DO­CU­MEN­TO

Ín­grid Be­tan­court es­cri­be en ex­clu­si­va pa­ra SE­MA­NA es­te es­tre­me­ce­dor re­la­to en el que cuen­ta los de­ta­lles des­co­no­ci­dos de su se­cues­tro, que le en­tre­gó es­ta se­ma­na a la Ju­ris­dic­ción Es­pe­cial pa­ra la Paz. Así fue pa­ra ella su des­cen­so al in­fierno.

Semana (Colombia) - - Sumario -

“Las Farc eran una gue­rri­lla ma­chis­ta y mi­só­gi­na”

DARTESTIMONIOANTE LA JEP es un in­ten­to ca­si de­ses­pe­ra­do por lo­grar que fi­nal­men­te se le ha­ga jus­ti­cia a los se­cues­tra­dos de las Farc. Nun­ca an­tes la Jus­ti­cia co­lom­bia­na nos ha­bía in­vi­ta­do pa­ra es­cu­char­nos. Se ha­bía da­do la sen­sa­ción que to­do es­ta­ba di­cho, sin ha­ber oí­do el re­la­to de las víc­ti­mas, y por ello se for­mó en el in­cons­cien­te co­lec­ti­vo una vi­sión par­cia­li­za­da de los he­chos.

La ver­dad de los se­cues­tra­dos es ob­via­men­te una ver­dad com­ple­ja, ade­más de do­lo­ro­sa. La mía es la de ha­ber si­do víc­ti­ma de múl­ti­ples maneras y en di­fe­ren­tes tiem­pos: an­tes, du­ran­te y des­pués del se­cues­tro. Por eso tal vez he com­pren­di­do y he com­par­ti­do la sed de los co­lom­bia­nos de lo­grar la paz. Pe­ro de­bo de­cir que des­pués de tan­tos años y tan­to es­fuer­zo por per­do­nar y de­jar atrás el do­lor hay co­sas he­chas por in­di­vi­duos, o por la or­ga­ni­za­ción de las Farc co­mo co­lec­ti­vo, con las cua­les ja­más po­dré re­con­ci­liar­me.

La se­ma­na pa­sa­da no le en­tre­gué a la JEP da­tos so­bre una mal lla­ma­da “de­ten­ción ile­gal”, sino el re­la­to de mi des­cen­so al in­fierno y tam­bién la ma­ne­ra de com­par­tir tan­tas pre­gun­tas que des­de ha­ce 16 años no ce­san de dar vuel­tas en mi ca­be­za. Fue­ron 2.321 días , 6 años y 4 me­ses y 9 días.

*****

Un mes exac­to des­pués de mi se­cues­tro, el 23 de mar­zo de 2002, fa­lle­ció mi pa­dre. Las Farc no lo ase­si­na­ron, pe­ro sí son res­pon­sa­bles de su cal­va­rio y de su ago­nía. Mi her­ma­na me cuen­ta que en el le­cho de su muer­te pre­gun­ta­ba: “¿dón­de es­tá la ni­ña?” En la sel­va, cuan­do me en­te­ré que ha­bía muer­to ca­si me en­lo­quez­co. Pen­sé que uno co­mo ser hu­mano no po­día vi­vir sin dor­mir, pe­ro du­ré un año así... Yo su­da­ba en las no­ches. Su­da­ba de mie­do, de un mie­do di­fe­ren­te, de un mie­do de que me lle­ga­ra otra ma­la no­ti­cia de mis hi­jos, de mi ma­dre, de mi her­ma­na. Por eso pa­ra so­bre­vi­vir mi ob­se­sión fue es­ca­par­me e hi­ce mu­chos, mu­chos in­ten­tos de fu­ga.

Yo acu­so a las Farc de tor­tu­ra psi­co­ló­gi­ca con­tra mí y con­tra mi fa­mi­lia. El mie­do que yo vi­ví esos años me que­bró la con­fian­za en el otro. Con ese mie­do se con­for­mó en mí una es­pe­cie de pa­ra­noia al­re­de­dor de las re­la­cio­nes hu­ma­nas y una in­men­sa so­le­dad en el al­ma. Esa so­le­dad me hi­zo muy vul­ne­ra­ble a to­dos los he­chos que vi­ví y que aho­ra, 16 años des­pués, le re­la­té a la JEP.

Qui­se po­ner es­to en con­tex­to y con­tar al­gu­nas si­tua­cio­nes pa­ra que us­te­des en­ten­die­ran de lo que ha­blo. En mi re­la­to en la JEP con­té de­ta­lles que no tie­nen im­por­tan­cia y otros que son más du­ros de na­rrar. Qui­se ha­cer­lo sim­ple­men­te pa­ra que el país to­me la me­di­da de ese uni­ver­so dan­tes­co en el cual nos to­có vi­vir.

Em­pe­ce­mos con los de­ta­lles sen­ci­llos. La co­mi­da. Ob­via­men­te te­nía­mos ham­bre y era es­ca­sa, a ve­ces arroz, a ve­ces len­te­jas... La mal­dad se con­cre­ta­ba en si­tua­cio­nes dia­rias. Es­toy ha­cien­do fi­la pa­ra re­ci­bir mi ra­ción y cuan­do me to­ca mi turno el guar­dia bo­ta la co­mi­da al pi­so y me di­ce: “ya no que­da na­da”. De­ta­lles sin im­por­tan­cia co­mo ser­vir en la olla de ca­da uno de no­so­tros y el guar­dia es­cu­pir en la mía, o co­mo traer la olla con co­mi­da po­dri­da co­mo una ca­be­za de cer­do lle­na de mos­cas y de gu­sa­nos.

Ar­bi­tra­rie­da­des vi­vi­mos mu­chas, co­mo, por ejem­plo, prohi­bir que ten­dié­ra­mos la ro­pa al sol pa­ra obli­gar­nos a usar la ro­pa hú­me­da; o men­tir­nos, in­sis­tién­do­nos que íba­mos “a la li­ber­tad” pa­ra que ca­mi­ná­ra­mos más rá­pi­do; o rehu­sar­se a lla­mar­nos por nues­tros nom­bres y usar apo­dos de­ni­gran­tes. Ar­bi­tra­rie­da­des co­mo obli­gar­me a dor­mir so­bre un ni­do de con­gas, hor­mi­gas agre­si­vas y pe­li­gro­sas que pue­den ma­tar si ata­can en gru­po, o en­ci­ma de un en­jam­bre de ga­rra­pa­tas que du­ré días qui­tán­do­me.

Co­sas di­fí­ci­les de con­tar, co­sas de gé­ne­ro, por­que ha­bía una po­lí­ti­ca en con­tra de la mu­jer. Las Farc eran una gue­rri­lla ma­chis­ta y mi­só­gi­na. Los co­man­dan­tes pre­mia­ban con as­cen­so a los gue­rri­lle­ros que te­nían com­por­ta­mien­tos soe­ces, vul­ga­res e irres­pe­tuo­sos con las se­cues­tra­das. Es­to no su­ce­día con los hom­bres se­cues­tra­dos. Mu­chas ve­ces se tra­ta­ba de ni­ños de 14 o 15 años que se

acer­ca­ban por la no­che a te­ner to­ca­mien­tos im­pro­pios, de­nun­ciar­los nos con­ver­tía en un haz­me­rreír, y los co­man­dan­tes les fes­te­ja­ban el com­por­ta­mien­to pre­mián­do­los con as­cen­sos. Es­toy con­ven­ci­da de que el se­cre­ta­ria­do sa­bía que to­do es­to su­ce­día.

En los bon­gos, esas em­bar­ca­cio­nes en las que nos trans­por­ta­ban, mis com­pa­ñe­ros pe­dían ori­nar y les da­ban el per­mi­so de sa­lir por de­ba­jo del ba­che. A mí no. Me acuer­do en par­ti­cu­lar del co­man­dan­te En­ri­que que me de­cía: “Ha­ga ahí. Ahí de­lan­te de to­dos y en­ci­ma de sus com­pa­ñe­ros”. Me acuer­do ha­ber tra­ta­do de aguan­tar, lo más po­si­ble pa­ra no dar­le gus­to has­ta que uno de mis com­pa­ñe­ros me di­jo: “Ín­grid, tran­qui­la, há­ga­se pi­pí en los pan­ta­lo­nes y lue­go los la­va. No se preo­cu­pe, es­ta­mos to­dos igual”.

De­ta­lles que so­lo las mu­je­res po­de­mos en­ten­der. El pe­rio­do. Te­ner que ir­se a ba­ñar a un ca­ño in­fes­ta­do de pi­ra­ñas cuan­do uno lo tie­ne. Sen­tir la hu­mi­lla­ción de es­cu­char al gue­rri­lle­ro gri­tar­le a uno: “Pa­ra us­ted no hay toa­llas hi­gié­ni­cas, mi­re us­ted có­mo se las arre­gla”. Ter­mi­na­ba por des­ba­ra­tar la ro­pa que me ha­bían da­do, cor­tar­la en pe­da­zos y usar­la con ese pro­pó­si­to.

Esos son so­lo de­ta­lles, pe­ro tam­bién hay he­chos crue­les y cri­mi­na­les. Las ca­de­nas: a no­so­tros nos man­tu­vie­ron en­ca­de­na­dos a un ár­bol du­ran­te mu­chos años y tam­bién con otros com­pa­ñe­ros. Yo era la úni­ca mu­jer en un gru­po de hom­bres; cuan­do me en­ca­de­na­ban con un com­pa­ñe­ro, a él le to­ca­ba ir con­mi­go a los chon­tos y nos to­ca­ba por tur­nos vol­tear­nos mien­tras el otro ha­cía del cuer­po.

En­fer­mar­se era una tor­tu­ra por­que por más que tu­vie­ran los re­me­dios pa­ra cu­rar­nos no nos los da­ban. Me acuer­do su­pli­can­do de ro­di­llas al en­fer­me­ro que me die­ra las pas­ti­llas con­tra la ma­la­ria an­tes de ca­da ata­que de con­vul­sio­nes. Na­da. O cuan­do man­da­ron a una gue­rri­lle­ra a sa­car­me san­gre. No sa­bía có­mo ha­cer­lo y me chu­zó tan­to que me dio fle­bi­tis. Cuan­do le re­cla­mé di­cien­do que era una vio­la­ción de los de­re­chos hu­ma­nos, se bur­ló: “Eso de los de­re­chos hu­ma­nos es un in­ven­to bur­gués”.

Qui­se ha­blar tam­bién de los cas­ti­gos, de los mal­tra­tos, de los gol­pes con las ca­de­nas en la ca­be­za, con las cu­la­tas de las pis­to­las, con los pu­ños y tam­bién de los ama­gues de eje­cu­ción. En mi ca­so me co­bra­ron to­do: ser mu­jer, ser po­lí­ti­ca y ser pa­ra ellos su “enemi­ga de cla­se”. Des­pués de una fu­ga, cuan­do me vol­vie­ron a re­cap­tu­rar, me hi­cie­ron arro­di­llar, me pe­ga­ron con ca­de­nas y dis­pa­ra­ron co­mo si me fue­ran a eje­cu­tar. Tam­bién pu­sie­ron en es­ce­na la eje­cu­ción de John Frank Pin­chao pa­ra des­alen­tar­nos a es­ca­par­nos co­mo él.

A to­do eso que vi­ví, ten­go que ha­cer una ex­cep­ción. En el pri­mer año de cau­ti­ve­rio vino a vi­si­tar­nos Joa­quín Gó­mez. Le con­té to­do lo que es­ta­ba su­ce­dien­do. Co­sas que no pue­do con­tar, co­sas muy di­fí­ci­les. Joa­quín Gó­mez or­de­nó que se cons­tru­ye­ra un es­pa­cio de vi­vien­da don­de so­lo yo po­día en­trar, me acuer­do que él lo lla­mó “una em­ba­ja­da”. Los guar­dias te­nían que per­ma­ne­cer afue­ra.

Eso du­ró so­lo dos me­ses por­que lue­go nos pa­sa­ron al blo­que san­grien­to y cruel del Mono Jo­joy en el que es­tu­vi­mos por cin­co años. No me ca­be la me­nor du­da de que el Mono Jo­joy ha­bía da­do ór­de­nes. Él fue el que se ideó se­cues­trar po­lí­ti­cos pa­ra for­zar a la di­ri­gen­cia co­lom­bia­na a ce­der­le a las Farc. Pe­ro con­si­de­ro que to­dos los miem­bros del se­cre­ta­ria­do son tan cul­pa­bles co­mo él. To­dos sa­bían que po­día­mos ser víc­ti­mas del sa­dis­mo y la per­ver­sión de jó­ve­nes adoc­tri­na­dos pa­ra odiar­nos. To­dos son cul­pa­bles de la cruel­dad, su­fri­mien­to y ve­ja­cio­nes que vi­vi­mos tan­to tiem­po, tan­tas per­so­nas.

So­lo Dios pue­de al fi­nal per­do­nar el que se ha­yan en­sa­ña­do con­tra no­so­tros co­mo lo hi­cie­ron. Con la ac­tua­ción de la JEP, Co­lom­bia es­tá des­cu­brien­do la ver­dad so­bre los se­cues­tros de las Farc. Las re­ve­la­cio­nes do­lo­ro­sas que he­mos he­cho bus­can, más allá de la jus­ti­cia pro­pia­men­te di­cha, ase­gu­rar­les a las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes de co­lom­bia­nos que es­to nun­ca, nun­ca, se re­pi­ta.

Lo mis­mo de­be acon­te­cer con la in­ves­ti­ga­ción que le he so­li­ci­ta­do a la JEP en torno a las fa­llas en el es­que­ma de se­gu­ri­dad el día de mi se­cues­tro. Dos ór­de­nes con­tra­di­cen la ver­sión ofi­cial del go­bierno: se­pa­rar­me de mis es­col­tas, de­jar abier­to el re­tén mi­li­tar. La ver­dad so­bre quié­nes y por qué se to­ma­ron es­tas de­ci­sio­nes de­be co­no­cer­se, pa­ra que ta­les fa­llas no pue­dan re­pe­tir­se en el fu­tu­ro.

Se le de­be la ver­dad, to­da la ver­dad, no

“EN MI CA­SO ME CO­BRA­RON TO­DO: SER MU­JER, SER PO­LÍ­TI­CA Y SER PA­RA ELLOS SU ‘ENEMI­GA DE CLA­SE’”

so­lo a quie­nes su­fri­mos los ho­rro­res del se­cues­tro, sino más aún a las ma­dres, viu­das, hi­jos e hi­jas de aque­llos sol­da­dos en­via­dos a en­men­dar con sus vi­das lo que se hu­bie­ra po­di­do evi­tar.

A pe­sar de lo que he vi­vi­do y que he re­la­ta­do, nun­ca per­dí la fe en el ser hu­mano. Le de­bo a mis com­pa­ñe­ros de cau­ti­ve­rio y a los hé­roes de la Ope­ra­ción Ja­que el ha­ber­me sal­va­do mo­ral y fí­si­ca­men­te.

Creo en un es­pí­ri­tu su­pe­rior que la­te en ca­da co­lom­biano y que per­mi­te que en­fren­te­mos nues­tra reali­dad y nos ale­je­mos del da­ño del que so­mos ca­pa­ces. Si no cre­ye­ra que las per­so­nas so­mos ca­pa­ces de cam­biar in­di­vi­dual­men­te, in­clu­so aque­llas que den­tro de las Farc nos tra­ta­ron con tan­ta se­vi­cia, no po­dría creer que la jus­ti­cia pue­de con la ver­dad, li­be­rar­nos co­lec­ti­va­men­te de nues­tro pa­sa­do.

p Ín­grid acu­só a las Farc de tor­tu­ra psi­có­lo­gi­ca an­te la JEP. Na­rró la cruel­dad de sus gol­pes, bur­las y abu­sos. Al­gu­nos de esos de­ta­lles no los ha­bía com­par­ti­do ni con su fa­mi­lia y sa­len a la luz so­lo aho­ra, 16 años des­pués de su se­cues­tro. Pi­de que la JEP acla­re los he­chos del día de su pla­gio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.