An­to­nio Ca­ba­lle­ro:

Semana (Colombia) - - Sumario - Por An­to­nio Ca­ba­lle­ro

Al­cal­des vi­ta­li­cios

ME DI­CEN QUE EL SÚ­BI­TO FRE­NE­SÍ POR ALAR­GAR pe­río­dos que les ha da­do a los politiqueros, en­ca­be­za­dos por la viu­da del in­se­pul­to Ger­mán Var­gas Lle­ras, se de­be a que le tie­nen mie­do a Gus­ta­vo Pe­tro. Mie­do a que los can­di­da­tos pe­tris­tas (aun­que no hay pe­tris­tas: Pe­tro es un pá­ja­ro so­li­ta­rio), apa­lan­ca­dos en los ocho mi­llo­nes de vo­tos que ob­tu­vo co­mo as­pi­ran­te pre­si­den­cial, ga­nen las elec­cio­nes de go­ber­na­do­res y al­cal­des de 2019 y le fa­ci­li­ten así su vic­to­ria en las pre­si­den­cia­les del 2022. Los politiqueros asus­ta­dos del res­to de los ban­dos pre­fie­ren en­ton­ces aru­ñar sus car­gos por dos años más, o ha­cer­se re­ele­gir co­mo pro­po­ne su “pre­si­den­te eterno”, pa­ra así ga­ran­ti­zar­se la con­ser­va­ción de la pre­si­den­cia uri­bis­ta en cuer­po ajeno: el del pa­ra en­ton­ces re­su­ci­ta­do Ger­mán Var­gas Lle­ras.

El cual, des­de su tum­ba, ya es­tá fe­roz­men­te en cam­pa­ña. Yo, por ejem­plo, re­ci­bo se­ma­nal­men­te de par­te de su par­ti­do Cam­bio Ra­di­cal un lu­jo­so fo­lle­to ilus­tra­do con be­llas fo­to­gra­fías de­ta­llan­do ora su plan agra­rio, ora su pro­pues­ta de re­for­ma de la jus­ti­cia, aquí su lu­cha con­tra la co­rrup­ción, acu­llá su pro­yec­to de ley pa­ra mo­di­fi­car y agi­li­zar el pro­ce­di­mien­to de licencias am­bien­ta­les: lo gran­de y lo pe­que­ño, lo hu­mano y lo di­vino. Y a eso se su­ma que Var­gas tie­ne aho­ra en El Tiem­po dos o tres co­lum­nas se­ma­na­les, pri­vi­le­gio que so­lo le cu­po a Ca­li­bán cuan­do el pro­pie­ta­rio del dia­rio era su her­mano Eduar­do San­tos (una pre­gun­ta: ¿es Luis Car­los Sar­mien­to el her­mano de Ger­mán Var­gas Lle­ras?)

Lo cu­rio­so es que mu­chos pe­rio­dis­tas se to­man en se­rio las dis­tin­tas pro­pues­tas de los politiqueros: la de la viu­da de Var­gas, que afir­ma en­co­le­ri­za­da que ella no ha con­sul­ta­do la su­ya con el di­fun­to, co­mo pien­san los ma­chis­tas, sino que la pen­só ella so­li­ta des­de su re­cién ga­na­do car­go de pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción Co­lom­bia­na de Ciu­da­des Ca­pi­ta­les; la del “pre­si­den­te eterno” de los uri­bis­tas, que ha­ce creer que se dis­tan­cia de su par­ti­do su­gi­rien­do que en vez de alar­gar los pe­río­dos se rom­pa un ar­ti­cu­li­to de la Cons­ti­tu­ción pa­ra per­mi­tir la re­elec­ción de al­cal­des y go­ber­na­do­res, co­mo en su mo­men­to se per­mi­tió la su­ya pro­pia con tan fe­li­ces re­sul­ta­dos; la del pre­si­den­te del Se­na­do, que pro­po­ne alar­gar en un año el pe­río­do pre­si­den­cial de Iván Du­que en vis­ta de lo bien que ha go­ber­na­do has­ta aho­ra: ya le lle­vó sa­lu­des de Uri­be al rey de Es­pa­ña y le en­tre­gó una ca­mi­se­ta su­da­da por el fut­bo­lis­ta Ja­mes al pa­pa de Ro­ma. Se las to­man en se­rio y las dis­cu­ten sesudamente: des­de el án­gu­lo de su po­si­ble in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad los unos, los otros des­de el án­gu­lo de su con­ve­nien­cia ins­ti­tu­cio­nal. Co­mo si fue­ran pro­pues­tas se­rias. Cuan­do no son otra co­sa que los ha­bi­tua­les re­cur­sos de la as­tu­cia opor­tu­nis­ta de los politiqueros pa­ra sa­car­les el ma­yor ju­go po­si­ble a sus car­gos: quie­ren pues­tos, quie­ren suel­dos, quie­ren am­pliar, pro­lon­gar, y si es po­si­ble eter­ni­zar su po­der.

Y eso de que tan­tos pe­rio­dis­tas, y aún ju­ris­tas ex­per­tos, las to­men en se­rio, co­mo si fue­ran se­rias, es ya su pri­me­ra vic­to­ria.

Por eso los politiqueros,en su ver­sión de con­gre­sis­tas,apro­ba­ron ya a ale­gres pu­pi­tra­zos en un pri­mer de­ba­te el pro­yec­to de ac­to le­gis­la­ti­vo que cam­bia las fe­chas elec­to­ra­les, dán­do­les más tiem­po a sus co­le­gas politiqueros pa­ra los pro­yec­tos em­pren­di­dos en su ver­sión de al­cal­des. Del mis­mo mo­do tum­ba­ron en cam­bio, a en­tu­sias­tas pu­pi­tra­zos,la pro­pues­ta de re­du­cir sus pro­pios pe­río­dos en cum­pli­mien­to de lo dis­pues­to por la con­sul­ta an­ti­co­rrup­ción que ha­bían fin­gi­do res­pal­dar.Y así ellos mis­mos, de nue­vo en su ver­sión de al­cal­des, eli­gie­ron ha­ce unos me­ses por una­ni­mi­dad a Luz Ma­ría Za­pa­ta, que en­ton­ces no era la viu­da to­da­vía sino la es­po­sa del muy vi­vi­to y co­le­tean­te can­di­da­to pre­si­den­cial Ger­mán Var­gas, pre­si­den­ta de laA­so­cia­ción Co­lom­bia­na de Ciu­da­des Ca­pi­ta­les, Aso­ca­pi­ta­les: ins­ti­tu­ción gre­mial pri­va­da y sin áni­mo de lu­cro que tra­ba­ja, se­gún di­ce, “por ge­ne­rar es­pa­cios de in­ter­cam­bio de ex­pe­rien­cias exitosas” (ex­pe­rien­cias exitosas que, di­cho sea sin áni­mo de ofen­der a los al­cal­des, no han abun­da­do mu­cho en­tre las al­cal­días de las ciu­da­des ca­pi­ta­les de Co­lom­bia).Y así a con­ti­nua­ción la doc­to­ra Za­pa­ta lo­gró ella la, esa sí, exi­to­sa ex­pe­rien­cia de ha­cer que co­mo por ar­te de bir­li­bir­lo­que el pre­su­pues­to de su Aso­cia­ción, que fi­nan­cian los di­ne­ros pú­bli­cos de las al­cal­días, se mul­ti­pli­ca­ra por vein­te, pa­san­do de 800 mi­llo­nes a 15.000 mi­llo­nes al año. “Pa­ra que así ten­ga –ex­pli­có el al­cal­de de Bo­go­tá En­ri­que Pe­ña­lo­sa– ca­pa­ci­dad de in­fluir an­te el go­bierno na­cio­nal y el Con­gre­so”. Con lo cual se cie­rra el círcu­lo go­zo­so de la po­li­ti­que­ría.

No to­dos los al­cal­des miem­bros de Aso­ca­pi­ta­les son var­guis­tas, co­mo Pe­ña­lo­sa; pe­ro con el im­pul­so re­ci­bi­do por las exitosas ex­pe­rien­cias de su pre­si­den­ta Luz Ma­ría Za­pa­ta to­dos van ca­mino de ser­lo. Su mo­de­lo es el al­cal­de de Ba­rran­qui­lla, Alex Char, que no so­lo ha con­se­gui­do con­ver­tir su car­go en una dig­ni­dad he­re­di­ta­ria, sino a per­pe­tui­dad.

LO CU­RIO­SO ES QUE MU­CHOS PE­RIO­DIS­TAS SE TO­MAN EN SE­RIO LAS PRO­PUES­TAS DE LOS POLITIQUEROS. LAS DIS­CU­TEN SESUDAMENTE. CO­MO SI FUE­RAN PRO­PUES­TAS SE­RIAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.