­che fría de enero de 2009, va­rios se­na­do­res y con­gre­sis­tas re­pu­bli­ca­nos se reunie­ron en pri­va­do en un res­tau­ran­te de Was­hing­ton DC. Es­ta­ban preo­cu­pa­dos por la ‘Oba­ma­nía’. Acor­da­ron ha­cer­le una opo­si­ción im­pla­ca­ble en to­dos los cam­pos al nue­vo pre­si­den­te; no dar­le res­pi­ro al­guno con el fin de de­bi­li­tar­lo y evi­tar su even­tual re­elec­ción. Cum­plie­ron

a ca­ba­li­dad su com­pro­mi­so de ha­cer­le la vi­da im­po­si­ble. En vo­tos fun­da­men­ta­les co­mo el pro­yec­to de es­tí­mu­lo fis­cal y la re­for­ma del sis­te­ma de sa­lud fue nu­la la co­la­bo­ra­ción de los re­pu­bli­ca­nos, a pe­sar del es­fuer­zo del pri­mer man­da­ta­rio por acer­car­los y en­con­trar un pun­to me­dio. In­clu­so el pi­lar fi­lo­só­fi­co de la ley de sa­lud pro­vino de ideas con­ser­va­do­ras de prin­ci­pios de los no­ven­ta. Hi­cie­ron ca­so omi­so al men­sa­je de uni­dad de Oba­ma y op­ta­ron por la obs­truc­ción per­ma­nen­te. Pe­sa­ron más los in­tere­ses po­lí­ti­cos elec­to­ra­les fu­tu­ros que el bie­nes­tar de la na­ción.

Iván Du­que de­be em­pa­ti­zar con Oba­ma. A él tam­bién le es­tán apli­can­do la li­cua­do­ra. Nin­gún ges­to del nue­vo pre­si­den­te pa­re­ce su­fi­cien­te pa­ra Clau­dia Ló­pez, Gus­ta­vo Pe­tro, Jor­ge En­ri­que Robledo y sus sim­pa­ti­zan­tes. Con­for­mó un ga­bi­ne­te de ma­yo­ría tec­nó­cra­ta, al­gu­nos de cu­yos miem­bros –co­mo la mi­nis­tra de Jus­ti­cia– vo­ta­ron por el Sí en el ple­bis­ci­to. Ra­ti­fi­có en el car­go a va­rios fun­cio­na­rios que ve­nían del go­bierno an­te­rior, una de­mos­tra­ción tan­gi­ble de su com­pro­mi­so con pa­sar la pá­gi­na.

Man­tu­vo la cú­pu­la mi­li­tar, nom­bra­da por su an­te­ce­sor, a pe­sar de pre­sio­nes in­ten­sas de su par­ti­do de que en­via­ra a los ge­ne­ra­les a la ca­lle el 8 de agos­to. Re­ci­bió a Ro­dri­go Lon­do­ño, alias Ti­mo­chen­ko, en la Ca­sa de Na­ri­ño y ha­ce unas se­ma­nas se reunió en La Gua­ji­ra con Joa­quín Gó­mez, uno de los co­man­dan­tes más san­gui­na­rios de las Farc. Si bien du­ran­te la cam­pa­ña cri­ti­có se­ve­ra­men­te la CSVR (Co­mi­sión de Im­ple­men­ta­ción, Se­gui­mien­to y Ve­ri­fi­ca­ción del Acuer­do Fi­nal de Paz y de Re­so­lu­ción de Di­fe­ren­cias), miem­bros de su go­bierno par­ti­ci­pan de tú a tú con los ex­gue­rri­lle­ros de las Farc. Du­que se ha apar­ta­do de los in­ten­tos del Cen­tro De­mo­crá­ti­co de me­ter­le la mano a la JEP y a la Co­mi­sión de la Ver­dad.

Esas se­ña­les de con­ci­lia­ción no han si­do re­ci­pro­ca­das por sus opo­si­to­res. La con­sig­na pa­re­ce ser ata­car, ata­car y ata­car. Y no tra­ba­jar, tra­ba­jar y tra­ba­jar.

Pe­la­ron el co­bre con el de­ba­te so­bre los pro­yec­tos que vol­ve­rían le­yes y re­for­mas cons­ti­tu­cio­na­les co­mo los sie­te pun­tos de la con­sul­ta an­ti­co­rrup­ción, los que Du­que se com­pro­me­tió a im­pul­sar en el Con­gre­so. Co­mo es en­ten­di­ble, hay du­das en­tre los con­gre­sis­tas so­bre la per­ti­nen­cia o efec­ti­vi­dad de va­rias de las ini­cia­ti­vas y han en­tor­pe­ci­do el trá­mi­te de al­gu­nas. ¡Quién di­jo mie­do! Han llo­vi­do in­sul­tos con­tra el pre­si­den­te y el go­bierno, co­men­zan­do por la ex can­di­da­ta vi­ce­pre­si­den­cial Clau­dia Ló­pez. Pa­ra ella y su com­bo, su con­sul­ta era per­fec­ta. Es tan­ta la ob­se­sión por la mis­ma que tan­to Ló­pez co­mo los otros miem­bros de la opo­si­ción han subvalorado el he­cho más sig­ni­fi­ca­ti­vo en la lu­cha con­tra la co­rrup­ción po­lí­ti­ca en las úl­ti­mas dé­ca­das: la de­ci­sión de Du­que de no ar­mar ma­yo­rías en el Con­gre­so con ‘mermelada’. Le ha cos­ta­do mu­chí­si­mo en go­ber­na­bi­li­dad, pe­ro no ha ce­di­do a las pre­sio­nes.

Du­ran­te la cam­pa­ña, tan­to Ser­gio Fa­jar­do co­mo Gus­ta­vo Pe­tro abo­ga­ron por ese cam­bio en la re­la­ción en­tre el Ejecutivo y el Le­gis­la­ti­vo. Que Du­que lo es­té cum­plien­do pa­re­ce im­por­tar­les po­co o na­da a los ver­des, a los lla­ma­dos ‘de­cen­tes’ y el Po­lo. Su ob­je­ti­vo es otro: ha­cer tri­zas la agen­da del pre­si­den­te.

Des­de que se es­ta­ble­ció la mo­ción de cen­su­ra en Co­lom­bia con la Cons­ti­tu­ción en 1991, nun­ca se ha­bía ac­ti­va­do con­tra un mi­nis­tro a so­lo dos me­ses de asu­mir el car­go. Es de Pe­ro­gru­llo. El fin de la mo­ción es ejer­cer con­trol po­lí­ti­co so­bre la ges­tión del mi­nis­tro y nue­ve se­ma­nas es muy po­co tiem­po, in­clu­so pa­ra co­me­ter erro­res. A Al­ber­to Ca­rras­qui­lla le es­tán co­bran­do ha­ber si­do mi­nis­tro de Ál­va­ro Uri­be. Na­da de lo que se le acu­sa tie­ne que ver con su ges­tión ac­tual.

Y es real­men­te es­tram­bó­ti­co que se le quie­ra res­pon­sa­bi­li­zar por el uso inade­cua­do de los re­cur­sos de los bo­nos del agua por mu­chos al­cal­des co­mo ale­ga Robledo. Y es fran­ca­men­te ri­dícu­lo acha­car­le la po­bre­za en La Gua­ji­ra a Ca­rras­qui­lla, co­mo hi­zo Pe­tro el miér­co­les.

Sor­pren­de la mez­quin­dad de la opo­si­ción. De­be­rían apli­car el ‘no to­do va­le’ que pre­di­ca An­ta­nas Mockus.

Oba­ma nun­ca per­dió la fe en que un día los re­pu­bli­ca­nos re­ca­pa­ci­ta­rían. Sa­bía que obra­ba en lo co­rrec­to. Oja­lá que a Du­que le va­ya me­jor con los ra­di­ca­les crio­llos.

ES TAN­TA LA OB­SE­SIÓN QUE LÓ­PEZ Y OTROS MIEM­BROS HAN SUBVALORADO EL HE­CHO MÁS SIG­NI­FI­CA­TI­VO DE LAS ÚL­TI­MAS DÉ­CA­DAS: LA DE­CI­SIÓN DE DU­QUE DE NO AR­MAR MA­YO­RÍAS EN EL CON­GRE­SO CON MERMELADA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.